Inicio ASP Dra. Escarlata López (GenesisCare): “Ante esta pandemia, se está tornando a la...

Dra. Escarlata López (GenesisCare): “Ante esta pandemia, se está tornando a la radioterapia para que los pacientes tengan menos problemas de inmunosupresión”

pandemia-radioterapia-inmunosupresión

..Hortensia Mateo.
El año pasado se diagnosticaron 270.000 casos nuevos de cáncer. Los pacientes oncológicos son considerados población de riesgo ante el Covid-19, por lo que se deben encontrar formar de que esta pandemia les afecte lo menos posible, también en lo referido al mantenimiento de sus tratamientos. La Dra. Escarlata López, directora médica de GenesisCare, comenta a iSanidad que la radioterapia, como uno de los pilares de los tratamientos oncológicos, ofrece una alternativa a las terapias más agresivas ante esta pandemia, permitiendo que los pacientes tengan una menor inmunosupresión, y evitando un mayor riesgo de contagio.

¿De qué forma afecta el Covid-19 a los pacientes con cáncer?
Son una población de riesgo por varios motivos: padecen una enfermedad debilitante, pertenecen al rango de edad al que más está afectando la infección, algunos están recién operados o en tratamiento de quimioterapia… Sin embargo, he de decir que nuestros pacientes, preocupados por su situación vital, están siendo especialmente cuidadosos y están cumpliendo perfectamente las medidas de aislamiento.

¿Cómo está afectando esta pandemia al inicio y mantenimiento de los tratamientos?
Debido a que las UCI están siendo ocupadas por pacientes Covid-19, nuestros compañeros cirujanos están postergando y dilatando algunos periodos de cirugía siempre de acuerdo con el análisis específico de cada paciente y bajo condiciones de seguridad. De la misma forma, se está realizando la quimioterapia en aquellos pacientes para los que supone primera línea de tratamiento y cuyos beneficios aumentan la supervivencia.

«Debido a que las UCI están ocupadas por pacientes Covid-19, los cirujanos están postergando algunos periodos de cirugía siempre bajo condiciones de seguridad»

También está tornándose ante la pandemia a otros esquemas menos tóxicos, como es la radioterapia, con el objetivo de que los pacientes tengan menos problemas de inmunosupresión. Es verdad que hasta ahora era un tratamiento por el que el paciente tenía que acudir frecuentemente al hospital o al centro. Por ello, se está hipofraccionando el tratamiento, para que, con el mismo control tumoral y efectos secundarios, los pacientes acudan menos días y así tengan un menor riesgo de contagio.

Asimismo, la radioterapia puede apoyar, como uno de los pilares de los tratamientos oncológicos, realizándose antes de la cirugía. Por ejemplo, en el caso del cáncer de recto, y mediante un ciclo corto de cinco días de tratamiento radioterapia, podemos postergar la operación del paciente cuatro meses o incluso más. Y también en los casos de cáncer de mama, donde ahora nos encontramos preparando un protocolo específico, podemos aplazar la cirugía dando primero la radioterapia y, posteriormente, manteniendo a las pacientes con tratamiento hormonal.

“Ante esta pandemia, se está hipofraccionando el tratamiento mediante radioterapia para que los pacientes acudan menos días y así tengan una menor inmunosupresión”

¿Se contempla interrumpir o paralizar los tratamientos?Estamos haciendo todo lo posible para que no se paralicen los tratamientos de los pacientes oncológicos, porque eso podría tener un impacto negativo en su curación y supervivencia. Sin embargo, muchos pacientes nos están transmitiendo que no quieren venir a nuestros centros en estos momentos.

Es importante que comprendan que estamos procurando mantener nuestros centros limpios de infección y tratarles en el menor número de días, para que se expongan lo menos posible y así mantener una buena tasa de curación y de control de la enfermedad. Por ello, quiero mandarles a los pacientes un mensaje de confianza: que sepan que seguimos trabajando para ellos con toda nuestra energía, nuestro conocimiento y nuestro cariño.

¿En qué otros tipos de cánceres la radioterapia ofrece ventajas?
Nos hemos enfocado en seis patologías principalmente, que son las más incidentes y que hay evidencia científica de que podemos dar tratamientos muy efectivos y con menos riesgo para el paciente en estas circunstancias: próstata, recto, mama, pulmón, cabeza y cuello.

