Inicio ASP Las enfermedades que reducen la funcionalidad, el ictus, el dolor crónico y...

Las enfermedades que reducen la funcionalidad, el ictus, el dolor crónico y el cáncer acaparan los casos de depresión

Compartir
dav

La depresión es muy habitual en las enfermedades crónicas, sobre todo en aquellas que comprometen la funcionalidad del paciente, las que afectan al sistema nervioso central (SNC) y esperanza de vida o cursan con dolor crónico, según el especialista en Geriatría, el Dr. Enrique Arriola. En concreto, es muy frecuente que se asocien a procesos depresivos el Alzheimer, el Parkinson, el cáncer, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares (como el ictus) y la fractura de cadera.

El Dr. Arriola ha sido el encargado de impartir una ponencia sobre depresión en el paciente crónico dentro del I Foro de Cronicidad SEGG-SEMG 2017 celebrado en Valladolid entre la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Durante este encuentro se enumeraron algunas características que pueden hacer al paciente más vulnerable a padecer depresión. Entre ellas, están los episodios depresivos previos, el aislamiento social, la presencia de enfermedad física discapacitante, el dolor crónico, el deterioro cognitivo y el insomnio crónico.

La nutrición, la diabetes en el paciente crónico anciano, así como el riesgo cardiovascular, la osteoporosis y el deterioro cognitivo son otros temas tratados dentro del I Foro de Cronicidad

Situaciones como la viudedad, separación, divorcio, vivir en soledad, así como tener un nivel educativo y status socioeconómico bajo, la vivencia de acontecimientos vitales estresantes o duelo, también nos pueden llevar a la depresión, según el Dr. Arriola.

La historia clínica y la entrevista dirigida, junto a la valoración integral de paciente (biológica, social, emocional, cognitiva y conductual), son las que ayudan al profesional sanitario al diagnóstico de la depresión. Así mismo, el Dr. Arriola señala la importancia de evaluar el riesgo de suicidio, sobre todo en mayores.

Los episodios depresivos previos, el aislamiento social, la presencia de enfermedad física discapacitante, el deterioro cognitivo y el insomnio crónico, pueden llevar al paciente a caer en depresión

En cuanto a cómo puede el médico tratar la depresión en los enfermos crónicos, el especialista en Geriatría informa de que en los casos leves se puede hacer mediante psicoterapia, aunque advierte que “no existe un patrón de aplicación en pacientes geriátricos”.  Sin embargo, “la farmacoterapia es la piedra angular, aunque no la única, en el tratamiento de la depresión”, en palabras del experto.