Inicio ASP BMV 540 i: corazón de león

BMV 540 i: corazón de león

Compartir

Comenzamos la prueba del nuevo BMW 540i, un coche que vuelve a poner el listón muy alto. No podemos pulsar el botón sin antes dar las gracias a Ilbira Motor BMW de Granada y a su gerencia por cedernos esta impresionante unidad. Detrás de una apariencia normal de una berlina de lujo, se esconde un motor “felino” de impresionantes prestaciones y aquilatado consumo, junto con unos elementos de ayuda a la conducción, que nos introducen en la primera división de los aportes tecnológicos a la seguridad vial y conducción.

A medio camino entre berlinas medias como los Audi A4, BMW Serie 3 o Mercedes Clase C, y “lo más de lo más”, como el Audi A8, BMW Serie 7 y Mercedes Clase S, se sitúan tres modelos que, como los anteriores, son enemigos desde su nacimiento. Los Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E se orientan hacia un tipo de cliente acomodado, que busca más espacio pero que tampoco quiere tener en su garaje “un barco”. Dejan sensaciones de berlina de representación, las nombradas anteriormente, sin atracar de manera tan contundente tu cuenta corriente. Una opción a tener en cuenta si buscas un coche cómodo, refinado y de buena posición.

Precisamente el nuevo BMW Serie 5 se inspira notablemente en su hermano mayor, el BMW Serie 7. La inspiración es tal que muchos hablan de un Serie 7 en miniatura. Sea como sea es cierto que el diseño del Serie 5 nos mete de lleno en una atmósfera Serie 7, pues tanto el frontal, como el perfil, como los remates de la zaga han sido completados con el mismo pincel. Sin duda, donde la nueva berlina se lleva la palma es en el frontal. Gana fuerza, arriesga un poco más. El nuevo BMW Serie 5 nos mira en esta edición con más deportividad gracias a la línea de los pilotos, los conocidos nervios del capó y el diseño del paragolpes.

He dicho que el frontal se lleva la palma, sí, pero no por ello han descuidado la zaga. En esta ocasión las tornas cambian, y si desde mis ojos os digo que la parte frontal gana deportividad, la trasera también gana, pero eleganciamas en la versión probada, con el paquete M de extra. La finura de los pilotos es la responsable, pese a que con la doble salida de escape, de formas trapezoidales, se busque ese lado atrevido que nunca puede faltar en el diseño exterior de un BMW. La línea llega hasta esta zona de forma limpia, pues en el perfil vemos algún nervio más estético y poco más. Bueno sí, el remate que también vemos en el Serie 7 en la parte baja cerca de las faldillas laterales.

Esta línea gana en centímetros, terminando con 4,93 m de largo, 1,47 m de alto y 1,86 m de ancho. Además, gana también en opciones, encontrando distintos llamémosles “trajes” para vestir su cuerpo. El más elegante, y el que veis en imagen, pues es el que se luce en nuestra unidad de prueba, es el acabado M.

Con unos enormes asientos, que cuenta con ventilación, forrados en piel y co reglajes eléctricos, el interior mejora notablemente con respecto a la generación pasada. Nueva instrumentación, digital y con un acabado mucho más vistoso que la analógica, y una consola central que como es habitual se orienta hacia el conductor.

La gran pantalla que se sitúan en la cima de la mencionada consola central es la que recoge gran parte de la información de los distintos sistemas del nuevo BMW Serie 5. Es táctil, tiene una altura correcta, situada a la vista con un simple giro de cabeza, y cuenta con un tamaño de 10,25 pulgadas. Además, hacia ella apuntaremos cuando queramos hacer uso del control gestual, uno de los modernos sistemas que acompañan a esta generación. Mientras tanto, el túnel de transmisión se completa con el elegante selector de cambios, la rueda del sistema de info-entretenimiento y alguna botonería, como la que da acceso a los distintos modos de conducción.

Los interiores de BMW tienen fama de pecar de espartanos, unas sensaciones que han cambiado con el paso de las generaciones. Además, la calidad es su seña de identidad, y es primordial en este segmento, encontrando materiales blandos tanto en las zonas más altas del salpicadero como bajo el mismo.Tanto el diseño , como las luceses interiores y sus multiples posibilidades de combinación nos sumergen en una atmosfera atractva

Analizando el espacio del BMW Serie 5, me centro en sus plazas traseras, pues en la fila delantera era de esperar que camparas a tus anchas. La fila trasera gana algunos centímetros y mejora con respecto a la generación F10. Los ocupantes de estas plazas viajaran ahora más cómodos, disponiendo de más espacio para las rodillas. Incluso la tercera plaza te invita a viajar, pues aunque el túnel de transmisión puede incordiar la anchura es correcta. En cuanto al maletero, puedo deciros que no será el apartado que hará decantar la balanza entre éste y el Mercedes Clase E. La capacidad es de 530 l., similar a la del de la estrella, y las dimensiones, con una boca ancha y unas formas aprovechables, son acertadas.

Salvo el estruendo que emana desde la parte trasera, sobre todo en el primer ralentí, pues bien debéis saber que bajo la piel de este BMW Serie 5 hay más de 300 caballos de potencia deseando salir a galopar, el resto de sensaciones están más bien orientadas hacia la suavidad. Y es que esta nueva generación está al nivel de la anterior edición del Serie 7 en confort, pues parece que las ruedas van rozando la carretera con la misma armonía y suavidad que la vara acaricia las cuerdas del violín. Me arriesgo a asegurar que es la parte más destacada de este apartado, aunque aún quedan más.

En este instante voy subido al BMW Serie 5 G30 más potente que vende la marca. Mientras que el M5 siga en su cueva esperando salir a morder a los Mercedes-AMG E63 y los Audi RS6 Avant, el 540i seguirá siendo el Serie 5 G30 “gasolina” más potente. A pesar de lo explicado, el BMW 540i no destaca por su deportividad. pero si tiene un motor que no solo sorprende por sus prestaciones y agresividad , sino también por su consumo , bastante aquilatado , si no abusamos del acelerador y su potente motor cuenta con una mecánica de seis cilindros y 340 caballos de potencia, , te aprieta como un masajista novato, con mucha precaución. Aun así, no olvides por si quieres subestimarlo que declara 450 Nm de par y una aceleración de 0-100 km/h que roza los 5 segundos, más rápido que algunos respetados deportivos.

He de decir que esta unidad del BMW 540i es el coche más tecnológico que he probado, pues monta muchos de los sistemas que el catálogo de la marca bávara pone a disposición del cliente.. el sistema de conducción semi-autónoma que propone BMW. Se activa desde el mismo volante y es capaz de controlar la dirección por unos segundos, manteniendo el vehículo en el carril y en los límites establecidos de velocidad. A los 10 segundos, según el tráfico lo permita, te pedirá que vuelvas a coger el volante. Tras completar esta orden volverá a tomar control el vehículo. Dando a la conducción una suavidad y seguridad que hace un placer consumor millas con este vehiculo.

Sin duda un acierto de BMW, concitar tanto avance en una berlina, que si bien su precio con todos los extras es alto, también es cierto que por la utilidad de estos sería difícil prescindir de alguno.
..Dr. Francisco Toquero