Inicio ASP Palas de pádel para evitar lesiones en el codo (epicondilitis)

Palas de pádel para evitar lesiones en el codo (epicondilitis)

Compartir

Una de los principales (y más temidas) lesiones en el pádel es la epicondilitis o codo de tenista. Como todas las ‘itis’, se trata de una inflamación, en este caso del epicóndilo (parte externa del codo).

¿Por qué aparece esta lesión? Básicamente, por el uso reiterado de este músculo. Debido al sobreesfuerzo, el tejido conectivo sufre daños y microrrotura, con la consecuente inflamación. Pero generalmente se produce por la mala prevención de esta lesión.

Según un estudio reciente, la epicondilitis es la tercera lesión más frecuente asociada a la práctica del pádel, con un 8,5% de frecuencia, solo por detrás de los esguinces de tobillo (17%) y las contracturas musculares (14,5%).

Un aspecto clave para evitar esta lesión es el uso de palas adecuadas. Sobre todo si somos practicantes de juego regular (dos o tres partidos por semana) es recomendable contar con una pala de pádel de primera calidad para evitar en la medida de lo posible cualquier tipo de contratiempo en forma de lesión.

Y también es importante tener en cuenta tanto el peso de la misma como su dureza. Pero, como bien sabéis, el espectro de palas es muy grande. Hay centenares en el mercado. Por eso, queremos recomendaros algunos modelos ‘antiepicondilitis’.

La realidad es que no existe una única pala para evitar la epicondilitis, pero sí es conveniente tener presente este tipo de características que nos pueden ayudar a reducir los riesgos. Hay tres aspectos fundamentales que no debemos dejar de pasar por alto:

  1. Palas que no tengan un peso elevado. Habitualmente, el gramaje de las palas de pádel para hombre se mueven entre los 360-380 gramos. Y cuanto más livianas, en este caso, mejor. Si en las especificaciones no está presente el peso, bastará con solicitar en las tiendas las de menor peso.
  2. Mejor redondas que ‘cabezonas’. Las palas redondas –suelen ser de control- disponen de un balance cercano al puño, y no hacia la cabeza como sucede con los modelos en forma de diamante o de lágrima –palas de potencia-.
  3. Preferentemente, que sean de goma blanda. Esto es un aspecto clave. La goma blanda (habitualmente goma EVA Soft, Ultrasoft o Hypersoft) absorbe mucho mejor las vibraciones. Si, además, la pala cuenta con un sistema antivibración, mucho mejor. Más ayudará en este caso.

A continuación, vamos a nombrar algunas palas para evitar la epicondilitis. En la mayoría de casos, hablamos de modelos equilibrados, con poca vibración y con una goma blanda. En definitiva, palas que nos ayudarán a reducir en buena parte los riesgos de sufrir esta lesión.

Una marca que ‘cuida’ mejor que nadie al jugador de pádel es Akkeron, que suele introducir en sus palas el puente cerrado para proteger el codo. Algunas de las mejores palas de pádel para evitar epicondilitis son:

  • Akkeron Oro España X6:  como bien se reseña en la tienda online PadelNuestro, “es una pala que podemos recomendar a jugadores que tienen problemas en los codos, que juegan varios partidos por semana y necesitan una pala que apenas genere vibraciones para evitar en la medida de lo posible lesiones en codo o muñeca”. Todo gracias a su goma EVA Ultra Blanda en el núcleo y sus materiales de primera calidad.
  • Akkeron Helios Azul Rugosa X6: otra pala de puente cerrado y de goma EVA Ultra Blanda, por lo que apenas genera vibraciones. Eso sí, en este caso hablamos de una pala en forma de diamante, por lo que estamos ante un modelo que prioriza la potencia por encima del control.
  • Akkeron Athenea Fucsia X6 Mujer: finalizamos esta recomendación con una pala ‘antiepicondilitis’ para mujer. Destaca por su comodidad y confort. Como las dos anteriores, también incorpora goma EVA Ultra Blanda. Sin duda, una de las mejores palas para mujer para evitar epicondilitis.