Inicio ASP 10 tecnologías que están cambiando la salud

10 tecnologías que están cambiando la salud

Compartir

En los últimos tiempos, la tecnología está cambiando muchos aspectos en nuestra vida cotidiana y todos los días estamos colgados del móvil, internet, redes sociales, realidad virtual (VR), wearables, robots, etc. La asistencia sanitaria no está fuera de toda esta tendencia y su futuro pasa por la incorporación de tecnologías como la inteligencia artificial, la realidad virtual (VR), la realidad aumentada (AR), la impresión 3D, la robótica o la nanotecnología.

En la actualidad, hay un gran debate en torno a las evoluciones tecnológicas y cómo afectarán al futuro. ¿Podrán los robots asumir una gran cantidad de puestos de trabajo? En sanidad podemos hablar de enfermeras, médicos y otros profesionales. ¿Podrá la inteligencia artificial controlar el mundo en un par de años? ¿Podrán las pruebas genéticas revelar muchos secretos sobre nuestro futuro a nivel de salud?. No importa lo que podamos pensar del futuro en la sanidad pero tenemos que tener claro que los avances tecnológicos no se pueden parar. En esta situación, es muy importante que las organizaciones sanitarias observen estas nuevas tecnologías con la mente abierta y con la intención de adoptarlas siempre que esas tecnologías puedan aumentar la calidad del paciente e incrementar la eficiencia de nuestras organizaciones, aunque impliquen inversión. Personalmente creo que la tecnología sólo puede ayudar a mejorar nuestras vidas y la historia nos lo ha demostrado muchísimas veces.

En la asistencia sanitaria, la tecnología digital podría ayudar a transformar los sistemas de salud insostenibles en sostenibles, algo que hace tanta falta en la mayoría de los países desarrollados. Ayudará a mejorar la relación entre los profesionales médicos y los pacientes utilizando las nuevas tecnologías móviles y a ofrecer soluciones más baratas, rápidas y eficaces en la lucha contra enfermedades como el cáncer. Vamos a revisar algunas de las tecnologías que están transformando o transformarán la asistencia sanitaria:

