Inicio ASP “La sustitución de medicamentos biológicos, al margen del médico”, no es posible,...

“La sustitución de medicamentos biológicos, al margen del médico”, no es posible, “ya que puede afectar negativamente los derechos de los pacientes”

Compartir

Es una realidada que los medicamentos biológicos a lo largo de la historia han contribuido a obtener excelentes resultados en salud y, por ende, han permitido aumentar la esperanza media de vida. No obstante, en los últimos tiempos el debate se ha abiero porque hay quienes ponen el foco ya no en la eficacia terapéutica que se logra con estos fármacos, sino solamente en su precio.

La decisión a la hora de prescribir medicamentos biológicos debe tomarse teniendo en cuenta que el tratamiento sea el más adecuado para el problema clínico del paciente”, explica el Dr. Fernando Carballo, presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) y de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), en el marco del cuarto encuentro del Foro ‘Biológicos, innovación y salud’, organizado por la compañía biofarmacéutica MSD con la colaboración del IESE.

Como indica este experto “es importante que nunca sea ofertado un medicamento inferior al considerado estándar para el tratamiento de ese problema, que esté validado por la evidencia, que su equilibrio entre riesgo y potencial daño sea asumible, así como que el enfermo entienda y acepte todas estas circunstancias, participando en la decisión”, además añade que, “a la hora de optar entre las diferentes opciones también deben contemplarse elementos relacionados con la equidad y la eficiencia”.

También indica que “los medicamentos biológicos no son excepción de ningún tipo y deben ser indicados en el proceso de toma de decisiones basada en la deliberación clínica que cada médico realiza con cada paciente”.

Por su parte el Prof. Julio Sánchez Fierro, director del ciclo y socio director del Área de Derecho Farmacéutico de De Lorenzo Abogados, añade que “los precios se conocen bien, lo que no sucede con los costes asociados a un tratamiento farmacológico inadecuado”.

El paciente siempre está en su derecho a estar informado por el médico
Hay que partir de una premisa universal, y es que el paciente siempre tiene que ser informado por el médico, ya que ello es fundamental para poder contar con su conformidad. “Sin ello la relación médico-paciente no podrá funcionar como lo que debe ser: una auténtica alianza terapéutica”.

No tenerlo en cuenta, “sería incumplir el Convenio Internacional de Derechos Humanos y Biomedicina de 1997 y la Ley Básica de Autonomía del Paciente de 2002”, denuncia el profesor Sánchez Fierro.

La ‘sustitución automática’, es decir, al margen del criterio clínico del médico, afecta negativamente los derechos de los pacientes y la función prescriptora del médico; además contribuye a la deshumanización de la sanidad”.

En este mismo argumento, el doctor Carballo considera que, “la medicina clínica se caracteriza por la toma de decisiones en ambiente de incertidumbre y que el objetivo que persigue es aliviar y si es posible curar a las personas con problemas de salud”, un hecho, que a su juicio “jamás podrá mantenerse de manera adecuada para cada paciente si alejamos las decisiones de la cabecera de la cama o de la consulta”, y es que “no podemos reducir a la persona enferma en tan solo un elemento que es tratado como un problema que la organización puede resolver exclusivamente desde pautas protocolizadas de actuación”.

Fortalecer la posición del médico
Para evitar que esto suceda, como indica Sánchez Fierro, es indispensable “fortalecer la posición del médico, a fin de que en función de su criterio clínico, pueda instaurar y desarrollar el tratamiento que, caso a caso, sea el más adecuado para cada paciente, tal y como establece el ´Consensus Paper´, aprobado por la Comisión Europea  en Abril de 2013”.

Por tanto, “las guías y protocolos que se aprueben deberían servir para orientar al médico, de modo que pueda conseguir el mayor beneficio para el paciente, tal y como dice la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios”, sin obviar que además contribuye “a la sostenibilidad del SNS”.
..Redacción