Inicio ASP Ruiz Escudero: El repliegue lo hacemos con la posibilidad de un repunte...

Ruiz Escudero: El repliegue lo hacemos con la posibilidad de un repunte de la epidemia

madrid-desburocratizar-atencion-primaria-acuerdo-amyts

..Juan Pablo Ramírez y Fernando Ruiz.
Enrique Ruiz Escudero es el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, donde la crisis del Covid-19 ha sido especialmente intensa. Ha explicado a iSanidad, temas importantes como la situación, la respuesta, los test, el valor del hospital de Ifema o cómo se va a hacer el repliegue.

¿Cómo están funcionando los test rápidos? ¿Qué papel juegan?
A los test rápidos hay que darles la dimensión exacta que tienen. Nosotros hemos utilizado siempre como primera prueba diagnóstica de laboratorio las PCR. A partir de ahí hay que definir una estrategia con los test rápidos. Primero hay que valorar exactamente cuáles son útiles porque ahora están llegando muchos test, pero ponerlos en marcha necesitamos que tengan una sensibilidad y una especificidad correcta. Una vez que ya tengamos ese criterio de calidad, y sobre todo la cuantía que podamos adquirir, viene la estrategia. Tratando de simplificar al máximo la estrategia, vamos de lo selectivo a lo masivo.

Los primeros puntos de actuación serán las residencias, tanto a residentes como a trabajadores. Ya hemos puesto en marcha los test de anticuerpos totales que nos ha proporcionado el Ministerio con criterios diagnósticos para pacientes sintomáticos. Hemos mandado una instrucción desde salud pública para residencias y se ya se han hecho peticiones y repartido más de 17.000 test. Y ya empiezan a comunicarlos los resultados a salud pública y que es una primera medida.

También se va a actuar en el personal sanitario como primera fase, sobre todo en las profesiones que han estado más expuestas: fuerzas y cuerpos de la seguridad del estado, personal de supermercados. Estamos valorando esa primera actuación en lo selectivo. Luego hay otros escalones donde habrá que actuar.

Tenemos también una masa de población importante que son los que han estado bajo control de atención primaria, que han sido pacientes sospecha de Covid-19. Hay casi 250.000, que sería otra masa importante. Luego ya iríamos a estudios de población de carácter más masivo, por zonas, por cohortes de edad, por comorbilidades… Se requiere una estrategia que va a depender de la capacidad que tengamos de hacer PCR y como podamos complementarlos con los test rápidos. Primero qué tipo de test son, ya parece solo se están utilizando son de anticuerpos totales o de IgM e IgG.

Con la estrategia de los test vamos de lo selectivo a lo masivo

Cada test tiene su estrategia, y va destinado a un grupo de población determinado. Eso nos va a permitir tener una radiografía, que es lo que necesitamos. Me refiero a una radiografía de situación del numero de contagiados que ha habido en nuestra comunidad, e irá de manera paralela al desescalamiento y la toma de decisiones.

La siguiente fase nos va a permitir tener un control. Con esa gestión de los datos que recibamos, dentro de salud pública junto con la red de atención primaria, haremos el seguimiento de los pacientes. Eso nos permitirá hacer un control más selectivo del paciente de sus contactos y de sus familiares. Esa es la fase en la que estamos, una fase más compleja en cuanto a la puesta en marcha porque combina datos poblacionales, de diagnóstico, de complemento diagnóstico, de comportamiento de la población… Todos estos datos van a permitir que podamos conocer esa radiografía de situación, y así tomar decisiones estratégicas desde salud pública desde el punto de vista diferencial.

¿Cuál es la capacidad diagnóstica diaria de Madrid y cómo se ha incrementado?
Estamos aumentando la capacidad de realizar PCR de nuestros laboratorios cada día. Estamos en unas 4.000 PCR diarias aproximadamente, que están orientadas con fines diagnósticos tanto a pacientes como al personal sanitario. Nuestro objetivo es seguir creciendo por esa vía, que es la principal vía diagnóstica. Ya hay 4 hospitales que tienen previsto un piloto para que consigamos estandarizar y tener un criterio de seguimiento de profesionales. La parte clínica de pacientes está más o menos determinada, pero en los profesionales, sobre todo con esa vuelta a la normalidad, es fundamental que conozcamos su estudio serológico, que es algo que nos va a ayudar.