  • Inteligencia Artificial. Como ya hemos ido explicando en diferentes posts anteriores, la inteligencia artificial tiene un gran potencial en la salud, pudiendo llegar a rediseñar completamente algunas partes de nuestros sistemas de salud. La inteligencia artificial es capaz de extraer patrones de la información de los registros sanitarios que no son alcanzables al conocimiento humano. Actualmente son capaces de diseñar planes de tratamiento o de crear nuevas moléculas para futuros medicamentos de manera más rápida. Por ejemplo, la empresa Atomwiese ya utiliza el Deep learning para el descubrimiento de nuevas moléculas. El año pasado realizaron una búsqueda de medicamentos existentes que podían ser rediseñados para tratar el virus del Ebola y la tecnología predijo dos fármacos que podían reducir significativamente la infecciosidad del Ebola. Este tipo de avances abren un gran horizonte en la búsqueda de nuevos tratamientos.
  • Realidad Virtual (VR). La realidad virtual está empezando a cambiar las vidas tanto de los pacientes como de los médicos, sobre todo de estos últimos, que es donde más aplicaciones se han desarrollado hasta estos momentos. En el futuro, los profesionales podrán observar intervenciones como si ellos mismos manejaran el bisturí y los pacientes podrán viajar a cualquier lugar o a su casa mientras están tumbados en la cama del hospital. Una aplicación muy interesante de la realidad virtual en medicina es a nivel de formación, donde esta tecnología va a permitir mejorar la enseñanza de temas complejos a los profesionales médicos. Un ejemplo puede ser cómo enseñar a los cardiólogos el funcionamiento del corazón o aplicaciones en cirugía cardiovascular.Otro curioso ejemplo es el proyecto “We are Alfred”, creado por EmbodiedLabs, que utiliza la realidad virtual, auriculares y un dispositivo de seguimiento manual para sumergir a los usuarios en la historia de un hipotético paciente de 74 años de edad. El principal objetivo de “We Are Alfred” es fomentar la empatía entre cuidadores y sus pacientes, introduciendo a los estudiantes de medicina en la vida de sus pacientes mayores.
  • Realidad Aumentada (AR). La realidad aumentada y la realidad virtual son diferentes. Las dos principales diferencias son que los usuarios en la realidad aumentada no pierden el contacto con la realidad y en la realidad aumentada se intenta perfeccionar la realidad agregando más información a través de nuestros sentidos. La realidad virtual intenta sustituir la realidad.En los sistemas sanitarios, su aplicación es múltiple. En el caso de los profesionales médicos puede ayudarles a preparar mejor sus operaciones, permitiendo a los cirujanos mejorar sus capacidades con más información en tiempo real. Un ejemplo es Medsights Tech, que ha desarrollado un software que demuestra la aplicación de la realidad aumentada en la creación de reconstrucciones tridimensionales precisas de tumores. A los pacientes, la realidad aumentada podría ayudarles a describir sus síntomas con mayor precisión. Las compañías farmacéuticas pueden utilizar la tecnología para ofrecer información más innovadora sobre los fármacos, forma de dosificar, reconstituir, conservar, etc.
  • El Internet de las Cosas (IoT), wearables y sensores. El futuro de la medicina y el cuidado de la salud está estrechamente relacionado con la colocación de los pacientes en el centro de los servicios sanitarios (patient empowerment), potenciando que los pacientes cuiden de su propia salud haciendo uso de las nuevas tecnologías. Todo lo relacionado con las tecnología móviles y su aplicación a la salud  ha permitido que estas nuevas tecnologías lleguen a los pacientes de forma muy rápida y ha permitido el rápido crecimiento de los wearables, que permiten hacer un seguimiento de nuestro estado de salud. Son excelentes dispositivos para conocer más sobre nosotros mismos y mejorar el control de nuestras vidas a nivel sanitario, aunque en algunas ocasiones este exceso de información sea contraproducente.Existe una gran cantidad de ejemplos, como el reloj inteligente, que lleva muchos años entre nosotros y ha encontrado un lugar en la industria de la salud gracias a proyectos como HealthKit y ResearchKit potenciados desde Apple. A nivel de wearables, cómo no hablar del famoso Fitbit y todas sus posibilidades. Si queremos hacer un seguimiento de nuestro fitness podemos hablar de Pebble. Si tenemos problemas de sueño, existen diferentes herramientas disponibles para hacer seguimiento del sueño o la banda muse para ayudarnos a meditar.
  • Secuenciación del genoma. La evolución en la tecnología que permite la secuenciación del genoma humano ha sido total. En 2003, la primera secuencia del genoma humano costo 2.7 billones de dólares. En enero de 2017, el gigante de la secuenciación de ADN Illumina dio a conocer una nueva máquina que la compañía dice que será capaz de ordenar todo el genoma por menos de 100$. Ésto implica que podremos tener una prueba genética más barata que un análisis general de sangre.¿Qué potencial tiene todo esto? Sin lugar a duda enorme y es la base de la medicina personalizada de la que tanto se está hablando en la asistencia sanitaria. Esta información es importantísima en la sensibilidad a los medicamentos, afecciones médicas e incluso historial familiar. Además, ya existen varios campos donde se han aprovechado las ventajas de la secuenciación del genoma como la nutrigenómica, el estudio cruzado de la nutrición, la dietética y la genómica. Algunas compañías como Habit, están ofreciendo dietas personalizadas basadas en códigos genéticos. En el campo del deporte, Athletigen Technology Inc. une el deporte y la genómica. Su objetivo es utilizar la información recogida del ADN de los deportistas para mejorar su rendimiento, salud y seguridad.
  • Desarrollo de medicamentos. Actualmente el desarrollo de nuevos fármacos es demasiado largo y demasiado caro. Existen formas de mejorarlo, desde la utilización de la inteligencia artificial hasta aplicar mejoras en los procedimientos organizativos. El más revolucionario es el concepto conocido como ‘Silico clinical trials’. Se trata de simulaciones informáticas individualizadas utilizadas en el desarrollo o la evaluación regulatoria de un medicamento, dispositivo o intervención médica. Aunque los ensayos clínicos completamente simulados no son factibles, esta tecnología se espera que aporte grandes beneficios sobre los actuales ensayos clínicos. Imaginemos que se pudieran simular miles de nuevos medicamentos en millones de modelos de pacientes virtuales en cuestión de minutos. La revolución en la industria farmacéutica y en la atención sanitaria sería total.
  • Nanotecnología. En estos momentos estamos muy cerca de la era de la nanomedicina. En un futuro muy próximo, las nanopartículas y los nanodispositivos funcionarán como sistemas precisos de administración de fármacos, tratamiento del cáncer o cirujanos muy pequeños y precisos. Por ejemplo, los investigadores del Instituto Max Planck han estado experimentando con robots de tamaño micro(más pequeños que un milímetro). Literalmente nadan a través de los fluidos corporales y podrían utilizarse para administrar fármacos de una manera altamente selectiva. Estos microrobots están diseñados para nadar a través de fluidos como el torrente sanguíneo, alrededor de su sistema linfático, o a través de la viscosidad resbaladiza en la superficie de los globos oculares.
  • Robótica. Uno de los campos de más rápido crecimiento en la atención sanitaria es la robótica. Los avances realizados van desde robots quirúrgicos como el famoso Da Vinci, la rehabilitación y prótesis o el almacenaje y distribución de medicamentos, desinfectantes o exoesqueletos. Con la ayuda de estos exoesqueletos, las personas pueden caminar, ayudando en la rehabilitación de los pacientes con daños en el cerebro o lesiones de la médula espinal.Los robots también pueden servir como un socio social con el fin de aliviar la soledad o tratar problemas de salud mental. Un ejemplo es Riba. Jibo ha sido desarrollado para ayudar a tranquilizar y evitar experiencias traumáticas a los más pequeños en los hospitales. Veebot, aunque está en etapa de desarrollo, quiere ser el primer robot en extraer sangre y poner líneas venosas sin errores y con el mínimo dolor posible. Existen muchos más ejemplos Pepper, Paro, Buddy, etc.
  • Impresión 3D. El conjunto de objetos que son impresos en 3D con éxito demuestra el potencial que esta tecnología va a tener en un futuro muy cercano en la medicina. Los ejemplos van desde la impresión de tejidos con los vasos sanguíneos hasta los huesos y la piel sintética. Un ejemplo es Exovite, que pretende acabar con las tradicionales escayolas mediante la impresión 3D. La impresión 3D se va a extender de forma muy rápida a todo el mundo. Un ejemplo es ‘Not Impossible Labs‘, que ha llevado impresoras 3D a Sudán, donde la guerra ha dejado a muchas personas con miembros amputados. La organización formó a los lugareños para manejar la maquinaria y crear extremidades específicas para los pacientes, adaptándose a las nuevas y muy económicas prótesis.

Me surgen muchas preguntas alrededor de estas tecnologías y su aplicación en las organizaciones sanitarias. ¿Qué tecnologías creéis que tienen mas futuro a nivel sanitario? ¿Qué tecnologías están penetrando en los sistemas sanitarios con más rapidez? ¿Cuáles son los principales obstáculos en su introducción?
..Javi Abad. Hablando de eSalud