Inicio ASP Ignacio Arnott: médico y organizaciones deben ser motor que empuje hacia la...

Ignacio Arnott: médico y organizaciones deben ser motor que empuje hacia la interoperabilidad

Compartir

Ignacio Arnott González-Tova es Senior Management Consulting Manager en Accenture, con una experiencia superior a 10 años en el ámbito de la sanidad. Ha sido el responsable de la mesa Interoperabilidad entre los sistemas de información sanitario del libro 100 Medidas que mejoran el sector de la salud, y ha atendido a iSanidad. Lo mejor de la Sanidad para enfatizar lo más importante de esta área, crucial en un futuro próximo.

Para hablar de interoperabilidad hay que decidir de quien son los datos de la Historia Clínica, ¿de quién son: del paciente, del médico, del hospital…?
Son muchas las respuestas que se pueden escuchar ante esta pregunta ya que en la creación del dato todos juegan un rol fundamental pero, si realmente queremos transformar y evolucionar el sistema sanitario, el dato es y debe ser del paciente.

En cuanto a la gestión de la información, las personas de hoy somos más exigentes de lo que fueron nuestros padres y abuelos. No disponer, en cualquier momento y en cualquier lugar, de nuestra información bancaria, del detalle de las compras que hacemos o incluso de la actividad deportiva de la última semana es algo inimaginable para muchos por lo que ¿cómo no vamos a demandar lo mismo en algo tan serio como es nuestra salud?

La Historia Clínica es y debe ser del paciente

Desde el punto de vista del paciente, ¿es la interoperabilidad un elemento crucial?
No cabe duda que el objetivo principal que todos queremos es que las personas estemos sanas y, en caso de enfermar, podamos recibir la mejor asistencia posible.
Cada vez somos más las personas que a lo largo de nuestra vida tendremos contacto con distintos proveedores de salud, unas veces serán públicos, otras privados y, con seguridad, no siempre estarán en la misma Comunidad Autónoma.
La interoperabilidad se constituye como una potente herramienta al servicio de este objetivo y de su correcta aplicación se ven beneficiados los pacientes pero también los profesionales sanitarios, las organizaciones y la sociedad al completo.

La interoperabilidad es una potente herramienta para favorecer la mejor asistencia

Bancos, agencia tributaria, ventas por internet… ¿tan difícil es compartir los datos sanitarios para mejorar el sistema?
Es complejo pero realizable. Desde un punto de vista puramente técnico, compartir datos dentro de las diferentes áreas de una organización sanitaria, entre diferentes organizaciones o incluso entre varios países es algo que la tecnología tiene resuelto hace tiempo y existen múltiples mecanismos para llevarla a cabo. Vivimos en un mundo en el que dentro de poco estaremos conectados las 24 horas y nuestros datos se comparten más de lo que en muchas ocasiones llegamos a ser conscientes nosotros mismos.
En mi opinión, las barreras existentes se pueden superar pero requiere dedicarle tiempo y, sobre todo, motivación al cambio. Es una cuestión de prioridades y de relevancia para los objetivos del negocio pero, lo más importante es iniciar el camino y no dejar de avanzar.

¿Qué barreras pesan más para que cueste tanto encontrar sistemas interoperables, las legales, económicas, organizativas o culturales?
Existen muchas barreras de diferente naturaleza, económicas, culturales, organizativas… que actualmente son difíciles de superar y que suponen un freno al modelo interoperable hacia el que está avanzando la sanidad. En este sentido, toda transformación requiere realizar una inversión en tiempo y dinero, ambos recursos escasos para las organizaciones pero más importante es conseguir alcanzar un acuerdo entre todas las partes y establecer los procedimientos y normas necesarios para que la interoperabilidad se haga realidad.

¿Son el médico y las organizaciones profesionales un “escollo” o un “motor” del desarrollo de los sistemas interoperables?
En estos momentos prácticamente todas las organizaciones están inmersas en un proceso de transformación demandado por el ámbito sanitario y sus propios profesionales. El propio paciente y sus familiares reclaman más información y autonomía para formar parte de su salud. En este contexto, la interoperabilidad es entendida como el motor necesario e indispensable para hacer posible que el modelo funcione, y por supuesto que el rol de médicos y organizaciones profesionales deben ser un motor que empuje en la misma dirección.
..Redacción