No se pierda

Tomar vitamina D puede beneficiar a personas con esclerosis múltiple

4 de enero, 2016
esclerosis múltiple

Tomar una dosis alta de vitamina D3 es seguro para las personas con esclerosis múltiple y puede ayudar a regular la respuesta inmune hiperactiva del cuerpo, según un estudio piloto publicado por médicos de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, en la edición digital del 30 de diciembre de Neurology, la revista médica de la American Academy de Neurology.

Estos resultados son emocionantes: la vitamina D tiene el potencial de ser un tratamiento de bajo coste, seguro y adecuado para las personas con EM“, dice el autor del estudio, Peter Calabresi, director del Centro de Esclerosis Múltiple de la Johns Hopkins y profesor de neurología en la Escuela Universitaria de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. “Se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos con grandes grupos de personas, y para ayudar a comprender los mecanismos de estos efectos, pero los resultados son prometedores“.

Bajos niveles de vitamina D en la sangre están vinculados a un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple (EM). Las personas que tienen EM y bajos niveles de vitamina D son más propensas a tener una mayor discapacidad y más actividad de la enfermedad.

Para el estudio, 40 personas con EM remitente-recurrente recibieron o bien 10.400 unidades internacionales o 800 unidades internacionales de suplementos de vitamina D3 al día durante seis meses. Los pacientes con deficiencia grave de vitamina D no se incluyeron en el estudio. Actualmente, la cantidad diaria recomendada de vitamina D3 es de 600 unidades internacionales. Los análisis de sangre al inicio del estudio y a los tres y seis meses midieron la cantidad de vitamina D en sangre y la respuesta en las células T del sistema inmune, que desempeñan un papel clave en la EM.

Mientras que los investigadores aún están determinando el nivel óptimo de vitamina D en la sangre para las personas con EM, se propuso un rango recomendado de 40 a 60 nanogramos por mililitro (ng / ml) como objetivo. Los participantes que tomaron la dosis alta de vitamina D alcanzaron niveles que estaban dentro de la meta propuesta, mientras que el grupo que tomó la dosis baja no alcanzó el objetivo.

Los efectos secundarios de los suplementos de vitaminas fueron menores y no fueron diferentes entre las personas que tomaron la dosis alta y las personas que tomaron la dosis baja. Una persona de cada grupo recayó.

Las personas que tomaron la dosis alta tuvieron una reducción en el porcentaje de células T inflamatorias relacionadas con la gravedad de la EM, específicamente las células IL-17 + CD4 + y CD161 + CD4 +. Cuando el aumento en los niveles de vitamina D en la sangre sobre los niveles de línea de base fue mayor que 18 ng / ml, cada aumento de 5 ng/ml adicional de vitamina D condujo a una disminución de un 1% en el porcentaje de IL-17-+ CD4 + T en las células de la sangre. Las personas que tomaron la dosis baja no tuvieron cambios notables en los porcentajes de sus subconjuntos de células T.
Esperamos que estos cambios en las respuestas de células T inflamatorias se traduzcan en una disminución de la gravedad de la enfermedad“, dice Calabresi. “Otros ensayos clínicos están en curso para determinar si ese es el caso“.
..Susana Calvo