No se pierda

20.000 personas mueren al año en España sin haber recibido una sedación paliativa que necesitaban en sus últimos momentos de vida

17 de octubre, 2016
jornadas-decisiones-eticas-al-final-de-la-vida

Cada año mueren en España 380.000 personas, de las que 225.000 necesitan cuidados paliativos básicos y 125.000 precisan cuidados paliativos especializados”, de las últimas, la mitad, “más de 60.000 mueren con un sufrimiento intenso y perfectamente suprimible si alguien se ocupara de ellos y sufren en esas circunstancias porque no disponen de acceso a un buen servicio de cuidados paliativos”. Y es que así explicaba la situación actual de los cuidados paliativos en nuestro país el Dr. Marcos Gómez Sancho, ex presidente de  la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) en el marco de la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) donde se celebró la jornada Decisiones éticas al final de la vida.

De esos más de 60.000, “aproximadamente, sabemos que la tercera parte”, es decir 20.000, “están tan mal en sus últimos momentos de vida que hubiesen necesitado una sedación paliativa”. Ante esta realidad, añade el Dr. Marcos Gómez que en España “la puesta en marcha de servicios específicos de cuidados paliativos es una urgencia”.

Sedación paliativa vs Eutanasia
Una vez establecido el panorama de los cuidados paliativos en España, el que fuera presidente de la SECPAL, habló de las diferencias que existen entre la sedación paliativa y la eutanasia, diferencias que hacen que estén “separadas por una línea muy fina pero muy nítida”. Y es que como explicó, “quienes no conocen las indicaciones y la técnica de la sedación o carecen de experiencia en medicina paliativa, pueden confundirla con una forma encubierta de eutanasia”.

Cinco serían los criterios que permiten establecer diferencias entre ambos términos: intención, fármaco, procedimiento, resultado y supervivencia. En la sedación, la intención es “disminuir el sufrimiento”, mientras que en la eutanasia es “acabar con la vida del enfermo”; el fármaco, midazolam en la sedación y pentobarbital sódico en la eutanasia; el procedimiento, dosis mínimas en la sedación y dosis letales en la eutanasia; el resultado, enfermo sedado y muerto, y la supervivencia, en la sedación hablamos de horas o días y de minutos en la eutanasia.

Sedación paliativa, cuando está indicada, es derecho del paciente y deber del médico
Las indicaciones más frecuentes de sedación son las situaciones extremas de delirium hiperactivo, naúseas, disnea, dolor, hemorragia masiva y ansiedad o pánico” , indicó Gómez.

La sedación paliativa “es una disminución deliberada de la consciencia del enfermo, una vez obtenido el oportuno consentimiento, mediante la administración de los fármacos indicados y a las dosis proporcionadas, con el objetivo de evitar un sufrimiento insostenible causado por uno o más síntomas refractarios, que son aquellos que no pueden ser adecuadamente controlados con los tratamientos disponibles”.

Cuando la sedación está indicada y existe consentimiento, el médico tiene la obligación de aplicarla como derecho del paciente que es”. y es que así lo afirmaba el Dr. Jacinto Bátiz Cantera, jefe de Área de Cuidados Paliativos de Hospital San Juan de Dios de Santurce que, mencionó las siete leyes autonómicas que recogen el derecho explícito de la sedación paliativa en España, pero que demanda que sería “bueno una ley nacional”. En las leyes autonómicas se recoge la sedación paliativa como una estrategia terapéutica cuando esté indicada o se precise.

Ética de la alimentación e hidratación al final de la vida
El paciente no come porque se está muriendo, no muere por no comer”, así indicaba el Dr. Alberto Alonso Babarro, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, como la malnutrición es consecuencia de la enfermedad avanzada “en entre un 50 y 70% de los casos”.

El Dr. Alonso insta a que “los cuidados del paciente deben estar centrados en objetivos”, y, añade que “la toma de decisiones sobre estos objetivos debe ser importante”, asegurando que todo lo que es nutrición artificial es un tratamiento médico, y por lo tanto tenemos que valorar que tenga más beneficios que perjuicios.

Por su parte, el Dr. Rogelio Altisent Trota. Profesor de Bioética en la Universidad de Zaragoza, considera que la medicina paliativa debe tener el mismo rango que la medicina curativa, pero la realidad es que, a día de hoy, en las “Facultades de Medicina apenas se habla de este tema”.
..Emilio Ramirez