Inicio ASP Dr. Martínez de la Casa: “Cuanto más tarde se detecte el glaucoma,...

Dr. Martínez de la Casa: “Cuanto más tarde se detecte el glaucoma, más difícil será evitar una discapacidad visual significativa”

Jefe del Departamento de Glaucoma del Hospital Clínico San Carlos de Madrid

Glaucoma-discapacidad

..Cristina Cebrián.
El glaucoma es la segunda causa de ceguera en países desarrollados y su prevalencia en mayores de 40 años es de aproximadamente un 2%, mientras que en personas mayores de 65 se eleva hasta el 4%. Ante el envejecimiento de la población, los oftalmólogos advierten de que se va a producir un aumento de casos de glaucoma en sus consultas. Además, un diagnóstico tardío de la enfermedad dificulta poder evitar una discapacidad visual significativa. Así lo explica en esta entrevista con iSanidad el Dr. José María Martínez de la Casa, jefe del Departamento de Glaucoma del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

¿Qué consecuencias puede tener la detección tardía del glaucoma?
Cuanto más tarde se detecte el glaucoma y más avanzada esté la enfermedad, más difícil es conseguir evitar una discapacidad visual significativa. Esto también depende mucho de la edad que tenga el paciente. En los pacientes de edad más avanzada se puede llegar a controlar, pero si es un paciente más joven y con muchos años de esperanza de vida, un diagnóstico tardío del glaucoma puede repercutir de forma muy significativa en su visión.

Si el paciente es más joven y con muchos años de esperanza de vida, un diagnóstico tardío del glaucoma puede repercutir de forma muy significativa en su visión

¿El diagnóstico tardío del glaucoma es habitual en las consultas de oftalmología?
Cada vez se mejora más la concienciación de la enfermedad a través de los médicos de atención primaria (AP) y de la difusión de campañas. De esta forma, el paciente es más consciente de la importancia de hacerse revisiones oftalmológicas y de controlarse la tensión ocular. En muchos casos, esto hace que podamos diagnosticar el glaucoma en estadios más precoces. A pesar de esto, hay muchos pacientes jóvenes que llegan con glaucomas muy avanzados a las consultas. 

Para lograr una detección precoz, ¿sería necesario que los profesionales de atención primaria se formasen en glaucoma?
Si, sería necesario al menos que puedan identificar los factores porque es una enfermedad asintomática y el paciente no va a referir pérdida visual. Además, los pacientes por encima de 40 o 45 años, en los que empieza a aumentar la prevalencia de la enfermedad, deben hacerse revisiones oftalmológicas periódicas. Estas revisiones deben incluir la medida de la presión intraocular y un examen del fondo de ojo.

Es importante la formación en glaucoma de los médicos de atención primaria para que puedan identificar a aquellos pacientes que tienen más riesgo de padecerlo

En aquellos pacientes que tengan antecedentes familiares hay más riesgo de desarrollar glaucoma, con lo cual hay que estar más pendiente de estos. Esto también ocurre en pacientes con algunas comorbilidades, como hipotensión arterial o migrañas. Suelen ser más susceptibles de padecer algunos tipos específicos de glaucoma, especialmente en mujeres. 

Todo esto sería importante incluirlo en la formación de los médicos de AP para que puedan identificar a aquellos pacientes que tienen más riesgo de padecer glaucoma. También para concienciarles de que, incluso sin factores de riesgo, por encima de los 40 años hay que hacer una revisión oftalmológica completa. No vale ir a la óptica y mirarse la graduación de las gafas, hay que acudir a un oftalmólogo.

¿Cómo se puede mejorar la coordinación entre los médicos de atención primaria y los oftalmólogos para realizar un seguimiento de estos pacientes?
Nosotros siempre intentamos integrar mucho a la atención primaria con la atención especializada, de manera que hay muy poca demora en esa atención. También tenemos programas de cribado de otras patologías como la retinopatía diabética. Por otro lado, a través de las retinografías (fotografías que se hacen del fondo del ojo) se pueden detectar casos de glaucoma. Con lo cual, siempre estamos trabajando en este sentido para mejorar esa integración entre AP y especializada.

