Inicio ASP El yoga mejora la calidad de vida de pacientes con fibrilación auricular

El yoga mejora la calidad de vida de pacientes con fibrilación auricular

Compartir

El yoga mejora la calidad de vida de pacientes con fibrilación auricular paroxística, según un estudio publicado ayer en la revista European Journal of Cardiovascular Nursing. La frecuencia cardíaca y la presión arterial también se redujeron en los pacientes que hicieron yoga.

Muchos pacientes con fibrilación auricular (FA) paroxística no pueden hacer sus vidas como les gustaría – se niegan a cenar con amigos, ir a conciertos o viajar – porque tienen miedo a sufrir un episodio de FA“, dijo María Wahlström, enfermera y estudiante de doctorado de la Universidad de Sophiahemmet y el Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia.

Los episodios de FA van acompañados de dolor en el pecho, disnea y mareos“, explicó Wahlström. “Estos síntomas son desagradables y los pacientes se sienten ansiosos, inquietos y preocupados porque se produzca un nuevo episodio de FA. La mayoría de los pacientes siguen trabajando y piden permiso para hacer visitas al hospital. Muchos pacientes con FA usan terapias complementarias por lo que es necesario averiguar si realmente ayudan“.

La fibrilación auricular es el trastorno más común de ritmo cardiaco, que afecta al 1.5-2% de la población mundial. No hay cura para la FA, y su gestión está centrada en el alivio de los síntomas y la prevención de complicaciones como el ictus mediante cardioversión, ablación y medicación.

Los pacientes con FA paroxística experimentan episodios de FA que por lo general duran menos de 48 horas y acaban por sí solos, aunque en algunos pacientes que pueden durar hasta siete días. El nuevo estudio incluyó a 80 pacientes con FA paroxística que fueron asignados aleatoriamente a un grupo que practicó yoga o a un grupo de control que no lo hizo. Ambos grupos recibieron un tratamiento estándar con medicación, cardioversión y/o ablación con catéter, según las necesidades.

Se practicó yoga durante una hora, una vez por semana, durante 12 semanas, en el hospital con un instructor experimentado. El programa de yoga incluye movimientos suaves, respiración profunda y meditación.

La calidad de vida, la frecuencia cardíaca y la presión arterial se midió a todos los pacientes al inicio y al final del estudio. La calidad de vida (salud física y mental) se evaluó mediante dos cuestionarios validados, el Cuestionario de Salud “Short Form” (SF-36) y la Escala Visual Analógica (EVA) del EuroQol-5D (EQ-5D).

Después de 12 semanas, el grupo de yoga tuvo mayores puntuaciones en la SF-36 de salud mental, menor tasa cardíaca y menor presión arterial sistólica y diastólica que el grupo control.

La Srta. Wahlström dijo: “Hemos observado que los pacientes que hicieron yoga tenían una mejor calidad de vida, y una frecuencia cardíaca y presión arterial más bajas que los pacientes que no hicieron yoga. Podría ser que la respiración profunda equilibra el sistema nervioso simpático y parasimpático, lo que implica una menor variación de la frecuencia cardíaca. La respiración y el movimiento pueden tener efectos beneficiosos sobre la presión sanguínea“.

Dentro del grupo de yoga, tanto las puntuaciones de EQ-5D como de SF-36 de salud mental mejoraron durante el estudio, mientras que no hubo cambios en el grupo de control entre las mediciones iniciales y finales.

El yoga puede mejorar la calidad de vida en pacientes con FA paroxística, ya que les proporciona un método para conseguir un poco más de autocontrol sobre sus síntomas en lugar de sentirse impotentes“, dijo Wahlström. “Los pacientes del grupo de yoga manifestaron que se sentieron bien al dejar de lado sus pensamientos y pensar sólo en ellos por un momento“.

Los investigadores han iniciado un estudio más amplio en 140 pacientes con AF paroxística sintomática que serán asignados al azar para hacer yoga, relajarse con música, o formar parte de un grupo de control. Esto aclarará si el movimiento y la respiración profunda del yoga son beneficiosos o simplemente la relajación. También se abordará si la terapia de grupo en sí misma puede ser beneficiosa, ya que los pacientes podrían sentirse más seguros y protegidos al reunirse con personas que tiene la misma enfermedad.

Wahlström concluyó: “Muchos de los pacientes que me encuentro que padecen FA paroxística están muy estresados. El yoga debería ser planteado como una terapia complementaria que les ayude a relajarse. También puede reducir sus visitas al hospital, al reducir su ansiedad durante nuevos episodios de FA“.
..Susana Calvo