¿Están trabajando con test de antígenos?
Hemos valorado 5 tipos de test, porque a cada test que recibimos les hacemos un control de calidad en nuestros laboratorios de microbiología y los de antígenos. Por ahora no hemos tenido ninguno que nos dé esa sensibilidad y esa especificidad que necesitamos para hacer el estudio. Me refiero a los estudios de anticuerpos totales. Si se ha estado en contacto con el coronavirus o ha pasado la infección y luego los de IgC IgM, que determinan si está en la fase de infección o en la fase de inmunización, o bien en una fase subaguda de la enfermedad. Con esa información y con esa calidad de test marcamos la estrategia.

Haremos muestreos de población siguiendo las recomendaciones de los expertos

También es importante la cuantía, pero siempre se va a actuar a dos niveles según cuantía. Haremos muestreos de población, según determinadas situaciones y

planteamientos, siguiendo la recomendación de los expertos. También haremos estudios masivos, pero todo depende de la calidad de los test y el número que dispongamos. Ahora mismo como ha pasado con los equipos profesionales, es un mercado muy volátil y muy cambiante. Hay situaciones que cambian de un momento para otro. Es fundamental que dispongamos de ellos con la mayor rapidez posible. Ahí estamos todos, a todos los niveles, tratando de que nos ayuden a marcar esa estrategia de conocimiento de cómo se ha comportado el coronavirus en nuestra comunidad.

¿Qué está aportando el hospital de Ifema?
Ifema, aparte de su simbología, de lo que ha representado, de la respuesta de Madrid como región, ha sido absolutamente ejemplar. El hospital ha llegado a tener capacidad de hasta 1.600 camas, aunque luego ha estado sobre 1.300 camas de capacidad máxima. También ha tenido una parte asistencial vital.

Nosotros vimos que el crecimiento de casos del día 16 de marzo hasta aproximadamente el día 28, 29 era un crecimiento muy rápido, fruto de esa escalada de contagios que ha habido. Lo que determinamos, a pesar de haber aumentado la capacidad de nuestros hospitales públicos en un 40%, que es una capacidad increíble tanto de la sanidad pública como también nos hizo la sanidad privada, vimos que era necesario generar un recurso adicional. Aparte de los hoteles medicalizados, vimos que también necesitábamos hospitalizaciones diferentes al ámbito hospitalario, donde en un espacio diáfano bien equipado permitiese llevar el control con profesionales de ese número tan alto de pacientes que teníamos.

Ifema ha sido absolutamente ejemplar

Marcamos esa estrategia, y lo que hicimos fue que pacientes de urgencias pendientes de hospitalización, empezamos esa derivación a Ifema. Por Ifema han pasado más de 4.000 pacientes con muchas altas. Desde luego es una cifra increíble y tremenda de pacientes. Ha permitido que en esta situación que llevamos desde hace ya 14 días tengamos una disminución de casos diarios bastante importante, además más acentuada en estos últimos días. Esto nos ha permitido, en estos últimos días, seguir con esas derivaciones a Ifema. Cada día ganamos de media casi 400 camas al coronavirus. Sería como si cerráramos un hospital coronavirus cada día.

Esa derivación a Ifema cada día, ha permitido que se repliegue esa vuelta a la normalidad hacia lo que es no Covid. Está permitiendo actuar a los hospitales de manera más ordenada limpiando zonas, recuperando espacios a las zonas Covid… El hospital monográfico de Covid de Ifema, que ahora debe estar sobre las 800 camas, es como el hospital de La Paz en situación normal. Estratégicamente nos está permitiendo ese repliegue en el resto de hospitales, esa reorganización de los recursos humanos, de los espacios, de la actividad asistencial de los hospitales… Está siendo bastante ordenada.

Nuestro objetivo es, siempre que tengamos ese número de pacientes, mantenerlo el mayor tiempo posible, pero tal y como estamos viendo yo creo que habrá que plantearse un nuevo horizonte. Si Ifema ha bajado casi 600 pacientes en 15 días, como también ha bajado el número de pacientes en el resto de hospitales, tanto en urgencias como en hospitalización como en UCI, lógicamente será el hospital de derivación preferente.

