Inicio ASP Los test rápidos reducen casi a la mitad su fiabilidad cuando se...

Los test rápidos reducen casi a la mitad su fiabilidad cuando se los autorrealiza la población general, según un estudio

test-rapidos-antigenos-poblacion

..Gema Maldonado.
La posibilidad de hacer test rápidos de antígenos de Covid-19 en casa, en institutos o en farmacias está sobre la mesa en distintos países y en diferentes comunidades autónomas españolas, lo que ha generado un debate entre autoridades sanitarias, farmacias y sanitarios sobre sí es adecuado o no adoptar estas estrategias para la detección rápida y precoz de brotes de Covid-19 en la población. La Comunidad de Madrid ha solicitado que se puedan hacer los test rápidos de antígenos en farmacias y Cataluña ha planteado que los estudiantes de secundaria recojan sus propias muestras nasales en el instituto.

El estudio del Gobierno británico ha mostrado que la sensibilidad de los test rápidos baja en función de quién los haga y dónde los haga

Ahora, un estudio llevado a cabo por el Gobierno británico, que ha evaluado el uso de test rápidos de antígenos para el cribado masivo de la población en Liverpool, muestra que su sensibilidad varía de forma significativa en función de quién los haga y dónde se hagan, de tal forma que, cuando los realizan profesionales de laboratorio, la sensibilidad alcanza el 79%, si lo hace personal sanitario entrenado, se consigue un 73% y cuando lo utilizó el público general sin formación específica sanitaria, la sensibilidad se reduce al 58%. Personal sanitario, miembros de las fuerzas armadas y escolares de entre 11 y 18 años, participaron en el estudio.

Los ministerios de Salud y de Asistencia Social del Reino Unido quieren evaluar qué tests rápidos basados en tecnología de flujo lateral que detectan proteínas del virus son más adecuados. En este estudio, la Universidad de Oxford y el Public Health England Porton Down probaron diferentes kits y se centraron en los resultados ofrecidos por el test de la compañía Innova, “el más prometedor”, según el informe.

Los test rápidos realizados por personal de laboratorio tienen una sensibilidad del 79%, si lo hace personal sanitario entrenado, se consigue un 73%, pero cuando lo utilizó población general sin formación específica sanitaria, la sensibilidad se reduce al 58%

Probaron 8774 de estos test, son similares a los que se utilizan en España: se toma la muestra nasofaríngea con un hisopo y permiten tener resultados en unos 15 minutos a través de tiras de prueba y control. El estudio indica que mostraron una sensibilidad global del 76,8%, aunque cuando la carga viral era alta, este porcentaje aumentó a más del 95%. Su especificidad se situó en el 99,68%.

Los investigadores afirman que el rendimiento fue óptimo cuando los científicos de laboratorio utilizaron el test (156/197 positivos [79,2%, IC del 95%: 72,8-84,6%])] frente a trabajadores sanitarios capacitados (92/126 LFD positivos [73,0%, IC del 95% : 64,3-80,5%]) y público en general (214/372 LFD positivos [57,5%, IC del 95%: 52,3-62,6%]; p <0,0001 chi2 (2) = 30,1).

Personal sanitario, miembros de las fuerzas armadas y escolares de entre 11 y 18 años, participaron en el estudio

El estudio también señala unas tasas de fallo o error que van desde el 0,65% al 16,8%. Esto “sugiere que podría haber diferencias entre los lotes” de pruebas, afirma el estudio. La sensibilidad cambió ligeramente en función de dónde se hicieron los test. Así la tasa de falsos positivos se situó en el 0,32%, con un porcentaje inferior, de solo el 0,06% cuando la prueba se hizo en un laboratorio. Pero aumenta al 0,39% cuando se hizo en otros entornos.

La interpretación que hacen los investigadores de estos resultados en positiva. Aunque reconocen que “la impartición de la formación adecuada parece importante para evaluar el rendimiento”. Sin embargo, algunos expertos británicos no se muestran tan positivos.

Jon Deeks: “Es preocupante. Se perderán entre una de cada dos y uno de cada cuatro casos actuales de Covid-19”

Jon Deeks, profesor de Bioestadística director del Grupo de Evaluación de Pruebas de la Universidad de Birmingham, escribía en su cuenta de Twitter que la diferencia obtenida en cuanto a la sensibilidad si la hace un sanitario en un laboratorio y si la hace un escolar “es preocupante. Se perderán entre una de cada dos y uno de cada cuatro casos actuales de Covid-19″. En cuanto a los falsos positivos del kit, señala que el dato del 0,6% “significa seis de cada 1.000 o 138 de cada 23.000. Muchas pruebas positivas podrían ser falsas”. En este contexto, el profesor consideraba “muy peligroso escuchar entrevistas en las noticias que dicen que se fueron a visitar a su abuela en un hogar de ancianos ahora que saben que son negativas”.

Noticias complementarias:

Compartir