No se pierda

Expertos defienden el consumo de la Aspirina en algunos adultos para reducir el riesgo de infarto o ictus

20 de abril, 2016
Aspirina

El Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés), un panel de médicos independientes respaldado por el Gobierno, defiende que el consumo diario del popular fármaco Aspirina a determinadas edades puede servir para reducir el riesgo de infarto de miocardio o ictus.

Tal y como informa un artículo publicado en la revista Annals of Internal Medicine, la Aspirina, cuyo principio activo es el ácido acetil salicílico y que comercializa la farmacéutica Bayer, USPSTF proponen que la tomen de forma preventiva aquellos adultos de 50 a 59 años que presentan algún factor de riesgo cardiovascular, como hipertensión, colesterol alto o son o han sido fumadores.

Asimismo, admiten que una Aspirina al día, y en dosis bajas (81 miligramos) también puede ser beneficioso para prevenir el riesgo de cáncer colorrectal en estos casos, si ya la están tomando para reducir el riesgo de infarto o ictus, si bien, no se aconseja en pacientes anticoagulados.

Al igual que con cualquier medicamento, los pacientes y sus médicos deben valorar los beneficios y riesgos de la Aspirina”, explica el presidente del USPSTF, Kirsten Bibbins-Domingo, de la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

Los que más se benefician, los adultos de 50 a 59 años
Quienes más se beneficiarán del consumo diario de este fármaco serán los adultos de 50 a 59 años que tienen al menos un 10% de riesgo de sufrir un infarto o un ictus, aseguran en sus nuevas recomendaciones.

De momento han excluido a las personas de más de 60 años, ya que el riesgo de sangrado aumenta con la edad, y también están evaluando si puede ampliarse en menores de 50 o mayores de 70 años.

Algunas personas pueden beneficiarse de la aspirina más que otros, por lo que las recomendaciones varían en función de la edad”, afirma Bibbins-Domingo.

En una revisión de estudios publicada junto con sus nuevas recomendaciones revelan que casi el 40% de los adultos mayores de 50 años ya toma Aspirina para prevenir un primer infarto o evitar que se produzca un segundo. Sin embargo, y en contra de lo que aconseja la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), defienden que su consumo debe limitarse en quienes tienen riesgo cardiovascular.

Si el riesgo de infarto es realmente bajo lo único que puede hacer la Aspirina es hacer daño”, alerta Steven Nissen, del departamento de Medicina Cardiovascular de la Clínica Cleveland en Ohio. De hecho, hay estudios que apuntan que al menos una de cada 10 personas que toman Aspirina no la necesitan.

En esta misma línea se expresa el doctor Umar Bowers, de los servicios de sanidad de Carolina, al asegurar que en este tipo de pacientes que no han padecido ningún ataque al corazón y, por lo tanto son personas de bajo riesgo, el consumo habitual de aspirina les puede ocasionar hemorragias cerebrales o estomacales. Bowers incide en la manera en que la Aspirina actúa en la sangre, y es que como afirma, “puede disminuir el número de plaqueta, y puede hacer adelgazar la sangre demasiado”.

Registrada en más de 70 países de todo el mundo desde que el 6 de marzo de 1899, Felix Hoffmann, farmacéutico de la compañía alemana Bayer patentara la Aspirina y se comenzase a comercializar, muchos han sido los beneficios que se le han atribuido. Desde aliviar una jaqueca o fiebre hasta un dolor muscular.
..Redacción