Inicio ASP La dieta mediterránea protege la salud pulmonar de los fumadores

La dieta mediterránea protege la salud pulmonar de los fumadores

Compartir

Equipo de científicos del Grupo de Estudio de Patología del Aparato Respiratorio en Atención Primaria (GEPAR-AP) del IDIAP Jordi Gol, desarrollaron una investigación para identificar los patrones dietéticos más habituales de los fumadores sin síntomas respiratorios y examinar la asociación entre lo que comen y el deterioro de la función pulmonar.

Este trabajo, publicado en “BMC Pulmonary Medicine”, concluyó que la dieta mediterránea es un factor protector de la función pulmonar, además del hecho de dejar de fumar, mientras que el consumo excesivo de alcohol y la dieta occidental (alta en grasa y azúcar, y baja en legumbre y verdura) se asocia con el deterioro de los pulmones.

La investigadora principal del proyecto, Mar Sorli de RESET-DIET, y Francisco Martín Luján, coordinador del Grupo GEPAR-AP del IDIAP, explicaron que “el tabaquismo es la principal causa del empeoramiento de la salud de los pulmones, pero también hay otros factores implicados, entre los que encontramos los hábitos a la hora de comer”.

El hecho de que algunas dietas tienen efectos beneficiosos en la prevención, el desarrollo y la progresión de enfermedades crónicas es cada vez más reconocido. En el caso de las enfermedades respiratorias, en particular, varios estudios observacionales han identificado efectos de determinados alimentos en patologías como el asma y la EPOC, pero no hay ningún estudio que evalúe el efecto del patrón dietético mediterráneo sobre la prevención de la patología respiratoria en fumadores.

La científica Mar Sorli, indicó que “el objetivo de nuestro estudio ha sido identificar los patrones alimentarios de los fumadores sin enfermedad pulmonar, ver el impacto de la dieta completa en la salud respiratoria y evaluar si el hecho de modificar el patrón alimentario tiene una posible aplicación clínica para preservar la función pulmonar”.

La investigación se realizó con 207 fumadores sin enfermedad respiratoria, de entre 35 y 70 años, seleccionados aleatoriamente en veinte centros de atención primaria del área de Tarragona-Reus del Instituto Catalán de la Salud, incluidos en el estudio RESET. Los participantes rellenaron un cuestionario de frecuencia de alimentos de 45 ítems, validado para la población de España, en el que aportaron información sobre su dieta durante los 12 meses anteriores. La función pulmonar se evaluó mediante una espirometría.

La media de edad de los participantes fue de 51 años y el 44% eran hombres. En más del 22% de participantes, la espirometría mostró cambios en la función pulmonar (47 fumadores), la mayoría de intensidad leve (72,3%). El daño en la función pulmonar fue más frecuente en los hombres que en las mujeres (30,8% vs. 16,4%).

En el estudio se identificaron tres patrones dietéticos mayoritarios: consumo de alcohol, patrón occidentalizado y patrón de tipo mediterráneo. El patrón de consumo de alcohol se caracteriza por la ingesta excesiva de vino, cerveza y/o bebidas destiladas (whisky, ginebra, coñac, etc.); en el occidentalizado destaca el consumo de carnes rojas y curadas, productos lácteos, bebidas azucaradas, postres y dulces, y la ingesta baja de frutas, verduras, legumbres y pescado. La dieta mediterránea se caracteriza por el alto consumo de aves de corral, huevos, pescado, verdura, legumbre, patatas, fruta, nueces y frutos secos.

Según los resultados del estudio, el deterioro de la función pulmonar está asociado con el seguimiento de un patrón de consumo de alcohol y uno de tipo occidentalizado, especialmente en las mujeres, mientras que la dieta mediterránea podría tener un efecto protector sobre la función pulmonar. Aunque el principal y más efectivo factor de protección para preservar la salud de los pulmones es dejar de fumar, los investigadores concluyen que el consejo sobre el cambio de hábitos alimenticios puede ser eficaz para preservar la función pulmonar.
..Redacción