No se pierda

El Hospital Universitario de Fuenlabrada forma sobre ecografía dermatológica pediátrica

12 de Junio, 2017

Demostrar la utilidad de la ecografía cutánea en la dermatología pediátrica ha sido el objetivo de la jornada científica celebrada en el Hospital Universitario de Fuenlabrada en el que han participado alguno de los mayores expertos de toda España. Dirigida fundamentalmente a dermatólogos, pediatras y radiólogos interesados en la patología cutánea infantil.

El curso organizado por las doctoras Begoña Echeverría y Almudena Hernández del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Fuenlabrada fue inaugurado por el director gerente del hospital, doctor Carlos Mur de Víu en cuya intervención celebró el alto nivel de los intervinientes correspondiéndole al doctor Borbujo la presentación del mismo.

El curso dirigido fundamentalmente a dermatólogos, pediatras y radiólogos interesados en la patología cutánea infantil, se vertebró en una fase teórica donde 10 especialistas presentaron las distintas patológicas que evidenciaban la idoneidad de la utilización de la ecografía como recurso diagnóstico, junto con la exposición de 10 casos clínicos que refrendaban lo anteriormente expuesto.

Servicio pionero en la utilización de la ecografía dermatológica

Muchas han sido las evidencias que han puesto de manifiesto las bondades de esta técnica diagnóstica transcurridos 5 años desde el inicio de su utilización en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. En el caso de las anomalías vasculares, la utilización de la ecografía permite distinguir lesiones parecidas clínicamente pero de evolución y tratamiento diferente. En las anomalías congénitas se pone de manifiesto las alteraciones neurológicas subyacentes, en relación a las lesiones subcutáneas infantiles se revela que aun siendo de aspecto quístico y pequeño tamaño pueden indicar la existencia de anomalías vasculares.

En relación a la utilización de la ecografía en neurofibromatosis permite llegar con más rapidez a su diagnóstico aunque estén fase incipiente y clínicamente sean imperceptibles. El reducir la ansiedad de los padres al minimizar los tiempos de resultados diagnósticos, la inocuidad del procedimiento y el disminuir el número de biopsias a realizar a los niños, son argumentos a contemplar para seguir profundizando en la utilización de esta valiosa herramienta.