Inicio ASP Seguridad jurídica y escenarios previsibles y estables

Seguridad jurídica y escenarios previsibles y estables

Compartir

Estamos inmersos en pleno proceso de configuración del nuevo gobierno en un momento crucial no solo para España sino también para la propia Europa. Si pudiéramos establecer un denominador en común podríamos hablar en ambos casos de dar respuesta concreta a todas las necesidades de los ciudadanos, una respuesta pronta, eficaz, concreta y específica.

En el ámbito de la sanidad, sin duda un sector complejo y altamente especializado, el emprendimiento privado ocupa un lugar preponderante, hasta tal punto que hoy en día en nuestro país el sistema público de salud difícilmente podría ser sostenible sin la ingente contribución del sector privado asistencial y asegurador según apuntan tanto los expertos más reconocidos como los estudios nacionales e internacionales más relevantes.

Tal es así que recientemente un análisis elaborado por la Universidad de Berkeley enfatizaba la importancia del modelo concesional, la idoneidad de su perfil y la conveniencia de su consolidación en base a parámetros objetivos de eficacia, eficiencia y efectividad.

La colaboración pública privada en sus diversas variantes y modelos es fundamental, desde los conciertos singulares o los conciertos por servicio prestado (donde se encuentran no solo los servicios de diagnóstico por imagen o las intervenciones médico-quirúrgicas que alivian las ingentes listas de espera, sino también los servicios de oxigenoterapia, transporte sanitario, entre otros…), pasando por el modelo concesional, el denominado mutualismo administrativo (sistema MUFACE), hasta las novedosas fórmulas de colaboración derivadas fundamentalmente del uso preminente de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y enmarcado en ellas, los proyectos de interoperabilidad donde el paciente puede transitar entre sistemas e inter-centros de una forma libre y voluntaria, sometida a sus propios criterios de valoración en base a calidad, seguridad y resultados ofertados.

Más de siete millones de personas que deciden aceptar un copago voluntario disponen de un doble aseguramiento y cerca de diez millones utilizan los servicios de la sanidad privada, sin duda que todos ellos están generando no solo un ahorro a las arcas públicas del Estado, sino que contribuyen además a aliviar los periodos ingentes de espera en la sanidad pública.

Pero para hacer sostenible este equilibrio a todas luces inestable es fundamental procurar por escenarios consolidados de desarrollo que planteen la necesaria seguridad jurídica que permita impulsar las ingentes inversiones en estructuras, innovación, tecnologías y capital humano que toda organización precisa. Sin escenarios predecibles en cualquier sector del emprendimiento privado es harto difícil pensar que puede haber una simbiosis y sinergia de intereses y por lo tanto un desarrollo competitivo a ultranza.

El futuro gobierno que surja de los resultados de las urnas y de los acuerdos posteriores sin duda tiene que tener la sanidad entre sus prioridades y debe procurar por el desarrollo armónico y sinérgico de todo el sector y para ello es fundamental que aporte con sus diferentes medidas confianza, estabilidad y por lo tanto credibilidad a medio y largo plazo de toda iniciativa que ponga en marcha en este entorno de la colaboración y complementariedad necesarias.
..Dr. Manuel Vilches, director general de IDIS