Uno de los cánceres donde mejor se puede aplicar esta técnica es en el pulmón. Los cirujanos torácicos pueden operar estadios iniciales con buenos resultados, pero ahora no tienen la posibilidad de hacerlo. Y la radioterapia ofrece una terapia denominada radioterapia estereotáctica corporal (SBRT) en donde el paciente se puede tratar en pocas sesiones, entre tres y diez y de forma radical, no solamente primario, sino también en metástasis pulmonares e igual con metástasis hepática. Con la próstata estamos acortando también los tratamientos, en donde hay veces que se puede hacer en cinco días solamente.

“Desde el primer momento hemos aplicado un protocolo por el que analizamos cada caso sospechoso tanto de paciente como de personal”

¿La compañía está poniendo marcha algún tipo de protocolo de seguridad específico para llevar a cabo las consultas y las sesiones de tratamiento?
Sí, desde el primer momento que tuvimos conocimiento de la epidemia, supimos que nuestros centros debían convertirse en cápsulas de seguridad y se tomaron diversas medidas. Así, se decidió hacer el seguimiento de forma telefónica de aquellos pacientes que ya han superado la enfermedad. En los pacientes que realizan su primera consulta con nosotros, realizamos esa primera aproximación telefónicamente. La administración tiene pantallas fijas de protección, líneas de seguridad para aguardar distancias, los pacientes no esperan en las salas de espera y los familiares no entran con ellos en las consultas. Nuestros centros son considerados limpios porque estamos fuera de los hospitales y, aunque estemos dentro, tenemos una entrada diferente.

En cuanto a nuestros profesionales, todos disponen de EPI y hemos reducido el staff al mínimo para que se trabaje con la mayor concentración posible y con un flujo de pacientes muy lineal para que no haya aglomeraciones.

«Estamos haciendo todo lo posible para que no se paralicen los tratamientos de los pacientes oncológicos»

También, desde el primer momento hemos aplicado un protocolo por el que analizamos cada caso sospechoso tanto de paciente como de personal. Hemos estudiado si se estaban usando en ese momento medidas de protección, con quién habían podido estar en contacto, etc., y aplicando medidas de aislamiento preventivo. Es un protocolo tan minucioso que permite que los médicos, cuando tienen que tomar decisiones con respecto a los pacientes, se sientan muy apoyados y el personal muy cuidado. Además, este protocolo nos va a servir como control epidemiológico de cómo ha ido cada uno de nuestros centros y, está funcionando tan bien, que lo están siguiendo en Reino Unido y Australia. Y, por último, estamos siguiendo las políticas del gobierno estrictamente.

¿Cómo se pone en marcha este protocolo?
A los pacientes les hacíamos las preguntas de seguridad: si han tenido fiebre o tos, si ellos o alguno de sus familiares han estado en contacto con alguien que hubiera viajado… Nuestros pacientes son muy colaboradores, e incluso a veces, nos han llamado y advertidos cuando se encontraban indispuestos.

En cuanto a los profesionales, también les hemos aplicado medidas de seguridad porque ellos al final están en contacto con su familia que son también sanitarios. Entonces se les pregunta cuáles han podido ser los posibles contactos que se han tenido, cuántos días se ha estado con síntomas, si han tenido equipos de protección… Cuando ha habido alguien dudas se ha hecho test PCR o se les ha enviado en aislamiento preventivo a casa 14 días.

“Tengo que reconocer a mis profesionales que están siendo maravillosos y que están trabajando en circunstancias de altísimo estrés”

¿Cuál es su opinión acerca del protocolo del Ministerio que indica que los profesionales contagiados se incorporen después de siete días “con síntomas leves”?
Pienso que todo en la vida es un balance de riesgo beneficio y a mí me parece adecuada la medida porque en estos momentos no podemos desasistir a los pacientes. Pero cuando esto sucede, hay que hacerlo con las medidas adecuados para que el sanitario no sea fuente de contagio. Hay que seguir atendiendo a los pacientes, pero con la máxima garantía de no ser fuente de transmisión.

Yo tengo que reconocer a mis profesionales que están siendo maravillosos y que están trabajando en circunstancias de altísimo estrés, con riesgo de infección, y lo están haciendo con una profesionalidad absoluta y con un sentido de compromiso sanitario completamente ejemplar. Y, además, también nos sentimos muy orgullosos sobre cómo se están comportando todos nuestros compañeros ante esta situación.

¿De qué forma GenesisCare está colaborando con los servicios sanitarios de distintas comunidades autónomas para ayudar a tratar a sus pacientes?
Todos nuestros centros están abiertos y se mantienen con actividad. Esto permite descargar mucha carga a la Sanidad. Y, además, ya teníamos centros en España que están apoyando a sistemas sanitarios públicos como Granada, Murcia o Guadalajara… Pero es que, a raíz de esta crisis, nos han necesitado en Algeciras y en Alicante.

Noticias complementarias: