Inicio Actualidad Un proceso transversal con múltiples aplicaciones clínicas

Un proceso transversal con múltiples aplicaciones clínicas

Compartir

Publicado en Diario Médico
La autofagia es el mecanismo celular que proporciona la capacidad de digerir partes de la propia célula, manteniendo de esta forma el estatus energético y reciclando los elementos alterados. José Manuel Fuentes, investigador principal del Ciber de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned) y miembro del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Extremadura, confirma que se trata de “un campo de estudio emergente desde hace 15 años”. Algo que ha facilitado la investigación es que se trata de “un proceso tremendamente conservado a lo largo de la evolución”, señala Fuentes. Por eso, los trabajos iniciales en levaduras han podido extrapolarse al ser humano. En el terreno de la neurología, se ha podido comprobar que alteraciones de la autofagia conducen a una escasa eliminación de las proteínas mal plegadas y alteradas en el interior de la célula. De ahí que la búsqueda de dianas terapéuticas que favorezcan este proceso sea un objetivo fundamental de diversos grupos de investigación, como el de Fuentes entre ellos.