Inicio Actualidad Investigación hospitalaria: «Un millón de euros de inversión en mi laboratorio se...

Investigación hospitalaria: «Un millón de euros de inversión en mi laboratorio se va a quedar ahí»

dr-vivas-investigacion-hospitalaria-despido-idival

..Gema Maldonado.
El mismo día en el que el Dr. José Ramos Vivas trataba de explicar su currículum en la oficina del paro, donde no sabían muy bien en qué categoría situarle, salía publicada su más reciente investigación: Perfil de Expresión génica en neutrófilos humanos después de la infección con Acinetobacter baumannii in vitro. Era el último artículo que firmaba tras 11 años de trabajo en investigación hospitalaria al frente de su laboratorio en el Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (Idival) en Cantabria.

La investigación hospitalaria es uno de los eslabones débiles de un sistema de ciencia en España cuyas carencias llevan tiempo denunciando los científicos

El Dr. Ramos es microbiólogo y fue uno de los beneficiarios de los contratos Miguel Servet en 2009. Esta convocatoria para la promoción del talento y su empleabilidad en I+D+I del Ministerio de Ciencia, que gestiona el Instituto de Salud Carlos III, facilita la contratación de investigadores en centros integrados en en Sistema Nacional de Salud. «Toda la inversión con fondos públicos que se ha hecho en mi laboratorio se va a quedar ahí. Hemos calculado que es un millón de euros», lamenta.

La investigación hospitalaria es uno de los eslabones débiles de un sistema de ciencia en España cuyas carencias llevan tiempo denunciando los científicos. El microbiólogo cree que «hay una dejadez absoluta por la situación de los investigadores y, sobre todo, por los investigadores hospitalarios. Nosotros trabajamos con médicos y pacientes en los hospitales, pero nadie se ha preocupado de cómo encajarnos en el sistema de salud de esos hospitales».

Dr. Ramos: «Trabajamos con médicos y pacientes en los hospitales, pero nadie se ha preocupado de cómo encajarnos en el sistema de salud de esos hospitales»

Desde la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios (ANIH) han denunciado públicamente la situación del Dr. Ramos y de otros colegas. Investigadores muchas veces «en precario» que ven cómo sus carreras están jalonadas por la incertidumbre y la inestabilidad.

Representantes de ANIH se reunieron el pasado jueves con el ministro de Ciencia, Pedro Duque, y la directora del ISCIII, Raquel Yotti, para tratar propuestas que permitan el desarrollo de la carrera investigadora en hospitales. «También hemos podido hablar de los problemas urgentes de los investigadores hospitalarios, especialmente preocupantes en algunas CCAA», señalan desde la asociación.

La ANIH han trasladado al ministro de Ciencia la situación de la investigación hospitalaria y de sus científicos

Sin una forma clara de integración en los sistemas de salud
El pasado mes de enero le comunicaron al Dr. Ramos que no había forma legal de ampliar su contrato e integrarlo con su laboratorio en el Sistema Cántabro de Salud, tras cumplirse 11 años de trabajo con contrato Miguel Servet. El investigador llevó esta decisión a la justicia, que ha declarado improcedente el despido, obligando al Idival a readmitirlo en su puesto como indefinido no fijo o a despedirlo con una indemnización. La decisión del instituto ha sido no reincorporarlo y recurrir la sentencia.

Desde el Idival, su director de Gestión, Francisco Galo Peralta, argumenta que la reincorporación del investigador de manera estable «requeriría un proceso selectivo público» que no corresponde al instituto de investigación. Señala que el Patronato de la Fundación Idival decidió en 2018 que «no era posible la contratación de investigadores», sino que deben ser el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y la Universidad de Cantabria, que conforman el Idival, «las que los incorporen en sus equipos».

Dr. Ramos: «La comunidad autónoma, a través de su servicio de salud debía haber buscado la manera de integrarme en el hospital. Pero nadie se ha preocupado de encontrar esa manera de hacerlo y me encuentro en la calle»

Pero el Dr. Vivas lamenta «ser el único» de los beneficiarios del programa Miguel Servet de su promoción «que ha tenido que dejar su laboratorio». «El objetivo de este programa del ISCIII es que, cuando finalizas tu contrato, las CCAA busquen la manera de integrar al investigador en los hospitales, para que el laboratorio creado no se pierda. La comunidad autónoma, a través de su servicio de salud, debía haber buscado la manera de integrarme en el hospital. Pero nadie se ha preocupado de encontrar esa manera de hacerlo y me encuentro en la calle», explica.

Aunque el Idival señala que «en lo que consta al instituto» el microbiólogo «carece de proyectos de investigación activos», el Dr. Ramos explica a iSanidad que desarrollaba tres líneas de investigación. Una de ellas, se centró en la interacción de las bacterias resistentes a los antibióticos con células humanas; otra línea estudiaba bacteriófagos aislados de bacterias ambientales y, la tercera, abordaba la respuesta inmunitaria en la sepsis.

«La cantidad de material biológico y muestras almacenadas en congeladores no le van a servir a nadie porque nadie va a continuar mis líneas de trabajo. Es una pérdida incalculable»

«La cantidad de material biológico y muestras almacenadas en congeladores no le van a servir a nadie porque nadie va a continuar mis líneas de trabajo», señala. «Es una pérdida incalculable. Tengo desde sueros de pacientes con sepsis, hasta bacteriófagos y bacterias aisladas en ambientes de gran variedad, de todos los continentes. Todo eso se va a perder».

Además, contaba con el trabajo de dos investigadores doctorandos que, asegura, «han perdido su tesis porque nadie va a terminar de dirigirlas sin no vuelvo al laboratorio». Habla de proyectos de investigación ya financiados por el propio Idival y otras instituciones y entidades «que me han cortado a la mitad», colaboraciones con empresas de biotecnología «perdidas» y colaboraciones con equipos de investigación de centros nacionales e internacionales en los que trabajaba su laboratorio «que no vamos a poder terminar», lamenta.

Noticias complementarias: