Inicio ASP Así fueron los días que la pandemia puso en riesgo el abastecimiento...

Así fueron los días que la pandemia puso en riesgo el abastecimiento y producción de medicamentos en España

produccion-abastecimiento-medicamentos-pandemia

..Gema Maldonado.
Marzo, estalla la pandemia y se decreta el estado de alarma: la incertidumbre y su siguiente reacción, el acopio de productos, afecta directamente a la producción y abastecimiento de medicamentos. “Recibimos una avalancha de pedidos que no estaban planificados, no disponíamos de stock de componentes para producirlos”, cuenta Carmen Sánchez, gerente de Farmasierra Manufacturing. “Había una demanda terrible, del orden del 800% de lo normal. Se llegó a producir escasez y hubo que determinar prioridades”, añade Emili Esteve, director del Departamento Técnico de Farmaindustria.

La incertidumbre por la pandemia y su siguiente reacción, el acopio de productos, afectó directamente a la producción y abastecimiento de medicamentos

Fabricantes, distribuidores y almacenes de medicamentos en España vivieron días de tensión. La coordinación y llamadas a deshoras con la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) fueron clave, junto con los planes de contingencia y el trabajo en red para evitar el desabastecimiento de medicamentos esenciales y para garantizar que los pacientes tuvieran sus tratamientos.

produccion-abastecimiento-medicamentos-pandemia

“Todos los laboratorios teníamos que dar diariamente nuestro stock de medicamentos esenciales. Nos hemos apoyado unos laboratorios a otros mucho más allá de nuestros intereses particulares. Ha habido una coordinación excepcional”, señala Tomás Olleros, presidente del Grupo Farmasierra. Es el relato que la farmacéutica española hacía este miércoles sobre el funcionamiento de la producción y abastecimiento de medicamentos durante las semanas más difíciles del Estado de alarma.

Carmen Sánchez: “Recibimos una avalancha de pedidos que no estaban planificados, no disponíamos de stock de componentes para producirlos”

La AEMPS se reunió con los agentes del sector el nueve de marzo para advertirles de que pusieran en marcha sus planes de contingencia con el fin de “resolver peticiones anómalas de suministro”. Pocos días después, les recomendó no servir este tipo de pedidos, ya que había medicamentos “que habían surgido como relevantes para el tratamiento del Covid-19 y estos pedidos podían dejar a pacientes crónicos sin tratamiento”, explica Esteve. “Por ejemplo, la azitromicina se vendió en nada de tiempo y hubo que reaccionar muy rápido”, apunta la gerente de fabricación.

“La AEMPS dio pautas para decir no a mayoristas y hospitales, y poder controlar controlar el suministro para que no hubiera rupturas de stock”. Además, pidieron a las CCAA que no facilitaran a los pacientes tratamientos para dos o tres meses a través de la receta electrónica ni mediante farmacia hospitalaria. Esta recomendación se convirtió en una orden a finales de marzo.

Emili Esteve: “La AEMPS dio pautas para decir no a mayoristas y hospitales, y poder controlar controlar el suministro para que no hubiera rupturas de stock”

A su vez, según explica Carmen Sánchez, “fuimos enseguida conscientes de que países como India iban a prohibir las exportaciones de principios activos. Siempre hay que tener otros proveedores de materiales críticos validados. En nuestro caso, tenemos fabricantes de productos esenciales de diferentes países. Con China estábamos en guardia, pero finalmente suministraron muy bien. No puedes reducir a un solo país, si no, la dependencia es total”. Las medidas de seguridad en las propias plantas de producción para evitar la propagación del virus también “incrementaron los costes y redujeron la productividad”.

produccion-abastecimiento-medicamentos-pandemia-2

Las plantas de producción tenían que informar a la AEMPS de sus planes de fabricación y todos los agentes del sector se comunicaban todos los lunes para hacer seguimiento de los medicamentos esenciales y de las necesidades que había. “La Agencia tomó una decisión muy buena: que fuéramos los laboratorios quienes gestionáramos los suministros. Conocemos a los clientes, la frecuencia de suministro, etc.”, valora Esteve.

El sistema de producción y abastecimiento de medicamentos durante la pandemia “nunca se llegó a desbordar porque fuimos encontrando soluciones”

Por su parte, el Ministerio de Sanidad propuso 400 presentaciones de productos cuyo suministro debía estar monitorizados. Desde el fin del estado de alarma, los considerados medicamentos esenciales son 25, “la mayoría de ellos de uso en cuidados intensivos en el ámbito respiratorio”, explica ell directivo de Farmaindustria. Con todas estas medidas “controlamos el suministro y la hiperdispensación. Tuvimos el respaldo de las autoridades y del propio ministro de Sanidad”. Su conclusión es que, en el ámbito de la producción y abastecimiento de medicamentos durante la pandemia “el río empezó a subir y subir, pero nunca se llegó a desbordar porque fuimos adaptándonos y encontrando soluciones. El sistema aguantó”.

Recuperar la producción esencial…una tarea complicada para la industria
El presidente de Farmasierra destacó que uno de los problemas acaecidos durante las primeras semanas de pandemia viene de la “deslocalización de la producción de productos esenciales y muchos otros fármacos”. El menor coste de mano de obra y por tanto de producción en países como China o India y los requisitos regulatorios medioambientales “cada vez más exigentes”, llevaron las plantas fuera de la Unión Europea. Ahora, la Unión apuesta por recuperar esa producción, algo que Tomas Olleros cree que “tendrá grandes dificultades”.

Tomás Olleros: “En Europa tenemos un problema muy serio de costes: se necesitan plantas de enormes dimensiones para producir con una gran cantidad de mano de obra”

“Los aspectos medioambientales son superables en Europa, pero tenemos un problema muy serio de costes: se necesitan plantas de enormes dimensiones con una gran cantidad de mano de obra. Nos enfrentamos a precios de medicamentos muy bajos y en Europa, los costes laborales son altos. Aquí tiene que haber una colaboración sincera por todas las partes”, consideró.

La pandemia supuso un incremento del empleo en la industria farmacéutica del 1,6% hasta el mes de abril, con respecto al mismo periodo de 2019. Pero esta tendencia cambio a partir de mayo debido a una caída “muy importante” de la producción. “Sobre todo ha caído mucho la venta en farmacias. Se han dejado de tomar medicamentos con respecto al año anterior”. En el mes de octubre hubo 805 afiliaciones a la Seguridad Social en este sector, menos de la mitad de los registrados en años anteriores. Por otra parte, el presidente de Farmasierra subraya la necesidad de “retomar la buena tendencia de las exportaciones” de medicamentos fabricados en España, un aspecto que la pandemia también ha ralentizado.

Tomás Olleros cree que la distribución de las vacunas del Covid-19 “no debe ser ninguna dificultad. Está estudiada y definida”

¿Estamos preparados para distribuir y mantener las vacunas?
Es una de las dudas que se abren ante el nuevo reto que trae consigo la puesta en el mercado de vacunas para el Covid-19. La primera, fabricada por Pfizer, requiere unas condiciones de temperatura especiales y tienen que distribuirse en todos los centros de salud de cada rincón de España.

En este sentido, Tomás Olleros se muestra confiado. Cree que la distribución de la vacuna “no debe ser ninguna dificultad”, Cree que el “nerviosismo” vendrá más “por parte de nosotros, la población”. Y concluye que “si dejamos actuar a los agentes, empezando por la AEMPS y las CCAA, con la confianza que han puesto en las farmaceúticas, no tiene que haber ningún problema. La distribución está estudiada y definida”.

Noticias complementarias:

Compartir