Inicio ASP La tomografía por resonancia magnética podría detectar el lugar en donde se...

La tomografía por resonancia magnética podría detectar el lugar en donde se ubica el miedo y la ansiedad en el cerebro

Compartir

Unos científicos afirman que han averiguado el lugar del cerebro donde se localiza el miedo y la ansiedad. La relevancia del estudio es grande, y es que como indica la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association), en palabras del autor del estudio, Justin Kim, del Colegio Dartmouth, en Hanover (Estados Unidos), “los hallazgos podrían conducir a nuevas formas de diagnosticar y tratar a las personas con un riesgo más alto de afecciones relacionadas con la ansiedad”.

La incertidumbre y la ambigüedad de las amenazas potenciales en el futuro son esenciales para comprender la generación de la ansiedad y los trastornos de ansiedad”, añade Kim.

En el pequeño estudio participaron 56 estudiantes mentalmente sanos que se sometieron a tomografía por resonancia magnética del cerebro. Los participantes también completaron una encuesta que evaluó su capacidad de afrontar la incertidumbre de los problemas o los eventos negativos en el futuro.

Tras comparar las encuestas y las imágenes del cerebro, los investigadores hallaron que el tamaño de una parte del cerebro llamada cuerpo estriado se vinculaba firmemente con la intolerancia a la incertidumbre. “Nuestra investigación sugiere una relación entre la capacidad de un individuo de afrontar esta incertidumbre y el volumen de la materia gris dentro de un área específica del cerebro”, afirma Kim.

Los autores del estudio concluyeron que los participantes con un cuerpo estriado (una región involucrada sobre todo en la función motora) inusualmente grande podrían tener dificultades con las preocupaciones sobre qué les depara el futuro. En este sentido, Kim considera que “las personas con dificultades para tolerar un futuro incierto tenían un cuerpo estriado relativamente grande”.

Lo que nos sorprendió es que solo estuviera implicado el cuerpo estriado, y no otras partes del cerebro que examinamos”, añade.
Kim y sus colaboradores anotaron que sus hallazgos sugieren que este vínculo existe en las personas que tienen dificultades para afrontar la ansiedad pero que no han recibido un diagnóstico formal de una de esas afecciones.

Nuestros hallazgos demuestran que la relación entre un volumen mayor en el cuerpo estriado y la intolerancia ante la incertidumbre puede ser observada en individuos sanos”, apuntó Kim. “Tener un volumen relativamente más alto en el cuerpo estriado podría asociarse con qué tan intolerante se es al enfrentarse a un futuro incierto”. Los investigadores sugieren que monitorizar el cuerpo estriado y monitorizar su volumen podría ayudar a identificar a las personas con un riesgo más alto de desarrollar un trastorno de ansiedad generalizada o un trastorno obsesivo comupulsivo (TOC) en el futuro.

En España, 1.911.186 personas se vieron afectadas por trastornos relacionados con la ansiedad en 2015, lo que supone el 4,1 % de la población, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). A nivel mundial, 264 millones, sufre ansiedad, un 3,6 % de la población global, siendo más común entre las mujeres que en los hombres (un 4,6 % frente a un 2,6 % a nivel mundial).

..Redacción