Inicio Actualidad Lo que quedará después

Lo que quedará después

Compartir

Publicado en Diario Médico
Lo opuesto a luchar es resignarse. Y si la resignación es la aceptación de la adversidad, luchar es sinónimo de inconformismo; tomar la decisión de cambiar la situación en la que te encuentras en medida de lo posible. La Real Academia Española de la lengua define una enfermedad como “alteración más o menos grave de la salud”, una definición que, aunque escueta, recoge un concepto clave: alteración. Las enfermedades aparecen en nuestras vidas de forma súbita y la sacuden, poniéndola en riesgo. En un corto lapso de tiempo debemos asumir nuestra nueva situación y adaptarnos a ella. Enumerarán un listado de signos y síntomas; recibiremos un diagnóstico, tratamientos y recomendaciones. Deberemos decidir. Quizá no podamos elegir aquello a lo que vamos a enfrentarnos, pero lo que sí está en nuestra mano es la actitud que tomemos ante ello. Consecuentemente, querer curarse es querer luchar.