No se pierda

El frío satura los centros de salud, que dan cita con retraso de hasta 5 días para consulta

23 de enero, 2017
Gripe hospitales

La ola de frío que está atravesando la península también se ha hecho notar en los Centros de Salud, que se ven saturados por la afluencia de pacientes aquejados por los efectos de las bajas temperaturas y el déficit de personal, por lo que se están retrasando las citas, con demoras de hasta 5 días en las grandes ciudades y en general en los grandes núcleos de población.

La situación ha sido una nueva muestra para que CSIF reitere la necesidad de aprobar una oferta de empleo urgente, después de que se haya constatado en la Conferencia de Presidentes las necesidades de personal.

La epidemia de gripe continúa extendiéndose por todo el país. Durante la segunda semana del mes de enero, los casos de gripe ascienden de 174,5 a 220,5 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un 26% más de incidencia que el año pasado, según una análisis de CSIF a partir de los datos del Ministerio de Sanidad.

Previsiblemente, la epidemia llegará a su pico máximo en febrero. De ahí la urgencia de reforzar las plantillas. Hay que tener en cuenta que una tasa de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en Madrid supondría aproximadamente 2.500 ingresos y en Andalucía, algo más de 3.000, es decir, llenar tres hospitales como La Paz o el Virgen del Rocío.

En estos momentos, la intensidad más alta se registra en Castilla – León y Navarra. En el resto de comunidades tienen rango de epidemia. Solo Andalucía, Canarias y Ceuta se libran de momento de esta epidemia que tendrá su pico máximo a principios de febrero. Fuentes de Sanidad, ya contaban con un más que probable empeoramiento de la situación en estos últimos días, como así confirman los datos.

Déficit de personal
El sector sanitario afronta la elevada presión asistencial, con un déficit de personal de 35.628 empleos, que se han perdido desde el pasado mes de septiembre. Las comunidades autónomas y han empezado a reaccionar con contrataciones de personal eventual y por tanto ‘parcheando’ los refuerzos, medida que a nuestro juicio no soluciona el problema estructural de las plantillas en la Sanidad.

Además, se están posponiendo cirugías ambulatorias con el consecuente perjuicio que supone esta medida para los pacientes afectados y el personal sanitario que debe dar la cara ante las decisiones de la Administración.

Con todo, aunque los grandes hospitales han visto aliviada en parte la situación (en parte, porque aun así siguen sufriendo picos de afluencia), el resto de centros de mediano tamaño siguen sufriendo problemas de colapso, camas en los pasillos, largas esperas en urgencias.

Además, se da la circunstancia de que los pacientes que pasan por urgencias hospitalarias, posteriormente deben regresar a Atención Primaria a efectos de bajas y recetas, lo que agrava la situación de los centros de salud.

Propuestas de CSIF
Como cada año, el sector sanitario, afronta esta epidemia con falta de previsión, descoordinación y planificación por parte de los responsables sanitarios, sin anticiparse a la situación y repitiéndose la misma historia: consultas en los centros de salud de Atención Primaria, urgencias extra hospitalarias desbordadas, colapso en los servicios de Urgencia de los hospitales públicos, falta de camas para ingresos y apertura de otras que en situaciones habituales permanecen cerradas.

Las soluciones hay que aplicarlas según necesidades reales asistenciales en cada nivel de actuación.

  • El primer nivel es Atención Primaria, donde acuden inicialmente gran volumen de pacientes en poco intervalo de tiempo. Por tanto, debe reforzarse esta Atención con personal médico y de Enfermería suficientes, añadiendo consultas extras resolutivas y que solucionen la mayoría de los casos de gripe que acudan a ellas, evitando largas colas de esperas. También hay que reforzar a su vez los puntos de Urgencia de Atención Primaria extra hospitalarias que comienzan su actividad tras el cierre de los centros de salud. Los pacientes deberían estar ya triados (clasificados) desde este nivel asistencial.
  • Segundo nivel, Urgencias Hospitalarias: Si el primer nivel ha funcionado, a este solo acudirían los pacientes que presenten cuadros graves triados desde sus centros de salud que realmente precisen ingreso hospitalario. Este nivel irá asociado con una apertura de camas y contratación de personal suficiente para atenderlas. De esta manera, se evitaría la acumulación de camas, camillas, etc en las urgencias hospitalarias con pacientes a la espera de ingreso.

Hay que prevenir antes de curar, lo que evitaría ese colapso planificando la situación que se repite todos los años. Actualmente, desde las consejerías de Sanidad, se está actuando inversamente proporcional a la demanda asistencial, se refuerza lo que se va colapsando a golpe de “parches” pero no antes. Las plantillas reforzadas del personal darían cobertura no solo a las demandas asistenciales creadas sino también a la cobertura de las incidencias que surjan.