Inicio ASP Hacia un Modelo de Empresa Saludable, Sostenible, Eficiente y Responsable

Hacia un Modelo de Empresa Saludable, Sostenible, Eficiente y Responsable

Reinoso Herrero

..Dres. Luis Reinoso y Teófila Vicente Herrero.
La situación creada por la pandemia COVID-19 ha convulsionado al mundo, no solo desde un punto de vista sanitario, sino social y económico afectando, por ello, también al mundo empresarial.

Al mismo tiempo, los recientes cambios legislativos a nivel europeo, nacional y municipal, los cambios estratégicos y las exigencias económicas, hacen que nos dirijamos hacia una nueva cultura empresarial en la que organizaciones y empresas deben mostrar una forma de actuar más responsable, ética, saludable e integradora.

En las últimas décadas, las organizaciones han manejado términos distintos para definir sus actuaciones con una base común, que parte de destacar el valor humano de dichas organizaciones y traspasar las barreras de la empresa para integrarla cada vez más en la sociedad.

Estos factores de cambio que observamos están teniendo un impacto tanto en las empresas como en los países, en los gobiernos, y en la relación entre empresas y sociedad. Pero los cambios sociales también se impulsan desde las empresas y es un punto diferenciador de estas y de sus empleados, y agregan un valor personal al concepto clásico de negocio, promoviendo comportamientos diferenciadores que pueden ampliar la visión laboral-social.

Esto nos lleva a que hablemos de aspectos en apariencia bien diferenciados, pero que forman parte de un marco común que los une a todos.

Una empresa saludable es más eficiente, productiva y genera mayor bienestar. La Organización Mundial de la Salud propone la siguiente definición: Un entorno de trabajo saludable es aquel en el que trabajadores y jefes colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores y la sustentabilidad del ambiente de trabajo.

Una empresa sostenible es aquella que crea valor económico, medioambiental y social a corto y largo plazo, contribuyendo al aumento del bienestar y al progreso de las generaciones presentes y futuras, y en su entorno genera: mejora económica, mejora de las condiciones medioambientales y mejora del bienestar social.

Una empresa sustentable es aquella que busca el éxito en diversos aspectos, entre los que se incluyen: el bienestar de sus empleados, la calidad de sus productos o servicios, el origen de sus recursos materiales, materias primas, herramientas, máquinas, equipos y elementos necesarios para realizar el proceso de producción, el impacto ambiental, social, político y económico de su actividad, y el desarrollo social y económico.

Una empresa socialmente responsable es una entidad ética, comprometida y sostenible, pues genera una huella positiva a nivel social, medioambiental y económico en la comunidad.

Una empresa rentable concibe el trabajo más allá del beneficio económico, poniendo el acento en el factor humano.

Aunar todos estos conceptos supone generar estrategias globales, como la que promueve la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT) en colaboración con la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) con la puesta en marcha del curso de experto en Gestión y Organización de Empresas Saludables con 12 ECTS, preludio de un futuro Máster acreditado por ANECA.

Las empresas saludables se sustentan en seis pilares: liderazgo saludable; nutrición; actividad física; lenguaje; entorno; y buenas prácticas, con beneficios demostrados para trabajadores y empresarios:

  • – Mejora del clima laboral y la calidad de vida en el trabajo
  • – Optimiza la concentración y la satisfacción en el trabajo
  • – Incrementa la productividad y la eficiencia laboral
  • – Impacta en la mejora del estado de ánimo de los empleados
  • – Mejora la capacidad de manejar el estrés
  • – Fomenta el espíritu de equipo
  • – Potencia la productividad en las empresas
  • – Reduce gastos en salud
  • – Disminuye las ausencias causadas por enfermedad
  • – Aminora la rotación de personal
  • – Disminuye la cantidad y la frecuencia de accidentes, enfermedades y lesiones
  • – Mejora la imagen interna y externa de la organización

Esto ha de integrarse en la marco de una empresa socialmente responsable  que fundamente su visión y compromiso en políticas, programas, toma de decisiones y acciones que benefician a su negocio y que inciden positivamente en las personas, el medio ambiente y las comunidades en que opera, no como una moda pasajera, sino como un método o una herramienta que nace del convencimiento hacia un compromiso de gestión con criterios de eficiencia, pero también con valores de honestidad, de transparencia y de ética.

  • Las compañías necesitan trabajadores sanos, comprometidos con sus empresas, eficientes y, además, también satisfechos. Para ello, deben desarrollar políticas dirigidas a promover el bienestar de los trabajadores en todos sus ámbitos y diseñar un entorno integrador dentro de una empresa saludable.
  • Las organizaciones empresariales deben afrontar el reto de hacerse saludables desde el compromiso e impulso de la Dirección, teniendo en cuenta tres perspectivas: la gestión de recursos humanos, la prevención de riesgos laborales y la responsabilidad social corporativa. El reto se encuentra en hacer comprender a las empresas el enorme potencial que aporta este hecho y sensibilizar a los trabajadores y a la sociedad, porque la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores y, para ello, se han de crear ambientes y espacios de trabajo saludables con un liderazgo humano y positivo, que sitúe a la persona en el centro de la organización.
  • Las empresas y organizaciones que conciben el trabajo más allá del beneficio económico, poniendo el acento en el factor humano, son más rentables y sostenibles y serán mejor valoradas por los inversores.
  • – La inversión en prevención de riesgos laborales, salud en el trabajo, conciliación familiar, planes de igualdad, planes de formación etc., resulta imprescindible para la sostenibilidad y desarrollo de la empresa y será siempre rentable en una empresa saludable.
Compartir