Inicio ASP ¿Qué ha pasado con la atención sanitaria en Afganistán?: Clínicas cerradas y...

¿Qué ha pasado con la atención sanitaria en Afganistán?: Clínicas cerradas y personal y equipamiento médico escaso, pero más pacientes

Afganistán

..Gema Maldonado.
No es fácil tener información sobre lo que está ocurriendo con las estructuras del sistema sanitario y, sobre todo, con el personal médico en Afganistán a solo dos semanas desde que los talibanes tomaran la capital del país, después de hacerse con la mayoría de provincias casi sin esfuerzo. Organizaciones que operan en Afganistán, como Cruz Roja, prefieren no informar sobre la situación de los sanitarios afganos que permanecen allí ni sobre quienes pudieron huir. La seguridad de las familias de los que marcharon y la de quienes se quedaron es lo primero.

No es fácil tener información sobre lo que está ocurriendo con las estructuras del sistema sanitario y, sobre todo, con el personal médico en Afganistán

Los últimos efectivos del ejército estadounidense abandonaron suelo afgano este martes y aún no hay un Gobierno talibán, mientras decenas de miles de personas siguen intentando salir del país por miedo a las represalias de quienes veinte años después vuelven a hacerse con el poder. En este contexto de terror e incertidumbre, Médicos Sin Fronteras sigue trabajando en cinco provincias en las que ya desarrollaban proyectos de salud antes del inicio de la retirada de las tropas estadounidenses.

Según los las informaciones de sus equipos, las estructuras de salud «están bajo una gran presión». Hay escasez de personal y de equipos, y esto supone que los pacientes «a veces no pueden acceder a la atención que necesitan», lamentan.

Las estructuras de salud en Afganistán «están bajo una gran presión»

En los últimos días han detectado un incremento en el número de pacientes que acuden a las instalaciones sanitarias de los proyectos de MSF. Y es que los combates han terminado en la mayoría de las provincias y la gente «pude moverse con mayor facilidad», apuntan. Además, señalan que otras clínicas han cerrado o han suspendido sus actividades, lo que hace que en provincias como Herat, al oeste del país, y en Lashkar Gah, en la provincia sureña de Helmand, MSF esté atendiendo más pacientes. Kandahar, Khost y Kunduz completan la zona en la que trabaja la organización médica.

Preocupa el aumento de niños desnutridos que reciben en el hospital regional de Herat: entre el 16 y el 22 de agosto atendieron un 36% más de pequeños con esta grave carencia que la semana anterior. En la Lashkar Gah, los trabajadores de la organización describen la sala de emergencias «llena de muchas personas con problemas respiratorios, gastrointestinales y lesiones relacionadas con traumatismos ocasionados por enfrentamientos y accidentes de tráfico».

Hay escasez de personal y de equipos, y esto supone que los pacientes «a veces no pueden acceder a la atención que necesitan»

Se ven obligados a atender a muchos pacientes que llegan de otras instalaciones sanitarias que no están funcionando o que pueden atender a menos pacientes. Además, con el fin de los combates, llegan muchas personas que no podían o no se atrevían a buscar ayuda médica en medio de las refriegas. «Algunos días hemos visto a más de 800 pacientes en nuestra sala de emergencias y las 300 camas están llenas de pacientes hospitalizados», reportan.

En Kunduz, al norte del país, están atendiendo principalmente pacientes con traumatismos, heridas en los enfrentamientos o en accidentes de tráfico, muchas sufren traumatismos craneoencefálicos. Pero desde MSF lamentan no tener capacidad para abordarlas mediante neurocirugía, un servicio que otras instalaciones de la zona tampoco ofrecen en estos días. «Esta es una clara ilustración de las brechas en la atención médica que han existido durante mucho tiempo y que ahora son más graves que nunca», señalan desde MSF.

Ha aumentado el número de niños con desnutrición y los pacientes con traumatismos causados por enfrentamientos y accidentes de tráfico

La salud materno infantil es otras de las áreas que principalmente están atendiendo en la provincia de Khost. En esta región, a unos 200 kilómetros al sur de Kabul, atendieron en una semana 338 partos. Pese a esta importante cifra, muchas mujeres dieron a luz en casa. «Las clínicas privadas no funcionaban plenamente», señalan los miembros de MSF, «al igual que los transportes locales».

En Kandahar la organización ha podido seguir atendiendo a pacientes con tuberculosis resistente a los medicamentos de manera remota durante los combates, pero ha cerrado una clínica de atención primaria en un campamento en el que se alojaban 5.000 personas, puesto que ahora ha quedado «prácticamente vacío».

«Es desgarrador ver nuestras guardias repletas de niños y jóvenes, tanto varones como mujeres, que han sufrido amputaciones”

Además de MSF, Cruz Roja tiene previsto seguir operando en Afganistán, según confirmó el director general del Comité Internacional de la organización, Robert Mardini. Desde el pasado uno de agosto, Cruz Roja ha atendido a más de 7.600 personas con heridas de arma. En los últimos tres meses, el número asciende a más de 40.000.

“Nuestros equipos médicos y centros de rehabilitación física prevén que en los próximos meses y años, recibirán numerosos pacientes para tratamientos de recuperación de heridas causadas por dispositivos explosivos esparcidos por todo el país, muchos de ellos en las semanas pasadas», explicaban en un comunicado. «Es desgarrador ver nuestras guardias repletas de niños y jóvenes, tanto varones como mujeres, que han sufrido amputaciones”.

Noticias complementarias: