Inicio ASP La plasticidad y comodidad del Clase V de Mercedes-Benz

La plasticidad y comodidad del Clase V de Mercedes-Benz

Compartir

La experiencia de 7 personas, 3 adultos y 4 niños, con sus maletas, sus MP3, sus smartphones y las ilusiones de las vacaciones en un Clase V de Mercedes-Benz, en medio de la expectación por lo que se van a encontrar, son un recorrido sensorial no percibido antes. El encuentro es con el espacio y la comodidad de un monovolumen de diseño moderno y exclusivo que responde a todos los cánones de calidad característicos de la marca: calidad, fiabilidad y durabilidad, mucho más cerca de una berlina de lo que cualquiera puede imaginar.

Loa comentarios de los niños sobre los acabados, la comodidad o las diferentes opciones pasan a segundo plano cuando empieza el viaje. La conversación va cambiando a la habitual escena familiar con pequeñas discusiones por si la música está alta, porque una hermana le ha quitado las bermudas a la otra o porque hace ruido cuando se levanta. No hay quejas por el espacio para viajar, no hay quejas porque papá o mamá “me han limitado la maleta”, son cosas del pasado, de otra época, cuando Clase V no existía.

Sin embargo, el conductor tiene otra visión, acostumbrado a un coche grande no nota la diferencia. La conducción suave, la comodidad del asiento, de la posición, la sensación de seguridad siendo consciente de algunos de sus puntos fuertes:

  • Asistente para rachas de viento lateral
  • Asistente de atención
  • Asistente de frenada BAS
  • ESP Adaptativo
  • Asistente de aparcamiento
  • Cámara 360º
  • Cámara trasera y delantera
  • Sistema DISTRONIC PLUS con asistente de prevención de colisión
  • Asistente de punto ciego
  • Detector activo de cambio de carril

Más que un viaje parece un traslado, el destino es el objetivo, y el coche, lejos de ser el problema es uno de los placeres.