No se pierda

La Ribera debería cerrar 10 días para poder aplicar las demandas de Sanidad

12 de abril, 2017

Publicado en El Mundo
Las exigencias que impone la Conselleria de Sanidad para iniciar la reversión del Hospital de la Ribera al sistema público sanitario son tan estrictas que para poder cumplirlas habría que paralizar la asistencia durante más de una semana, según los técnicos en sistemas informáticos consultados por este diario. Desde la dirección del centro de Alzira advierten que para aplicar todos los requerimientos de la reversión que requiere la consellera Carmen Montón habría que cerrar el hospital y dejar sin atención a la población -cerca de 265.000 personas- adscrita al departamento número 11. Unas demandas que incluyen cambios de procesos que afectarían al funcionamiento asistencial y que han motivado que la empresa concesionaria Ribera Salud haya presentado un recurso contencioso administrativo contra las normas de reversión que presentó la Conselleria el 27 de marzo y que exigen ser cumplidas antes del 1 de mayo. La Administración sanitaria reclama que el sistema de tráfico informático del Hospital de la Ribera -de desarrollo propio- y todos sus centros de especialidades, salud y ambulatorios sea abandonado y se integre en el sistema de información de la Conselleria. Una solicitud que supone la conexión con las historias clínicas de la red pública y que es virtualmente imposible de cumplir porque supondría apagar el sistema de forma puntual durante varios días y, con ello, no poder incluir los procesos de asistencia que se atiendan durante ese tiempo.