No se pierda

Los niños y los mayores son los más vulnerables al cambio de hora

28 de octubre, 2016

Publicado en Médicos y Pacientes
La madrugada del sábado los relojes deben adaptarse un año más al cambio de horario estacional y, en esta ocasión, cuando sean las 3:00 horas de la mañana se debe atrasar el reloj a las 2:00 horas, lo que puede afectar al sueño, la alimentación y el estado de ánimo sobre todo de niños y personas, según el doctor Alejandro Guillén-Riquelme, miembro de la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada. El cambio de hora puede afectar al sueño, la alimentación y al estado de ánimo. La madrugada del sábado los relojes deben adaptarse un año más al cambio de horario estacional y, en esta ocasión, cuando sean las 3.00 horas de la mañana se debe retrasar el reloj a las 2.00 horas, lo que puede afectar al sueño, la alimentación y el estado de ánimo sobre todo de niños y personas, según el doctor Alejandro Guillén-Riquelme, miembro de la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada. Ante esta situación, aconsejan acostar a los niños un poco más tarde los días previos para que el cambio sea menos brusco, mientras que para el resto de la población es recomendable mantener los mismos hábitos y evitar fuentes de luz artificial en el cuarto como móviles, tablets u otros dispositivos. “El cambio provoca que la persona tenga sueño y se duerma antes de la hora, despertándose con ello antes o que, acostándose a la misma hora se sienta desvelada. Además, puede influir sobre el levantarse antes de tiempo, llegando a cansarnos posteriormente más que antes del cambio de la hora”, afirma Guillén-Riquelme.