No se pierda

La sanidad privada apuesta firmemente por la incorporación de la innovación a nivel tecnológico y de gestión

24 de junio, 2016

El envejecimiento de la población y la cronicidad generan un nuevo escenario y un nuevo reto que entre todos hemos de saber afrontar puesto que uno de los aspectos en los que incide es en el aumento de la presión asistencial y en los crecientes problemas de financiación y solvencia para nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS). La incorporación de la tecnología es fundamental para mejorar la eficiencia, la calidad y los resultados y la obsolescencia que ponen de manifiesto informes y expertos no hacen sino que incidir en una pérdida de competitividad de nuestro sistema. La apuesta tecnológica debe ser vista como una inversión y no como un gasto cortoplacista, en este sentido, es necesario que las instituciones estén preparadas para ofrecer soluciones técnicamente eficientes y sostenibles económicamente, teniendo en cuenta siempre que el paciente y la calidad del servicio deben ser el punto de partida de todo”. Así lo ha manifestado Adolfo Fernández-Valmayor, presidente del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), durante la mesa redonda Tecnología sanitaria en la medicina privada. ¿Elemento de diferenciación?, celebrada en el marco del XXII Encuentro del Sector de Tecnología Sanitaria de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN).

La innovación debe ser la clave de la sostenibilidad, entendida ésta no solo como innovación farmacológica, biotecnológica o tecnológica, sino como innovación también en los procesos de gestión, fomentando la eficiencia, la corresponsabilización de todos los agentes y la evaluación de resultados en salud que es el objetivo fundamental de toda organización sanitaria. Y este es un punto en el que la sanidad privada tiene un papel protagonista, ya que se esfuerza por seguir avanzando cada día con la aplicación de nuevos avances en tecnologías de la comunicación y la información y en servicios asociados que permiten gestionar adecuadamente no solo su implantación sino también su desarrollo, mantenimiento y renovación progresiva. Según el presidente de IDIS “es fundamental que se dé por hecho que las nuevas tecnologías ayudan a mejorar la eficiencia, que contribuyen a reducir costes y que en definitiva facilitan la gestión asistencial adecuada del paciente basada en estándares universalmente aceptados”.

En esta línea, ha explicado que la Fundación IDIS ha creado su Comité de Innovación para favorecer la incorporación de la innovación mediante fórmulas de colaboración que impliquen a empresas del sector asegurador y hospitalario, así como a la propia industria tecnológica y farmacéutica.

El objetivo es tender puentes entre todos los agentes implicados facilitando la interacción, las sinergias y complementariedades que tienen como denominador común una gestión y compartición adecuada del conocimiento generado, así como la puesta en valor de toda la evidencia disponible relacionada con cada caso, foros de este calado, altura, nivel y una propuesta de establecer un ‘Pacto por la Innovación’ que nos involucre a todos es la mejor forma de velar por la mejora asistencial de todos nuestros pacientes y sus familias, favoreciendo de esta forma la utilización de toda la innovación disruptiva e incremental que se genere como herramienta básica de desarrollo y mejora de la salud y el bienestar de nuestra sociedad en su conjunto” ha matizado.

Durante la mesa se hizo especial referencia al proyecto de interoperabilidad, un modelo tecnológico innovador que la Fundación IDIS está llevando a cabo y que en breve estará en manos de nuestros pacientes. El objetivo de esta iniciativa disruptiva es facilitar que el paciente, propietario de sus datos y pruebas de salud, pueda transitar libremente en todo el sistema sanitario en base a su propia capacidad de elección evitando de esta forma molestias y redundancias innecesarias que impactan directamente en la pérdida de eficiencia.

Este modelo sitúa al paciente como actor principal, facilitándole el acceso a su información clínica, de manera que le permita adquirir un papel más activo en el cuidado de su salud y una mayor autonomía en el proceso diagnóstico y terapéutico. “Sin duda, la interoperabilidad redundará en un beneficio evidente para todos nuestros pacientes y profesionales además de generar un evidente ahorro en el consumo de recursos y una mejora de la calidad asistencial a nivel general” ha concluido.

Integración de la tecnología en la sanidad privada
La evolución del gasto sanitario público en España mantiene una tendencia decreciente coincidente con la evolución de la crisis económica (esta tendencia ha impactado en diferentes partidas pero muy especialmente en inversiones en farmacia, inversiones en tecnología y gastos de personal).

