Inicio ASP Efecto Covid: Lo más positivo. Dr. Ricardo Martino

Efecto Covid: Lo más positivo. Dr. Ricardo Martino

eutanasia

..Dr. Ricardo Martino, jefe de la Unidad de Atención Integral Paliativa Pediátrica del Hospital Infantil Niño Jesús.
Durante estos últimos meses ser “Covid positivo” ha ido cambiando de significado en función del test de diagnóstico y el contexto de evolución de la pandemia. Desde estar infectado y obligado al aislamiento hasta haber superado la infección, sin síntomas, en el mejor de los casos.

El lenguaje, a veces, emplea expresiones contradictorias. Cuando un médico le comunica a un paciente que “la enfermedad progresa” se refiere a un empeoramiento y no a una mejoría, a pesar de que, progreso, en el lenguaje común expresa algo favorable.

A lo largo de este tiempo se ha ido acuñando una expresión nueva, “Efecto Covid”, para denominar esos cambios  y mejoras en los distintos ámbitos sanitarios, laborales y sociales como consecuencia de la propia enfermedad, las restricciones en las visitas, la disminución de la movilidad o la convivencia obligada no prevista.

El “Efecto Covid” ha vuelto a poner en valor la higiene de manos, elemento esencial para la seguridad del paciente

El “Efecto Covid” ha vuelto a poner en valor la higiene de manos, elemento esencial para la seguridad del paciente, en el que la pandemia ha conseguido más que todos los esfuerzos de las organizaciones en los últimos años.

El teletrabajo se ha impuesto en entornos públicos y privados en los que, a ritmo normal, también habría tardado años en instaurarse. La enseñanza se ha “digitalizado” a marchas forzadas y ha mostrado las posibilidades de los recursos online. La disminución de la movilidad ha hecho bajar la contaminación en las grandes ciudades.

El otro día una matrona comentaba cómo había aumentado la tasa de éxito de la lactancia materna desde que se han restringido las visitas

Pero lo más importante son las oportunidades que, para las personas, se han dado en el ámbito de los vínculos y las relaciones personales. El otro día una matrona comentaba cómo había aumentado la tasa de éxito de la lactancia materna desde que se han restringido las visitas a las madres que acaban de dar a luz. Ese vínculo misterioso que se establece entre el hijo y su madre, que requiere intimidad, serenidad, atención plena y dedicación entre ambas personas y que, a veces, con buena intención entorpecemos y distorsionamos los de alrededor.

Muchas familias con hijos adolescentes se han sorprendido de la capacidad de éstos para adaptarse, y participar corresponsablemente en la vida de casa. Se han recuperado los juegos de mesa, las actividades creativas como la pintura o la cocina y, en muchos casos, ocasiones para el diálogo, imposible en las épocas de horarios laborales extendidos o infinitas actividades extraescolares.

Hemos utilizado los dispositivos y las redes para acercarnos a los más lejanos, en vez de distanciarnos de los que tenemos cerca

Las convocatorias para los aplausos (o las caceroladas) nos han permitido conocer o reconocer a muchos “vecinos de enfrente” por los que nunca habíamos mostrado interés. Nos hemos mirado, nos hemos sonreído con curiosidad, con complicidad. Nos hemos unido en gestos de solidaridad con personas reales, no sólo con organizaciones o causas.

Si. El “Efecto Covid” nos ha permitido migrar de la situación social a la experiencia personal. Hemos hablado más con los de siempre con un interés mayor que el común “¿qué tal estás?” de muchas conversaciones. Hemos hablado más con los que teníamos más olvidados. Nos hemos acordado de los mayores, de los distantes, de los que estaban solos.

Hemos hablado más con los que teníamos más olvidados. Nos hemos acordado de los mayores, de los distantes, de los que estaban solos

Hemos utilizado los dispositivos y las redes para acercarnos a los más lejanos, en vez de distanciarnos de los que tenemos cerca. Sabemos que, en algunas situaciones, en algunas familias, también se han dado los efectos contrarios y ha habido mucho sufrimiento. Por supuesto que somos conscientes. Y cuando ha sido así, se ha podido convertir en una noticia más en los medios.

Pero hoy, la noticia es que no las haya. Que no trasciendan al entorno mediático las vidas y las muertes de las personas. Que se respete la intimidad y el mundo propio de cada persona. Hoy queremos ser positivos, más allá del Covid.

Enlaces de interés