No se pierda

Terapias con ‘bebés reborn’ para trabajar con pacientes que tienen un deterioro cognitivo

27 de abril, 2016
Bebés reborn

Una terapia en la que muñecos hiperrealistas hechos de vinilo y silicona, sirven de complemento al tratamiento farmacológico para trabajar con mayores que padecen un progresivo deterioro cognitivo ocasionado por el Alzheimer u otro tipo de demencias relacionadas con la edad.

Y es que esta terapia ha sido puesta en marcha por la residencia de mayores de San Juan de Dios de Granada, con la colaboración de la Obra Social La Caixa.

Un niño y una niña de características completamente idénticas a las de un bebé en la fisonomía, y es que estos ‘bebés reborn’ o bebés hiperrealistas, tanto la textura de la piel, el peso del cuerpo, o las dimensiones, les convierte en réplicas iguales a los de un bebé que, los terapeutas del centro aseguran que sirve positivamente como complemento al tratamiento farmacológico que por cuadros de angustia, ansiedad o depresión, pueden presentar los pacientes con Alzheimer u otras patologías.

Los profesionales que atienden a los mayores en la residencia San Juan de Dios, decidieron introducir esta terapia después de observar como una señora que padecía Alzheimer en su estadio inicial, el simple hecho de poner en sus brazos un muñeco de trapo durante los episodios ansiedad que tenía, el relajo y el sosiego que este muñeco le producía, era pleno.

Sería a partir de este momento, cuando se documentaron y estudiaron de Alemania y Estados Unidos casos en los que la mejoría de los pacientes que tenían trastornos, síndromes y enfermedades diversas, experimentaron una mejoría considerable después de participar en terapias con estos bebés.

La tranquilidad y la paz que da acunar a un bebé
Según los terapuetas de la residencia, la riqueza terapéutica de estos ‘babies reborn’ se explica por la tranquilidad y paz que a los mayores les despierta el acunar a un bebé.

Síntomas como la ansiedad, el desinterés o la tristeza, con cierta periodicidad hacen acto de presencia en los mayores que padecen enfermedades como el Alzheimer.

El momento en el que reciben al bebé en sus brazos, les genera en ellos, en primer lugar, un gran impacto, ya que por decirlo de alguna manera, ese “ser” tan pequeño va a hacer que despierte en ellos sentimientos de bienestar, y, sobre todo, que creen un vínculo emocional con el bebé.

Al igual que un bebé de verdad, el vestirlo, desvestirlo, son actividades que habrá que realizar. Tareas que los mayores realizarán y que les puede traer consigo una gran cantidad de beneficios funcionales, y es que se ponen de manifiesto trabajos de coodinación bimanual, motricidad fina y lateralidad.

Por el Alzheimer, quienes la sufren, su orientación espacio-temporal se ve distorsionada. El “dilema” de qué ropita poner al bebé según la temperatura y la estación del año, les puede ayudar a trabajar estos parámetros de espacio y tiempo.

A nivel mundial el Alzheimer es la forma de demencia más frecuente en ancianos que afecta a más de 35 millones de personas en el mundo. En España, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), alrededor de unas 600.000 personas tienen Alzheimer y, afecta entre el 5% y 8% de la población mayor de 65 años y entre el 25% y 50% de la mayor de 85 años.
..Redacción