Inicio Actualidad Mi sanidad no se vende, se defiende

Mi sanidad no se vende, se defiende

Compartir

Publicado en El Español
Alguien a nuestro alrededor se encuentra muy mal. Después de varias horas esperando a que se le pase ese malestar por si solo, decide ir al hospital. Se acerca a urgencias y una multitud está en la sala, esperando a ser atendidos bajo caras de dolor, miedo y enfado… Van saliendo sanitarios que se van llevando a pacientes, pero nuestro protagonista sigue esperando. Se oye un golpe fortísimo, enfermeros corriendo, celadores viniendo, médicos que salen de sus salas para mirar que ha pasado. Hay pacientes nerviosos y administrativos sin dar a basto. ¿Qué ha ocurrido? Se ha caído un techo del hospital que se encontraba en la planta de ingresados. Hay pedazos de techo por todas partes. Decoran el panorama de hacinamiento de pacientes en las plantas, unos en sillas, otros en camas, otros de pie, no hay espacio.