No se pierda

Dispositivo implantable trata con éxito la apnea central del sueño, según estudio

5 de septiembre, 2016
apnea del sueño 2

Los resultados de un estudio aleatorizado internacional muestran que un neuroestimulador implantable mejora significativamente los síntomas en las personas con apnea central del sueño, sin causar efectos secundarios graves.

El Dr. William Abraham, co-autor principal y director de la División de Medicina Cardiovascular en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, presentó los resultados del estudio en la reciente Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Roma. El estudio fue publicado el día 1 de septiembre de 2016 en The Lancet.

A diferencia de la apnea obstructiva del sueño más común, en el que la vía aérea se colapsa parcialmente y causa pausas en la respiración, la apnea central del sueño (ACS) se produce cuando el cerebro no puede controlar la respiración durante el sueño.

La ACS es un problema grave porque afecta a alrededor de un tercio de las personas con insuficiencia cardíaca y se sabe que hace que empeore la enfermedad“, dijo Abraham. “En la actualidad, no tenemos buenos tratamientos disponibles. Se han utilizado dispositivos de presión positiva de aire, pero muchos pacientes no los toleran bien y un estudio reciente mostró que eran perjudiciales“.

Abraham, junto con el autor principal, la Dra. Maria Rosa Costanzo del Advocate Heart Institute en Naperville, IL, dirigió el estudio en 31 hospitales en los Estados Unidos, Alemania y Polonia. El equipo de investigación comprobó la seguridad y la eficacia de un estimulador del nervio frénico transvenoso fabricado por Respicardia Inc. Al igual que un marcapasos, envía una señal periódica al diafragma para que respire durante el sueño.

En el estudio aleatorizado, se implantó el dispositivo a 151 pacientes. Diez fueron excluidos debido a problemas médicos o muertes no relacionadas con el estudio, que abandonaron el estudio o faltar a visitas. Durante los seis primeros meses de evaluación, se activaron 68 dispositivos para el tratamiento, mientras que 73 se dejaron inactivos como grupo de control. Durante el seguimiento de seis a 12 meses, todos los pacientes recibieron el tratamiento de neuroestimulación.

En una prueba realizada a los seis meses, se observó que el dispositivo redujo los eventos de ACS por hora a la mitad o más de 35 de los 68 miembros (51 por ciento) del grupo de tratamiento. Sólo ocho (11 por ciento) de los del grupo de control consiguió la misma reducción. Otras medidas importantes del sueño, como la cantidad de tiempo que pasa con un bajo nivel de oxígeno en sangre, también mejoraron significativamente. Alrededor de un tercio de los pacientes del grupo de tratamiento reportó molestias relacionadas con el tratamiento que se resolvieron con la reprogramación del dispositivo.

No sólo observamos una reducción de eventos por hora, sino que los pacientes también se autocalificaron mejor en la Escala de Somnolencia de Epworth (lo que significa que tenían menos sueño durante el día) y en una evaluación global de su calidad de vida“, dijo Abraham. “Esto nos dice que los efectos de la neuroestimulación son clínicamente relevantes y esto podría ser una terapia prometedora para las personas con apnea central del sueño“.
..Susana Calvo