Inicio ASP Dr. Javier José Hernández: «El punto débil del sistema es el establecimiento...

Dr. Javier José Hernández: «El punto débil del sistema es el establecimiento de protocolos de control centrados en la prevención»

Dr-Hernández

..Redacción.
El Dr. José Javier Hernández, Neurólogo de la Fundación Casaverde, explica la importancia de la prevención del ictus y los resultados del método Casaverde. La Fundación es una de las compañías líderes en el mercados español en rehabilitación neurológica. Además de en el cuidado, bienestar y atención de personas en situación de dependencia. 

El ictus causa en España una muerte cada 15 minutos, ¿cómo se le puede dar la importancia adecuada a esta patología?
En el momento actual, la patología cerebrovascular tiene una importancia notoria, lo que se evidencia en la formación de un sistema coordinado para afrontar con rapidez y calidad la atención del código ictus.

Todas las comunidades autónomas revisan periódicamente la atención y los equipos para adaptarse a las nuevas recomendaciones. Se puede decir que España está a la vanguardia en el tratamiento y manejo de las enfermedades cerebrovasculares.

Según el Dr. Hernández, se puede decir que España está a la vanguardia en el tratamiento y manejo de las enfermedades cerebrovasculares

¿Hay alguna manera de ayudar a la prevención del ictus?
Como se ha demostrado en otras patologías como el cáncer de mama y el cáncer de colon son las medidas que a la larga más vidas salvan y menor coste supone a las arcas públicas. Y el ictus no es diferente en este sentido. Posiblemente la monitorización anual de los factores de riesgo vascular, un estudio de doppler de troncos supraórticos en mayores de 55 años y un estudio cardiológico Holter/ Ecoardiograma en mayores de 55 años, disminuiría drásticamente la tasa de ictus y las complicaciones derivadas de ello.

¿Qué papel puede jugar la atención primaria en la prevención del ictus?
La atención primaria es la primera y más importante barrera en todas las enfermedades, y como es de esperar también lo es en la atención del ictus. Sobre ellos recae la responsabilidad de que las arterias de los pacientes no sufran daño derivado de los factores de riesgo. Además, identifican a los potenciales pacientes que puedan presentar dichos daños de forma precoz y reconocer en caso de atención continuada de su jornada laboral la presentación aguda del ictus y su correcta derivación.

Dr. Hernández: «La atención primaria es la primera y más importante barrera en todas las enfermedades y también lo es del ictus»

Sobre la atención primaria recae la responsabilidad de que las arterias de los pacientes no sufran daño derivado de los factores de riesgo, además de identificar los potenciales pacientes que puedan presentar dichos daños de forma precoz.

¿Cuáles son, a su juicio, las acciones necesarias para concienciar sobre la importancia de la prevención en el ictus?
La conciencia colectiva ya reconoce la importancia de controlar los factores de riesgo vascular y sigue progresiva su implantación a nivel social. El punto débil viene a la hora de establecer protocolos sanitarios de control más rígidos por parte del sistema público centrándose más en la prevención que en el tratamiento de las enfermedades. Por lo que entiendo, el estudio de enfermedad cerebrovascular anual a partir de una determinada edad y el control de arritmias y daño cardiaco reglado puede disminuir la tasa de incidencia del ictus y a largo plazo aumentar el coste-eficacia de los recursos públicos.

Dr. Hernández: «El punto débil por parte del sistema es el establecimiento de protocolos de control centrados en la prevención»

¿Cuál es el método Casaverde y que resultados obtiene?
En base a la experiencia de miles de pacientes que han recibido la neurorrehabilitación integral en los diferentes centros de grupo Casaverde repartidos por España y utilizando métodos estadísticos que permiten correlacionar a priori la necesidad de terapia en la relación a la intensidad de la lesión, podemos optimizar los recursos necesarios en cada momento. De este modo podemos conseguir la mayor recuperación funcional utilizando los recursos adecuados a cada paciente. Esto permite disminuir el grado de lesión funcional del paciente, ganar años de calidad de vida general a la población y minimizar el gasto de arcas públicas.

Noticias complementarias: