Inicio Perlas asistenciales Contraer un virus respiratorio en edad temprana aumenta el riesgo de tener...

Contraer un virus respiratorio en edad temprana aumenta el riesgo de tener asma en algunos niños

Compartir

Una variación genética común aumenta significativamente las probabilidades de asma de los niños que han sufrido una enfermedad respiratoria grave a una edad temprana. Y es que así se desprende de una investigación realizada en Estados Unidos y que ha sido publicada recientemente en en la revista PLoS One.

“Nuestros hallazgos sugieren que las influencias genéticas en el asma podrían ser más pronunciadas en el contexto de la exposición ambiental en un momento temprano de la vida, especialmente a las infecciones respiratorias virales”, explica el Dr. Rajesh Kumar, alergólogo en el Hospital Pediátrico Lurie de Chicago y autor principal del estudio.

El estudio contó con casi 3.500 niños/jóvenes hispanos, de 8 a 21 años de edad, y una cantidad más baja de niños afroamericanos. Se centró en una variación del gen del inhibidor del activador del plasminógeno tipo 1 (PAI-1). El PAI-1 es una enzima que aumenta en las vías respiratorias en respuesta a las enfermedades virales, lo que en ocasiones provoca daños, tal y como explican los investigadores.

Los resultados del estudio fueron concluyentes, y es que el riesgo de asma fue 17 veces más alto entre los niños con esta variación que habían sufrido una enfermedad común llamada bronquiolitis a la edad de 2 años, indicaron los investigadores. Y fue 12 veces más alto entre los que portaban esta variación y que habían sufrido alguna infección del tracto respiratorio inferior en un momento temprano de sus vidas que requirió de atención médica.

Por sí misma, la variante genética PAI-1 no se asoció con un riesgo mayor de asma, y es que el riesgo de asma aumentó solamente con la combinación de tener la variante y haber sufrido una enfermedad respiratoria viral grave a una edad temprana, matizan los investigadores.

“Estos resultados podrían conducir a estudios que se dirijan a una prevención personalizada del asma”, afirma Kumar, quien añade que “se necesitan más investigaciones para ver si podemos intervenir en los niños genéticamente susceptibles antes o durante una infección del tracto respiratorio inferior para reducir sus probabilidades de desarrollar asma”.

En Estados Unidos, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), casi el 9% de los niños tienen asma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 235 millones de personas en el mundo padecen asma, enfermedad que aumenta de año en año. En España, el asma, junto a la EPOC son, actualmente, las enfermedades pulmonares que generan más consultas en Atención Primaria.
..Redacción