Inicio ASP Cataratas, glaucoma y la retinopatía diabética, principales causas de pérdida de...

Cataratas, glaucoma y la retinopatía diabética, principales causas de pérdida de agudeza visual

Compartir

La pérdida de agudeza visual es la preocupación más importante que tienen los pacientes que acuden a una revisión de Oftalmología y, las principales causas de su disminución en el mundo desarrollado son tres: cataratas, glaucoma y la retinopatía diabética. Y es que así lo indica la doctora y especialista en Oftalmología del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Amparo Carrero.

La catarata, como señala la doctora Carrero, no es una patología, sino una opacificación del cristalino que ocurre por el paso de los años. El tratamiento siempre es quirúrgico, una intervención ambulatoria que se lleva a cabo con ultrasonidos. En caso de cataratas incipientes, si el paciente tiene buena visión, habrá que esperar manteniendo controles periódicos. La cirugía de la catarata es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes a nivel mundial, y es que cada año se realizan en el mundo casi 22 millones de intervenciones, cifra que se prevé que aumente para los próximos seis años debido a los cambios demográficos y al acceso cada vez más creciente a la atención médica en todo el mundo. España es uno de los países referentes en realización de cirugía de cataratas, y es que se hacen hasta 450.000 cirugías de catarata al año.

El término glaucoma se refiere a un grupo de trastornos oculares que afectan al nervio óptico, causando pérdida del campo visual. Se produce por un defecto en el drenaje del humor acuoso; el líquido se acumula en el interior del ojo, sube la tensión ocular y ello afecta a las fibras del nervio óptico. “Es una patología muy traicionera, porque no duele, no avisa; la población de riesgo serían los mayores de 40 años o las personas con antecedentes familiares”, afirma la doctora Carrero. En este caso el tratamiento ideal es la prevención, de ahí la necesidad de realizarse chequeos periódicos. Algunos de los factores de riesgo más importantes que favorecen su aparición son la edad, antecedentes familiares de glaucoma, ascendencia africana o hispana y la presencia concomitantemente de otras anomalías oculares (hipermetropía, alta miopía) o de otras enfermedades (diabetes, hipertensión). En España, el glaucoma afecta a alrededor de un millón de personas (el 2,14% de la población), de las cuales, una de cada dos no sabe que la padece.

La retinopatía diabética es la enfermedad vascular más frecuente de la retina. Es una de las principales causas de pérdida severa de visión en edad laboral -entre los 20 y 70 años de edad- en el mundo occidental, y una de las principales causas de ceguera a nivel mundial. Aparece en pacientes diabéticos que no tienen la glucemia bien controlada. Se origina por el el conjunto de lesiones producidas en la retina por las alteraciones microcirculatorias provocadas por un control insuficiente de la diabetes. En este caso, el tratamiento pasa por establecer un control multidisciplinar con el endocrino y los médicos que asistan al paciente, así como un seguimiento oftalmológico para valorar el tratamiento con láser en la retina, en caso necesario. También es necesario vigilar la aparición de glaucoma y el desarrollo de cataratas, ya que estos pacientes pueden requerir una cirugía más temprana. En España se estima que afecta a entre un 20 y un 25 % de las personas con diabetes tipo 2 y a entre un 50 y un 65 % de las personas con diabetes tipo 1.

La importancia de las revisiones oftalmológicas
En un chequeo básico se aborda, en primer lugar, la agudeza visual. “El optometrista gradúa al paciente y chequea las gafas, si las lleva”, explica la doctora Carrero. El siguiente paso es la exploración en consulta, durante la cual se hace una toma de tensión ocular y se hace una exploración del fondo de ojo.

Las revisiones oftalmológicas son necesarias para toda la población, especialmente para los mayores de 40 años, ya que sirven para detectar posibles problemas y proteger de este modo la calidad visual con antelación. En el caso de los niños también es recomendable, especialmente cuando empiezan el colegio, a los tres años, y posteriormente coincidiendo con las revisiones pediátricas pautadas.

Ayer se celebró el Día Mundial de la Visión. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.
..Redacción