Sin embargo, en el sector sanitario privado existe un discreto crecimiento progresivo en los últimos años y una previsión incremental a largo plazo. De hecho, representa un elevado peso en el sector productivo español (supone el 3,2% del PIB sumando el gasto de conciertos con el gasto sanitario privado) y dispone de 450 centros y cerca de 52.000 camas para dar respuesta a las necesidades de la población. “Una red amplia de centros repartidos por toda España que sin duda favorecen tanto la accesibilidad como la equidad en las prestaciones que reciben nuestros pacientes” ha puesto de manifiesto Manuel Vilches, director gerente del Hospital NISA Pardo de Aravaca y director general de la Fundación IDIS.

La apuesta por tecnología pionera es otra de las apuestas del sector sanitario privado, ya que la innovación tecnológica procura una asistencia sanitaria más eficiente y supone un aspecto de diferenciación evidente para conseguir la satisfacción de los pacientes”, explica el experto. En esta línea, ha referenciado algunas de las innovaciones disruptivas que se aplican en la sanidad privada como es el caso de la simulación médica avanzada, las tecnologías híbridas, la cirugía robótica, los aceleradores lineales con electrones o el quirófano híbrido, entre otros.

La adopción de innovación tecnológica en el sistema sanitario no puede producirse de una manera indiscriminada. Por ese motivo, “antes de integrar una tecnología es esencial disponer de evidencia de su efectividad clínica, de estudios que garanticen un impacto económico positivo y rediseñar los procesos asistenciales afectados de forma que se multipliquen los beneficios”, señala el director general de IDIS.

Respecto a las razones por las que el sector privado incorpora tecnología a su portafolio de servicios Manuel Vilches ha explicado que se sustentan en varias razones de peso: “porque la innovación tecnológica procura una asistencia sanitaria más eficiente, porque la diferenciación a través de la innovación es el único camino que conduce al éxito, porque la satisfacción de nuestros pacientes y sus familias es fundamental, porque el paciente paga por recibir una atención de calidad y obtener unos resultados de salud acordes con sus expectativas y con el conocimiento científico existente, porque la competencia en este sector es muy elevada y requiere una competitividad de cada operador muy elevada y porque el paciente tiene capacidad real de elegir en el más amplio sentido”.

¿Y cuál es el punto de vista de las aseguradoras?
El papel de las aseguradoras se ha sedimentado en poner los recursos necesarios -con formas y modelos variados- a disposición de un gran número de personas, haciendo accesibles y asequibles técnicas, tecnologías y tratamientos punteros cuyos costes, de otra forma, serían inasumibles para la mayoría. De hecho, el sector asegurador ha registrado tasas de crecimiento positivas en los últimos años: el crecimiento del volumen de primas en 2015 es de 7.132 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,5% respecto al año anterior.

Las aseguradoras llevan años haciendo importantes esfuerzos para detectar e incorporar a sus coberturas los últimos avances y los servicios y productos más novedosos en materia de salud promoviendo su rápida generalización. Avances que ya no solo cubren el aspecto meramente diagnóstico y terapéutico, sino también otros, no menos sustanciales, como los relacionados con la prevención y el bienestar en general.

Luis Mayero, delegado provincial de Asisa en Madrid y secretario general de IDIS, ha señalado que “el objetivo es dar una atención más eficiente a los pacientes y mejorar también así la eficacia y la efectividad en su conjunto”. Además, ha explicado que la integración de la tecnología supone también un punto de diferenciación para fidelizar a los pacientes y conseguir mejores resultados en salud.

Por otra parte ha destacado que “al tiempo que las aseguradoras han puesto su empeño en incluir en sus productos los tratamientos más avanzados, los métodos de diagnóstico más vanguardistas y los servicios más pioneros han sabido también dar un paso cualitativo con la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como vía para dar una atención más personalizada a sus clientes, mejorando sin duda los resultados de salud obtenidos que, en definitiva, constituyen el objetivo más importante para todos”.
Asimismo, el delegado provincial de ASISA en Madrid ha puesto de manifiesto, en consonancia con el resto de ponentes, que “la innovación en tecnología, lejos de ser un gasto, ha de ser considerada una inversión y que, en cualquier caso, para afrontar la siniestralidad que genera el envejecimiento de la población además de la incorporación tecnológica y la apuesta decidida por la innovación, existen otras iniciativas relevantes como la mejora de la financiación del modelo de mutualismo administrativo y su consolidación en el tiempo o la aplicación de medidas de desgravación fiscal para las pólizas individuales, además de para las colectivas”.