No se pierda

Adiós a las cremas: el MIT crea una piel artificial que borra todas las arrugas

10 de mayo, 2016

Publicado en El Confidencial
Ya son varios y relevantes los casos de creación de órganos, tejidos y prótesis con la tecnología de las impresoras 3D. Por mencionar el más reciente, el que se ha dado en España, en concreto en el Hospital Universitario de Salamanca. Un hombre de 54 años que, por el cáncer había perdido parte de su esternón y caja torácica, gracias a la impresión 3D ha recibido un implante torácico que, dada su complejidad y dimensiones, es la primera vez en el mundo que se hace uso de la impresión 3D para crear una parte así del cuerpo humano. Ahora, la impresión 3D vuelve a ser noticia, pero esta vez con implantes biocompatibles fabricados que permiten una mayor precisión en la reparación de lesiones y malformaciones craneales provocadas por enfermedades oncológicas o congénitas. En palabras de Pedro Martínez Seijas, médico especialista en cirugía oral y maxilofacial del Hospital Universitario Donostia y Máster en Ingeniería Biomédica, “son una herramienta clave en el abordaje y tratamiento de casos complejos porque posibilitan analizar cómo se puede abordar el caso, permiten planificar y elegir el tipo de cirugía más adecuada para ese paciente”. Las técnicas de reconstrucción diseñadas a medida usando el CAD (Computer Aided Design), junto a las tecnologías de impresión 3D, permiten a partir de copias exactas del paciente (biomodelos), crear implantes o prótesis biocompatibles individualizados de partes específicas: cráneo, maxilar, mandíbula…etc.