Inicio Actualidad La detección precoz, talón de Aquiles del ictus infantil

La detección precoz, talón de Aquiles del ictus infantil

Compartir

Publicado en Diario Médico
El ictus es una patología que requiere de una rápida intervención, ya que cuanto más tiempo pasa desde que ocurre el evento cerebrovascular hasta que se consigue la reperfusión del área afectada, peor es el pronóstico de los pacientes. En el caso de los adultos existe suficiente evidencia que confirma que el tratamiento trombolítico es eficaz si se realiza de forma oportuna, por lo que se han concentrado los esfuerzos para identificar y tratar precozmente a los afectados. Sin embargo, esto no ocurre así en el caso de los pacientes pediátricos, cuya atención presenta desafíos específicos que aún están por afrontar. La implantación en España del Código Ictus, en la última década, ha permitido reducir de forma considerable el tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas a la llegada a la puerta del hospital en el que se va a realizar el tratamiento -que se aconseja que no sea superior a dos horas-, además de que el objetivo es que no se superen los 60 minutos desde la transmisión del aviso por parte del Centro Coordinador de Urgencias hasta la llegada del enfermo al centro hospitalario.