La pandemia nos obliga a tomar decisiones casi diarias

Esta pandemia nos obliga a tomar decisiones casi diarias, por lo que nosotros vamos haciendo una visión tanto diaria como global. Estamos planteando, según cómo van recuperando espacio os hospitales y teniendo como lugar preferente de derivación Ifema, la decisión de cómo se va a ir replegando el hospital de Ifema. Pero, en cualquier caso, lo importante es que vayan bajando rápido el número de pacientes que ingresan por Covid. Esa es la mejor de las noticias.

¿Está preparado el sistema para un rebrote?
Este repliegue lo hacemos con la prudencia que nos obliga esta epidemia, no nos ha dado ni una sola alegría en ningún momento. El repliegue en camas de UCI se va a hacer con mucha más cautela, porque es el elemento más crítico de gestión en esta pandemia. En UCI tenemos 1154 casos de Covid positivo, 1330 camas ocupadas y tenemos 1780 camas instaladas. Tenemos un margen importante en el caso de que tengamos un rebrote de la epidemia. La cama de hospitalización es verdad que se genera más rápido, pero la cama de UCI es la más compleja ya que requiere un equipamiento determinado, requiere una situación más complicada de generar que si fuera una cama de hospitalización.

Tenemos un margen importante en el caso de que tengamos un rebrote de la epidemia

Nosotros ese repliegue lo hacemos siempre pensando en esa posibilidad de repunte. Esta epidemia no nos permite relajarnos ni un solo momento.

¿Se va a ampliar camas en los hospitales o a intentar mantener ese incremento de capacidad UCI?
Con respecto a los respiradores que tenemos se ha triplicado las camas de UCI, son muchas camas más de las que tenían en un principio. Se han utilizado muchos respiradores, y se van sustituyendo aquellos que puedan estar en peores condiciones o hayan sido más utilizados, se va haciendo una reposición de respiradores. Lo que vamos a hacer es actualizar todos los respiradores que tenemos, porque hay de varios tipos, respiradores de transporte, invasivos.

En ese sentido es la menor de las preocupaciones. Nosotros vamos a tener mucho más equipamiento que tenemos que organizar, puesto que también es importante pensar que no vamos a volver a la situación de antes. Será otra situación distinta, pero no va a ser exactamente igual.

También hay una parte buena, de las pocas que tenemos. Ha habido formas de actuación en cuanto a procesos, en cuanto a toma de decisiones que han cambiado mucho, fruto de este coronavirus. Yo creo que esto también lo vamos reflexionando en los hospitales, por ejemplo, formas de cómo trabajar con otros servicios de otros hospitales, cómo llevar el seguimiento de ciertos pacientes crónicos, el seguimiento domiciliario. Son situaciones que han cambiado de manera importante y sobre las que tenemos que reflexionar y tratar de incorporar.

Hay que seguir adquiriendo equipamiento de protección personal porque todavía nos queda mucho tiempo de utilizándolos

En cuanto a equipamiento de protección personal, todavía nos queda mucho tiempo de utilizar estos equipos, y hay que seguir adquiriendo, aunque ahora tengamos una situación más estable. Todas las decisiones que vamos tomando van siempre pensando que los datos sean buenos. Para que nos hagamos una idea ahora estamos un poco por encima de hace un mes. Los datos de hospitalización de hace un mes eran que teníamos casi 9.500 camas de Covid, y ahora estamos un poco por encima de las 10.000. En UCI estamos al doble que en esa época.

Todo esto son reflexiones que hacemos, pero el día a día hay que seguir combatiendo al Covid con todos los elementos. Ojalá que tengamos excedentes para poder pensarlo más adelante, pero a día de hoy no los tenemos.

Si se alarga aún más la epidemia, ¿pueden aplazarse las vacaciones de verano de los profesionales?
Son decisiones de muy día a día. Mi reconocimiento es siempre permanente, es ejemplar puesto que han hecho todo lo que se puede hacer y más. Ellos han trabajado de una manera absolutamente increíble, e iremos planteando si conseguimos que baje un poco la presión asistencial en urgencias, preparándonos para lo que venga después, allí cada centro tendrá que organizarse según los casos de sus profesionales, ya que el día a día nos condiciona muchísimo cual es la actividad de nuestros profesionales, de cómo se han reorganizado.

