Inicio ASP Uno de cada tres pacientes que ha sufrido un ictus desconoce sus...

Uno de cada tres pacientes que ha sufrido un ictus desconoce sus factores de riesgo

..Cristina Cebrián
La promoción y protección de la salud mediante la prevención en Atención Primaria es una de las líneas estratégicas fundamentales para la lucha contra el ictus. Una enfermedad que, en el caso de las mujeres, supone la primera causa de muerte y cada año afecta a 120.000 personas en nuestro país.

La Asociación Freno al Ictus ha organizado la III Jornada “Prevención del ictus: el control de los factores de riesgo” con el objetivo de abordar los puntos más importantes en la prevención y control de los factores de riesgo del ictus, desde la visión de expertos de distintos ámbitos sanitarios: atención primaria, enfermería, medicina del trabajo, farmacia, educación y sociedades científicas. La adherencia al tratamiento es uno de esos factores clave para lograr la eficacia de cualquier tratamiento crónico. El presidente de Freno al Ictus, Julio Agredano, destacó la importancia de llevar a cabo un seguimiento a los pacientes que han sufrido un ictus ya que, según los resultados de un estudio realizado a pacientes con ictus, “más del 50% de los afectados por ictus tiene los factores de riesgo descontrolados. Es decir, continúan con una vida sedentaria, sin actividad física y descuidando la alimentación”, aclaró.

Julio Agredano, presidente de Freno al Ictus: Más del 50% de los afectados por ictus tiene los factores de riesgo descontrolados. Es decir, continúan con una vida sedentaria, sin actividad física y descuidando la alimentación

Agredano moderó la mesa “¿La adherencia al tratamiento es la llave al control de los factores de riesgo?” en la que el Dr. Ignacio Lozano, responsable del Plan de Parada Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), señaló la adherencia como la base para lograr que cualquier tratamiento crónico sea eficaz. Para el doctor, el control y conocimiento de los factores de riesgo resulta fundamental y los profesionales deben ser conscientes de ello. “El médico, que tiene poco tiempo en la consulta con los pacientes, se focaliza en el fármaco y busca la efectividad de éste, pero también debemos centrarnos en la adherencia”, explicó el miembro de la SEC. En este sentido, Blanca Fuentes, presidenta de la Asociación Madrileña de Neurología), destacó los resultados de un estudio antropológico realizado desde su organización y que señalan que uno de cada tres pacientes que ha sobrevivido a un ictus desconocía los factores de riesgo de la enfermedad. La doctora explicó que además “estos pacientes no reconocían sus propios factores de riesgo, aquellos que ya habían sufrido, como la hipertensión o la hipercolesterolemia. No saben que estos factores han podido influir en su ictus”.

Dra. Blanca Fuentes: estos pacientes no reconocían sus propios factores de riesgo, aquellos que ya habían sufrido, como la hipertensión o la hipercolesterolemia. No saben que estos factores han podido influir en su ictus

Cristina Avendaño, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC), sumó la importancia de la individualización del tratamiento ya que, en su opinión, “las estrategias encaminadas a la mejora de la adherencia deben ser individualizadas” y añadió que “tras una primera interiorización de los factores de riesgo, hay que identificar a los pacientes no adherentes o con alto riesgo de no adherencia, analizar los factores que provocan esta situación y poner en marcha estrategias que se puedan integrar en la práctica clínica diaria”.

Existen varios aspectos positivos que se dan en cuanto al control de los factores de riesgo de la enfermedad, como son los avances en los tratamientos y en la atención cada vez más precoz a los pacientes. Pero también hay mejoras que se deben hacer tal y como señala Carmen Funes, vicepresidenta de la Sociedad Española de Enfermería Neurológica (SEDENE), que “echa en falta” una atención posterior al tratamiento inicial, en Atención Primaria, en rehabilitación con fisioterapia, atención psicológica y cuidado de la alimentación. La enfermera remarcó la importancia de llevar a cabo un plan multidisciplinar con todas estas especialidades para complementar la adherencia al tratamiento.

El servicio de la Farmacia Comunitaria aumenta la adherencia a los medicamentos entre un 35 y un 75,7%

Por otro lado, las oficinas de farmacia y los farmacéuticos juegan un papel importante en este asunto, ya que son actores esenciales de la intervención asistencial a pacientes en esa adhesión a los tratamientos. En esta línea, Rosa López-Torres, farmacéutica y tesorera del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), destacó los beneficios que aportan los servicios de adherencia de la Farmacia Comunitaria y la importancia de llevar a cabo estudios para dar resultados de incremento de adherencia en pacientes. Según la OMS, explica Rosa, “el 50% de los pacientes crónicos no cumple con los tratamientos prescritos” y añade que los resultados de estudios realizados desde su organización, como “Adhiérete” revelan que “el servicio de adherencia en la Farmacia Comunitaria a pacientes mayores, crónicos y polimedicados reduce en un 33,4% los problemas relacionados con los medicamentos y aumenta la adherencia a los mismos entre un 35 y un 75,7%”.

Desde la visión de la Asociación Madrileña de Neurología, Blanca Fuentes hizo hincapié en diferenciar entre los factores de riesgo cardiovasculares y los cerebrovasculares. Hay muchos que son comunes pero otros como la diabetes o la hipertensión arterial no lo son tanto y, en este sentido, la Dra. Fuentes explica que “si se consigue reducir el consumo de tabaco y alcohol, realizar una adecuada vigilancia y tratamiento de estos factores cardio y cerebrovasculares, podremos reducir en un 90%  el riesgo de sufrir un ictus”.

Mejoras en la adherencia

Tras realizar un análisis sobre la incidencia de los factores de riesgo de esta enfermedad, la pregunta es obligada: “¿Qué se puede hacer para mejorar la adherencia al tratamiento?”. El Dr. Ignacio Lozano apuesta por hacer uso de las nuevas tecnologías para aportar valor. “Los smartphones están vacíos de salud y la información más importante la perdemos, no hemos sido capaces de que los teléfonos inteligentes nos cuenten cosas útiles, por ejemplo ante un accidente, un coma diabético o una prevención del ictus”, señala.

Dr. Ignacio Lozano: Los smartphones están vacíos de salud y la información más importante la perdemos, no hemos sido capaces de que los teléfonos inteligentes nos cuenten cosas útiles, por ejemplo ante un accidente, un coma diabético o una prevención del ictus

También remarcó la importancia de formarnos en este ámbito, así como involucrar a las administraciones públicas en temas de salud: “tenemos que hacer ruido, desde las sociedades científicas y fundaciones, a todos los niveles”. Como ejemplo, el cardiólogo explicó que con algo sencillo como el envío de un sms a los pacientes incluyendo información relativa al desarrollo de su tratamiento, se puede mejorar esa adherencia.

En la misma línea, la Dra. Avendaño coincidió en destacar que esa inversión en educación y nuevas tecnologías tiene un retorno por el que merece la pena llevarla a cabo para mejorar la adherencia al tratamiento en el caso de la enfermedad del ictus. “A veces los recursos son limitados y por eso hay que invertirlos bien. Tenemos muchas actuaciones en salud que podrían aumentar el gasto de personal pero el retorno demuestra que merece la pena”, concluyó.