Inicio ASP La baja retribución de los médicos pone en riesgo la calidad asistencial

La baja retribución de los médicos pone en riesgo la calidad asistencial

Compartir

Las condiciones laborales y retributivas de los profesionales con las aseguradoras “ponen en riesgo la calidad en la prestación asistencial en el ámbito privado incluyendo a los ciudadanos acogidos al modelo MUFACE e ISFAS”. Es la principal conclusión de un comunicado que ha emitido el Colegio de Médicos de Valladolid.

Para el Colegio “las tarifas por acto médico con las que se retribuye a los médicos, son poco menos que ridículas y obligan a éstos, a fin de que resulte mínimamente rentable su actividad profesional privada, a un número elevado de consultas por jornada. Este hecho dificulta en gran medida la calidad asistencial y la necesaria cercanía en la atención al paciente”. Además, asegura que estas tarifas “no son negociables en virtud de la libertad de mercado y las organizaciones profesionales como las nuestras no pueden, por ello, defender a sus colegiados y a los pacientes exigiendo unas condiciones dignas de trabajo y una retribución acorde al conocimiento y a la responsabilidad de los actos médicos”.

Prosigue el comunicado contra la aseguradoras indicando que “el modelo asistencial que estas compañías desarrollan carece además de la necesaria integración y se desenvuelve, con cierta frecuencia, en prestaciones fragmentadas que dificultan una atención sanitaria eficiente y de calidad”, y que como consecuencia las aseguradoras médicas privadas “están llevando a una guerra de precios a la baja en sus ofertas de aseguramiento a los ciudadanos, cuya publicidad es temeraria y, como poco, sesgada”.

Esta no es una reivindicación nueva, de hecho, el Consejo Gallego de Colegios Médicos denunciaba hace pocas semana las condiciones laborales que sufre el colectivo profesional que trabaja en la medicina privada y que, según el Consejo se pone en riesgo la calidad en la prestación asistencial.

El Consejo informó que ya había mantenido diversas reuniones para pedir un cambio de planteamiento en el modelo asistencial y, sobretodo en la relación con los médicos que ejercen su actividad profesional en la medicina privada.