Inicio Actualidad La sanidad también está pendiente de la economía española

La sanidad también está pendiente de la economía española

Alfonso González
La subida del IVA y la eliminación de la paga extra de Navidad son solo alguna de las aristas de la problemática bola en la que los españoles estamos envueltos, nos hemos metido en una espiral que dejan la situación económica de española en una situación nunca vista.

Cada médico está “obligado” a conocer la realidad de la misma manera que lo está el resto de los españoles, y a la hora de exigir un cambio no deben dejarse de lado las circunstancias que dominan la vida diaria y futura.

El Fondo Monetario Internacional ha confirmado que España seguirá en recesión en 2013
La caída del PIB será gigante, un 1,5% en 2012, 0,5% en 2013 y en 2014 una subida de 1,2%.

El paro no bajará del 22% en 2015
La falta de actividad económica no facilita la creación de puestos de trabajo. Un país genera empleo cuando tiene un crecimiento del 2% en su PIB

Las arcas de la seguridad social se vacían
Si la economía no crece y el paro no baja la tesorería de la Seguridad Social se va reduciendo porque los ingresos proceden de las cotizaciones sociales.

El pago de la deuda tiene unos costes financieros altísimos
Para poder financiarse hay que vender deuda y esta tiene una confianza muy baja. Para vender la deuda está siendo necesario añadirle un altísimo interés, tanto que ahora mismo un 30% de la deuda son costes financieros.

El bono a 10 años está subiendo
Este bono está directamente relacionado con la prima de riesgo, pero no es lo mismo. Si el interés del bono a 10 años está subiendo, seguimos generando mayores comisiones para la financiación.

A la hora de hacer manifestaciones o discursos políticos no hay que dejar de lado esta realidad que excede en mucho a la sanidad. Lo que no es propio de un gobierno inteligente es contar las cosas a medias o no contar con los profesionales que conocen los sectores para aplicar las correcciones presupuestarias adecuadas. Por esto es por lo que hay que quejarse