De hecho, hemos cambiado el modelo hospitalario, al igual que en atención primaria, que  cambiado todo el modelo de práctica asistencial. Todo eso condiciona mucho como cuidamos a nuestros profesionales. En ese sentido, habrá que ver como se sigue comportando la epidemia. Y a partir de ahí tomar decisiones en cuanto al descanso de los profesionales que bien merecido lo tienen.

Mi reconocimiento es siempre permanente, es ejemplar puesto que han hecho todo lo que se puede hacer y más

¿Qué formulas se están pensando para compensar todo este esfuerzo y estas horas extra?
Este aspecto se trabaja desde la dirección general de recursos humanos, pero por supuesto que se contabiliza todo el esfuerzo que están realizando viendo las horas. Pero todo esto se controla desde la dirección general de recursos humanos. Además se informa de manera permanente a los sindicatos y ahí se está trabajando en la línea correcta.

Sanidad pública, sanidad privada… ¿está funcionado correctamente la colaboración?
La colaboración, por lo menos en Madrid, está siendo excelente a todos los niveles. Incluso antes de que asumiéramos el mando único de todos los niveles sanitarios de la Comunidad de Madrid, que actuásemos solo como sanidad madrileña ya los hospitales privados ofrecieron todos sus recursos. Hemos funcionado sin distinción de si eran públicos o privados. En las reuniones de gerentes de todas las mañanas han estado exactamente igual, también las mutuas se han comportado de manera absolutamente excepcional, con un trabajo increíble, perfectamente coordinado. Nosotros en este sentido, no puedo tener más que palabras de agradecimiento a la sanidad privada. Sobre todo, porque gran parte de que Madrid haya podido dar respuesta a la epidemia ha sido gracias al aporte de la sanidad privada. Ese 30% ha cumplido en su responsabilidad asistencial. Es algo que es digno de destacar.

No puedo tener más que palabras de agradecimiento a la sanidad privada

Respecto a los laboratorios, lo que tenemos con ellos es que tengan las instrucciones muy claras. Nosotros lo que queremos de ellos es que la información relacionada con todas las pruebas de coronavirus que puedan aportar a marcar esa estrategia que tengamos esa información. Es lo que buscamos principalmente de ellos. En el caso de que necesitemos apoyo lo hacemos de una manera consensuada, coordinando la forma de hacer esa acción, con la colaboración por delante. Nosotros no vamos a intervenir, ni a imponer, lo que estamos haciendo es trabajar con ellos, pensando que es lo mejor para los madrileños. En ese sentido, así vamos a seguir colaborando.

¿En qué va a cambiar esta crisis la sanidad española en general y la madrileña en particular?
Es una pregunta que requiere mucha reflexión. Desde luego nada va a ser igual después del coronavirus. Eso lo tenemos claro. Ahora empezamos la primera fase, donde tenemos un mayor control de la respuesta asistencial, a partir de ahora empieza la transición. El descenso del número de pacientes requiere un tipo de organización determinada tanto a nivel de la atención primaria como de los hospitales.

Nada va a ser igual después del coronavirus

Y ya, si se sigue produciendo ese descenso, y empezamos a tener bien esa radiografía de casos confirmados dentro de nuestra región, requerirá todavía otra evolución más. Realmente la atención primaria va a ser esencial en ese control de la enfermedad. También como vamos a reorientar los casos positivos con la actividad normal. Todo esto requiere una reflexión a todos los niveles, de cómo vamos a comportarnos con la atención domiciliaria, cuál va a ser el papel de la atención primaria en el control y seguimiento de los pacientes, estratégicamente como va a marcar salud pública todas estas decisiones, como se van a establecer y convivir los circuitos Covid y no Covid entre los hospitales, que profesionales van a atender a que pacientes…

Son muchas las preguntas que ya estamos pensando que tipos de soluciones vamos a determinar. Aquí hay que contar con los profesionales, con mucho asesoramiento de expertos en la toma de decisiones. Porque desde luego, Madrid ha sido una región especialmente castigada por el coronavirus y esto nos tiene que hacer reflexionar.

Atención primaria va a ser esencial en ese control de la enfermedad

Realmente una pandemia saca lo mejor, pero también destapa las debilidades que tiene el sistema sanitario. Ahí es donde tenemos que hacer esa reflexión, siempre pensando en futuro y en cómo coordinar todo eso y esta evolución. Sobre todo, muy marcada por el número de casos y el comportamiento que ha tenido la epidemia en nuestra comunidad.

Artículos relacionados