Inicio ASP Estudio de la Clínica Mayo muestra un aumento de la enfermedad de...

Estudio de la Clínica Mayo muestra un aumento de la enfermedad de Parkinson en los últimos 30 años

Compartir

La incidencia de la enfermedad de Parkinson y el parkinsonismo ha aumentado significativamente en 30 años desde 1976 hasta 2005, según han informado los investigadores de la Clínica Mayo en un estudio publicado en Archives of Neurology. Esta tendencia se observó en hombres de 70 años o más, en particular. Según los investigadores, éste es el primer estudio que sugiere esta tendencia al alza.

El estudio muestra que los hombres de todas las edades tuvieron un 17% más de riesgo de desarrollar parkinsonismo y 24% más de riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson por cada 10 años naturales.

El estudio también mostró que los hombres de 70 años o más tenían un mayor aumento – un 24 por ciento más de riesgo de desarrollar parkinsonismo y el 35 por ciento más de riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, cada 10 años naturales.

Utilizando el Proyecto Epidemiológico de Rochester, los investigadores de la Clínica Mayo fueron capaces de observar los registros médicos completos – desde el nacimiento hasta la muerte – de cualquier persona en Olmsted County, Minnesota, que hubiese recibido, al menos, uno de los diagnósticos relacionados con el parkinsonismo. Los registros fueron revisados por un especialista en trastornos del movimiento para confirmar el diagnóstico y clasificar diferentes tipos de parkinsonismo, incluyendo el tipo más común, la enfermedad de Parkinson.

Tenemos razones para creer que ésta es una tendencia real“, dice Rodolfo Savica, M. D., Ph.D., autor principal y neurólogo de la Clínica Mayo. “La tendencia, probablemente, no esté causada solamente por los cambios en la sensibilización de las personas o los cambios en la práctica médica con el paso del tiempo. Tenemos evidencias que sugieren que se ha producido un aumento real en el riesgo de la enfermedad de Parkinson”.
Los investigadores apuntan a los cambios ambientales y al estilo de vida como causas potenciales del aumento”.

Ha habido un cambio drástico en la exposición a algunos factores de riesgo en Estados Unidos“, dice el doctor Savica. “Sabemos que los agentes ambientales como pesticidas, fumar u otros agentes del entorno han cambiado en los últimos 70 años. Los cambios en la exposición a una serie de factores de riesgo pueden haber causado que la incidencia de la enfermedad de Parkinson aumente“.

El estudio, basado en casi 1.000 pacientes afectados de Parkinson, es el primero en considerar las tendencias a largo plazo en el riesgo a lo largo de 30 años. También proporciona evidencia contraria a dos estudios anteriores de Estados Unidos y un estudio canadiense que no mostraron ninguna tendencia, y en particular en contra de tres estudios de Reino Unido que sugerían una posible disminución de la aparición de la enfermedad de Parkinson con el tiempo.

El estudio de la Clínica Mayo también reveló una posible mayor incidencia, tanto de parkinsonismo como de la enfermedad de Parkinson, en hombres y mujeres nacidos entre 1915 y 1924.

Esta observación es importante porque las personas nacidas en esa década en particular, pueden haber estado expuestas a algunos factores ambientales o de otro tipo durante su vida intrauterina o poco después del nacimiento que pudieron haber aumentado el riesgo“, dice el doctor Savica. “Necesitamos confirmar esta hipótesis”.

El parkinsonismo es un término general que incluye a la enfermedad de Parkinson pero también puede incluir otros trastornos. Para dar un diagnóstico de parkinsonismo se requiere la presencia de lentitud de movimiento y al menos algún otro síntoma: temblor en reposo, rigidez muscular o una tendencia a caerse. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por tener las manifestaciones del parkinsonismo, pero sin otras causas conocidas, y es el tipo más común de parkinsonismo.

Los investigadores pidieron cautela en la interpretación de las tendencias, que pueden deberse a una mayor toma de conciencia de los síntomas y un mejor acceso a la atención. En los primeros años del estudio, por ejemplo, los pacientes con cáncer o enfermedad cardíaca grave podrían no haber sido diagnosticados con Parkinson o la enfermedad de Parkinson, si los médicos no hubiesen considerado el trastorno del movimiento importante para su cuidado.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad importante y una causa de discapacidad, especialmente en edades avanzadas, y no queremos que las personas no sean tratadas para una enfermedad que es tratable sólo porque tienen otras cuatro o cinco enfermedades que son más prominentes“, dice el Dr. Savica.

La observación de que las tendencias en el tiempo fueron más evidentes en los hombres que en las mujeres puede apoyar una verdadera tendencia de la incidencia. El reconocimiento de los síntomas en el contexto de múltiples enfermedades debería haber cambiado con el tiempo de manera similar en hombres y mujeres, señala el estudio.

Por lo general, el parkinsonismo y la enfermedad de Parkinson tienden a afectar más a los hombres que a las mujeres. Pero el Dr. Savica también señala que el aumento fue más drástico en los hombres, pero el estudio también mostró una tendencia similar en las mujeres – un aumento de la enfermedad de Parkinson en mujeres de 70 años y mayores. Sin embargo, la tendencia en las mujeres no alcanzó una significación estadística.

Las diferencias entre los hombres y las mujeres pueden ser importantes para la comprensión de las causas ambientales de la enfermedad de Parkinson“, dice el doctor Savica.

Si la tendencia de aumento de las tasas de incidencia es auténtica, y puede ser replicada en otras poblaciones, tendría importantes implicaciones para la búsqueda de las causas de la enfermedad de Parkinson y para la salud pública, señalan los investigadores. Desde una perspectiva de investigación, la tendencia debería impulsar la realización de estudios que identifiquen los cambios ambientales o el estilo de vida a lo largo de toda la vida de los sujetos de estudio. Los factores ambientales o de estilo de vida podrían incluir fumar, el uso de pesticidas, traumatismo craneal, el consumo de café y otros factores.
..Susana Calvo