Hay pacientes que tendrán que continuar con la atención presencial como hasta ahora y otros tendrán que pasar a estos circuitos alternativos de atención no presencial 

El envejecimiento poblacional puede aumentar el número de consultas por glaucoma en España, ¿qué supondría esto para el sistema?
La prevalencia del glaucoma aumenta con la edad. De hecho, por encima de los 40 se estima que la prevalencia es de aproximadamente un 2% y por encima de 65-70 años se sitúa en un 4%. Por tanto, cuanto más envejecida esté la población más casos de glaucoma nos vamos a encontrar en las consultas.

Ahora se están buscando alternativas a la consulta presencial mediante consultas virtuales sobre glaucoma. De esta forma, a los pacientes que están más controlados se les puede hacer un seguimiento más sencillo. Primero el paciente llega a la consulta presencial y se le realizan todas las pruebas necesarias. Después, el oftalmólogo que ve los resultados de las pruebas puede decidir si el paciente está estable o si requiere una consulta presencial.

Yo creo que vamos en esa dirección para evitar la sobrecarga del sistema sanitario. Hay pacientes que tendrán que continuar con la atención presencial como hasta ahora y otros tendrán que pasar a estos circuitos alternativos de atención no presencial. Lo único positivo de la pandemia de Covid-19 ha sido esto, nos ha dado el empujón para el uso de la telemedicina.

Todo lo que sea concienciación y formación de los profesionales del SNS sobre glaucoma va a repercutir en un mejor control de la enfermedad y una menor discapacidad visual 

¿Por qué es importante la creación de un plan de salud contra la ceguera?
Porque la concienciación de la población acerca de patologías asintomáticas como el glaucoma es fundamental, al igual que ya ocurre con las campañas sobre le cáncer de colon o el de mama. En este sentido, las administraciones se tienen que implicar para lograr esa concienciación de la población a través de mensajes institucionales.

El glaucoma es la segunda causa de ceguera en países desarrollados y es una patología en la cual la administración se tiene que involucrar. Por lo que, todo lo que sea concienciación y formación de los profesionales del Sistema Nacional de Salud, va a repercutir en un mejor control de la enfermedad y una menor discapacidad visual. Creo que las administraciones, tanto a nivel nacional como regional, tienen que implicarse en el control de estas patologías tan frecuentes.

¿Hay que darle más importancia al diagnóstico precoz o a lograr un control de la enfermedad?
El glaucoma es una enfermedad crónica y progresiva. Con lo cual, cuanto antes se diagnostique y mayor sea la reserva funcional del paciente, más difícil será que le pueda afectar. Lógicamente también las revisiones son importantes, pero seguro que cuanto antes se diagnostique a un paciente, más fácil va a ser de controlar con los tratamientos.

Hay tratamientos en ensayo clínico sobre cómo neuroproteger el nervio óptico y también para proteger esas fibras nerviosas de los factores de riesgo como la presión intraocular 

¿Existen tratamientos efectivos para esta patología? ¿Se están investigando nuevas terapias en la actualidad?
Tenemos medicamentos, alternativas con láser y cirugías menos agresivas. El glaucoma es una enfermedad neurológica y lo que ocurre es que la presión intraocular elevado, principal factor de riesgo, va dañando las fibras nerviosas del nervio óptico. Ahora hay tratamientos en ensayo clínico sobre cómo neuroproteger el nervio óptico y también para proteger esas fibras nerviosas de los factores de riesgo de la enfermedad como la presión intraocular.

También tenemos tratamientos muy eficaces para bajar la presión intraocular. Se puede hacer mediante gotas y, cuando esto ya no es suficiente, recurrimos a tratamientos con láser y cirugías. Dentro de los tratamientos quirúrgicos, en los últimos años se han incrementado en un número importante las opciones de tratamiento que tenemos. Hace unos años solo contábamos con una técnica quirúrgica que presentaba un porcentaje importante de complicaciones y ahora existen muchas más alternativas. Además, podemos individualizar muy bien el tratamiento para cada paciente.

Noticias complementarias