Inicio ASP Los inhibidores de la angiogénesis, una alternativa en el tratamiento del cáncer...

Los inhibidores de la angiogénesis, una alternativa en el tratamiento del cáncer de pulmón

Compartir

Expertos sanitarios y oncólogos se han citado en el Foro Debate Oncología 2016 celebrado en Formigal para discutir las novedades en el tratamiento de distintos tipos de cáncer. La mesa sobre Cáncer de Pulmón No Microcítico, moderada por el Dr. Ángel Artal, del Hospital Universitario Miguel Servet en Zaragoza,ha tratado los avances en los tratamientos para este tipo de cáncer -sin mutación específica y con mutación del EGFR-.

En cáncer de pulmón no microcítico sin mutación específica, el Dr. Artal, ha explicado que el tratamiento con inmunoterapia ha cobrado fuerza en los últimos años “el beneficio de este tipo de tratamiento para los pacientes de cáncer de pulmón no microcítico sin mutación específica es eficaz en entorno a un 25%-30% de los pacientes, pero existe un porcentaje significativo en los que estos tratamientos no hacen efecto”.

En este sentido, ha comentado que “los pacientes en los que el tumor ha progresado muy deprisa en la primera línea pueden ser los que menos se beneficien de los tratamientos inmunológicos”. Entre las alternativas a la inmunoterapia, según ha señalado el experto, destacan los tratamientos inhibidores de la angiogénesis asociados a docexatel en segunda línea “nintedanib es un antiangiogénico que se administra de forma oral, aprobado en segunda línea, particularmente útil en los casos en los que el tumor ha progresado rápidamente”.

Además, otro de los temas tratados han sido los avances en cáncer de pulmón no microcítico con mutación del EGFR, el Dr. Artal ha señalado que hay datos que apuntan al potencial de los inhibidores de tercera generación en pacientes que presentan una mutación de resistencia concreta: “esta mutación de resistencia aparece en pacientes que han recibido un tratamiento previo con inhibidores de primera o segunda generación –como erlotinib, afatinib y gefitinib-, los inhibidores de tercera generación han demostrado que consiguen controlar la enfermedad en este tipo de pacientes que habían progresado después de un primer tratamiento”.

En este sentido, otra de las novedades comentadas por el experto ha sido la posibilidad de que los inhibidores de tercera generación puedan emplearse en un futuro como opción de tratamiento de primera línea: “en pacientes con enfermedad mestastásica el objetivo a día de hoy es controlar la enfermedad durante el mayor tiempo posible y con los mínimos efectos secundarios”, de este modo, ha explicado que “los inhibidores de PD1, PDL1, del EGFR o ALK son tratamientos que aunque no son inocuos se toleran mucho mejor que la quimioterapia”.