Inicio ASP El 80% de los cuidados paliativos son realizados por médicos de Atención...

El 80% de los cuidados paliativos son realizados por médicos de Atención Primaria

Compartir

Concienciar y mejorar las aptitudes y competencias de los médicos de Atención Primaria en el abordaje de las enfermedades al final de la vida es el objetivo de las 1ª Jornadas Nacionales de Cuidados Paliativos, organizadas por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) celebradas los días 9 y 10 de junio en Santander.

Estas jornadas, con un centenar de especialistas, ponen de relieve la importancia y el auge de esta disciplina entre los facultativos. Tal y como afirma la Dra. Rosa Díez Cagigal, presidenta del Comité Organizador, “los cuidados paliativos aúnan el conocimiento científico-técnico que los profesionales sanitarios debemos tener en la atención humanizada al paciente y a la familia en el proceso de enfermedad y de muerte”. De ahí el lema de las Jornadas: Expertos en ciencia y humanidad”.

Cuidados paliativos y Medicina de Familia
Según apunta el Dr. Manuel Mejías, presidente del Comité Científico y coordinador del grupo de trabajo de Cuidados Paliativos de SEMERGEN, “la atención a las personas en el final de su vida es una obligación para todo profesional sanitario, donde el equipo de Atención Primaria, con el médico de Familia como referente, debe tener las capacidades y los medios suficientes para una atención continuada y de calidad de los enfermos y de sus familias”. Todo esto, opina, “exige de los profesionales sanitarios nuevas capacidades de abordaje y respuesta”.
El médico de Familia trata a los pacientes desde el principio hasta el final de la vida, pero, sobre todo, tiene un papel esencial en la última etapa. Aproximadamente, en un cupo de 1000 pacientes mensuales, el médico de Atención Primaria trata entre 7 y 12 pacientes en situación de fase final de la vida, que puede durar meses o años y que plantea unas necesidades específicas de cuidados. El 80% de esas necesidades las gestiona el médico de Atención Primaria, quien debe asegurar la calidad de vida del paciente, ayudarle a controlar los síntomas y acompañar a los familiares. “Al ser un momento crítico para el paciente y para sus familias, el médico de Atención Primaria tiene que intervenir de una forma muy activa”, indica Manuel Mejías.

El médico de Familia dispone de diversas herramientas para conocer e identificar a los pacientes que requieren cuidados paliativos. Cuando las herramientas indican una gran necesidad de cuidados, se precisa también la aportación de los médicos de atención hospitalaria, donde la coordinación entre ambos niveles asistenciales se vuelve fundamental (a través de los Planes de Asistencia Compartida).

Sin embargo, la tendencia es que, en una población cada vez más envejecida, se vaya a requerir en un futuro próximo a un mayor número de profesionales formados específicamente en cuidados paliativos. El ratio idóneo de cobertura se establece en una unidad de cuidados paliativos (UCP) por cada 80.000 habitantes. Actualmente, tan solo Cataluña y La Rioja cubren esta demanda; Andalucía, Comunidad Valenciana, País Vasco, Canarias y Asturias son, en esta clasificación, las que cuentan con un servicio de cuidados paliativos más escaso, con una sola unidad por cada 150.000 habitantes o más. Por ello, en aquellos casos en los que no se dispone de especialistas, son los equipos de urgencia los que actúan.