No se pierda

Los fumadores generan 380 euros más de gasto sanitario anual

31 de mayo, 2016
tabaco

El tabaquismo constituye uno de los principales problemas de salud pública de las sociedades avanzadas ya que produce enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, respiratorias y diferentes cánceres. Las personas que fuman tienen una peor salud y son más susceptibles a tener infecciones de vías respiratorias altas y gripe, lo que provoca que la morbilidad ocasionada por el tabaquismo genere un incremento del coste sanitario, ya que supone un mayor uso de recursos.

Según los últimos datos publicados, la prevalencia del tabaquismo en España es del 24% en mayores de 15 años, pero no afecta solamente a los fumadores: el tabaco también produce serias consecuencias en las personas no fumadoras que inhalan pasivamente el humo, razón por la cual se reformó la Ley del Tabaco en 2011, para “proteger en centros de trabajo y de ocio a las personas que no fuman“.

Según una investigación de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica – Separ, titulada “Costes derivados del uso de servicios sanitarios y bajas laborales en pacientes fumadores: estudio en una comunidad urbana”, un fumador presenta una media de cuatro días más de incapacidad laboral que una persona que no consume tabaco, concretamente una media de 11 días frente a los siete de alguien que no fuma. Además, los fumadores presentan mayores tasas de absentismo laboral, siendo las bajas laborales anuales más frecuentes y más prolongadas que en personas no fumadoras.

El doctor José María Sierra, que lidera el programa de deshabituación tabáquica de Sacyl en Atención Primaria de Soria, comenta que, “sin querer criminalizar a los fumadores“, las patologías provocadas por el consumo de tabaco son “crónicas, invalidantes y muy costosas” para las arcas sanitarias, dado que el uso de recursos es más elevado.

El estudio de Separ pone de manifiesto que el coste sanitario anual en fumadores es de 848,64 euros frente a los 474,71 euros de media en los no fumadores, lo que implica un sobrecoste del 44% (casi 380 euros). Este sobrecoste está directamente relacionado con una mayor utilización de los servicios sanitarios evaluados, con un mayor consumo de fármacos de uso crónico y con un aumento de los días de baja laboral por incapacidad temporal.

También es importante tener en cuenta que los pacientes exfumadores pueden generar más gasto sanitario que los no fumadores en los primeros cuatro años después de la cesación. Según algunos estudios publicados este tipo de personas con menos de tres años sin consumo suponen un 46% más de gasto de hospitalización. Los de tres a 15 años un 22% y a partir de los 15 años el coste es similar a los que nunca han fumado.

En cuanto a los gastos indirectos, hay evidencia de que el tabaquismo incrementa el riesgo como la duración del absentismo laboral. El coste anual por incapacidad temporal y pérdida de productividad es de 2.253,90 euros en fumadores y de 1.434,90 euros en no fumadores.

A pesar de las medidas puestas en marcha en los últimos años,una de cada siete muertes en individuos mayores de 35 años en España se atribuye al consumo de tabaco. Según Separ, la financiación pública del tratamiento del tabaquismo puede ser una medida para contribuir a medio plazo en la reducción de costes sanitarios y sociales relacionados con el tabaco.

Para el Doctor José María Sierra, la actividad más importante es “la prevención, intentar que un adolescente no empiece a fumar“, sobre todo cuando “el primer contacto con el tabaco ya se ha rebajado a los 12 años. Es un trabajo básico de la sociedad” Por ello considera que, a pesar de los avances, se necesita más concienciación y “desnormalizar” el consumo de tabaco.
..Susana Calvo