No se pierda

Enfermería espera que la nueva ministra no ceda a intereses corporativistas

4 de noviembre, 2016
Maximo Gonzalez Jurado

El Consejo General de Enfermería también se ha sumado a las peticiones a la nueva ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y ha emitido el siguiente comunicado:

Tras el nombramiento de Dolors Montserrat como nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la abogada catalana tiene ante sí el reto de abordar varios problemas y agravios históricos de la profesión enfermera que están repercutiendo negativamente en los pacientes y el propio sistema sanitario. Es necesario apostar por una Sanidad que pueda dar respuesta a un futuro marcado por una población cada vez más envejecida, con una esperanza de vida que va en aumento y un incremento exponencial de las personas que deben vivir con enfermedades crónicas.

La nueva titular de Sanidad hereda de sus predecesores una serie de cuestiones urgentes que debe afrontar con el equipo que designe en los próximos días. Por ejemplo, cabe recordar que el mismo partido que ahora sigue al frente del Gobierno de España ya firmó en 2013 un Pacto con una serie de medidas. Ana Mato, en presencia del propio Rajoy, suscribió unas medidas que vendrían a resolver las necesidades de pacientes y profesionales, apostando por la Sanidad del futuro, una Sanidad centrada más en el cuidar, que en el curar. Ese documento fue también ignorado por el sucesor de mato, Alfonso Alonso, a pesar de sus promesas iniciales. Hubo mucho boato y solemnidad inicial, pero la realidad es que no se ha cumplido ni uno solo de sus puntos.

Quizá el problema más candente que tiene sobre la mesa de su despacho Montserrat es el veto a la prescripción de ciertos medicamentos de uso común por parte de los enfermeros. La nueva ministra debe trabajar por una regulación de la prescripción enfermera verdaderamente acorde con la realidad asistencial, recuperar el proyecto original, apostando por un texto que cumpla la legislación vigente (la Ley del Medicamento). Un texto que fue aprobado por unanimidad en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y avalado por el dictamen favorable del Consejo de Estado y que, sin embargo, luego adulteró a última hora Alonso y su equipo para atar de pies y manos a las enfermeras y comprometer su seguridad jurídica.

Especialidades
Respecto a las especialidades, para la profesión es crucial desarrollar de forma definitiva todas las especialidades de enfermería, aprobadas hace más de una década y sin embargo sin desarrollo real a pesar de que sólo la existencia de enfermeros especialistas en distintos ámbitos que puedan dar más y mejores respuestas a las necesidades de los pacientes.

Otro asunto importante en beneficio de la seguridad del paciente, de la calidad de los cuidados que recibe y de la supervivencia y funcionamiento del propio sistema sanitario es la adecuación de las ratios de enfermeros por habitante existentes en España a las cifras europeas, apostando por una Sanidad menos medicalizada, que aproveche el potencial profesional, asistencial y científico de la enfermería española. Ello, sin menoscabo del necesario el desarrollo de la profesión enfermera en el ámbito laboral, con una política de recursos humanos que fomente la formación continuada, la investigación, una mejora de las condiciones laborales, la promoción del empleo enfermero en los nuevos ámbitos de actuación asistencial, así como políticas que fomenten la necesaria conciliación de la vida laboral y familiar o retomar la paralizada carrera profesional.