Inicio ASP La formación contribuye a una mayor seguridad y calidad asistencial, y a...

La formación contribuye a una mayor seguridad y calidad asistencial, y a estandarizar las habilidades y el conocimiento de los profesionales

Compartir

Una seguridad efectiva junto a una mejor asistencia permiten la atención de un mayor número de pacientes en el Sistema Sanitario. Así se ha manifestado en la Jornada Multidisciplinar por la Excelencia en Seguridad y Calidad Asistencial del Paciente, celebrada recientemente en Barcelona, organizada por la Cátedra Extraordinaria MSD-UIMP Salud, Crecimiento y Sostenibilidad, a la que han asistido gestores y profesionales sanitarios y donde se han expuesto las principales medidas para conseguir mejoras en asistencia y calidad dentro del Sistema Sanitario actual.

Los expertos recomiendan una mayor organización del sistema, basada en el conocimiento y en el análisis de los resultados asistenciales y la implementación de medidas correctoras, lo cual supone una importancia esencial para el sistema, “ya que los pacientes esperan ser atendidos con celeridad y mínimos efectos adversos, recuperando su calidad de vida y reintegrándose sin complicaciones a su vida personal”, ha explicado el doctor Antoni Sabaté, jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital Universitari de Bellvitge.

Además, ha añadido que “se debe implicar a la organización a través de programas de liderazgo, mayores recursos, etc., con la misma intensidad que a los profesionales sanitarios, además de concienciar a la Administración para conseguir una regularización en los distintos niveles de atención en los centros sanitarios en base a procesos asistenciales”.

Asimismo, la homogeneización de la práctica clínica mediante los protocolos es una herramienta clave en pro de la calidad y seguridad asistencial. Este sentido, “en MSD estamos trabajando a todos los niveles, mediante programas de formación y recursos en este ámbito como por ejemplo el Consenso Aquiles, (Anestesia Quirúrgica para Lograr Eficiencia y Seguridad), una iniciativa conjunta de la Sociedad Española de Anestesia y Reanimación y la Asociación Española de Cirujanos que cuenta con la colaboración de nuestra Compañía”, ha declarado Natividad Calvente, directora asociada de Policy & Goverment Affaires de MSD.

Por su parte, la formación es uno de los factores que contribuye a una mayor seguridad y calidad asistencial, ya que permite homogeneizar las habilidades y el conocimiento de los profesionales. Es más, según ha indicado el doctor Sabaté, “se debe entrenar a los equipos de profesionales para situaciones complejas de asistencia sanitaria para conseguir una aplicación óptima del proceso, especialmente, en aquellos en los que se producen variaciones debido a las nuevas técnicas y tecnologías”.

La formación de equipos de atención por procesos es un área de mejora, especialmente para aquellos más numerosos o que suponen un mayor coste al Sistema Sanitario. “Se deberían contemplar equipos específicos para procedimientos quirúrgicos de mayor relevancia, así como para los procedimientos de atención urgente en centros de salud o a domicilio”, ha señalado el doctor.

Por su parte, también la innovación permite avanzar en conseguir mejoras en este aspecto, tanto en la organización del proceso como en las nuevas tecnologías que favorecen la mejora de resultados asistenciales. “Sería conveniente crear un comité de evaluación de nuevas tecnologías que diseñe la implantación de estas y fije la utilidad de los nuevos recursos, especialmente en áreas como la quirúrgica, que cuentan con un alto grado tecnológico”, ha asegurado el doctor Sabaté.

Modelo de asistencia en el área quirúrgica 

El modelo de asistencia en el área quirúrgica cuenta con unas características especiales ya que los procedimientos empleados permiten una mejora de resultados continua y una reducción de costes en base a la evidencia científica. A ello hay que añadir, además, la dinámica cambiante en esta área, que obliga a rediseñar los procedimientos en relación a las nuevas evidencias y tecnologías.

Por tanto, la organización en este ámbito se debe estructurar de manera específica y autónoma, teniendo en cuenta la participación directa de los principales agentes implicados: cirujanos, anestesiólogos, enfermería, etc. “Lo ideal sería englobar a los distintos profesionales en grupos de liderazgo en conjunto con la Administración, con un compromiso colectivo de seguridad, mejora de resultados y eficiencia-efectividad”, ha aclarado el doctor.

Igualmente, los expertos reunidos han puesto en valor el sistema de farmacovigilancia, que garantiza, con la colaboración activa de instituciones nacionales e internacionales y del sector farmacéutico, que los medicamentos y tratamientos son seguros y fiables.