Inicio ASP Teniente coronel Dr. Arrastio: «Si en tres minutos no hemos cohibido una...

Teniente coronel Dr. Arrastio: «Si en tres minutos no hemos cohibido una hemorragia grave, posiblemente esa persona fallezca»

teniente-coronel-arrastio-control-hemorragia-grave

..Gema Maldonado.
Tres minutos. 180 segundos. Es el tiempo que separa la vida de la muerte en una hemorragia grave. Un mal corte con maquinaria de trabajo, un accidente de tráfico, incluso un ataque terrorista pueden ser escenarios en los que actuar. ¿Cualquier médico en cualquier situación podría hacer frente a una hemorragia así?

Puede que después de asistir a uno de los dos talleres que impartió el teniente coronel Carlos Arrastio, médico y jefe de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAAD) de Zaragoza, junto a otros compañeros en el 43 Congreso Nacional de Semergen celebrado en la capital aragonesa, resulte más fácil.

Tener la mente fría y saber hacer un buen torniquete pueden salvar una vida. Hay que actuar rápido, la mayoría de las veces seguramente sin materiales adecuados y aplicando reglas básicas. En conversación con iSanidad, el Dr. Arrastio explica qué se puede hacer para controlar una hemorragia masiva en territorio hostil o en una situación en la que no se puede contar con recursos.

«Si la situación no tiene alrededor una amenaza de vida, algo que ocurre en un atentado terrorista, nosotros enseñamos principalmente el empleo del torniquete»

¿Está preparado un médico para parar una hemorragia masiva en un entorno hostil?
Enfocamos el taller así porque nuestro trabajo como militares es estar a veces en ese tipo de situaciones. Pero hay otras situaciones que los médicos de familia nos han contado, a las que se pueden enfrentar: una cogida en una plaza de toros, un accidente de trabajo en el que hay un corte grave o una amputación con una radial, o gente que trabaja en el campo con un tractor, tiene un accidente y le provoca una hemorragia grave.

teniente-coronel-arrastio-control-hemorragia-grave-2Si la situación no tiene alrededor una amenaza de vida, algo que ocurre en un atentado terrorista, nosotros enseñamos principalmente el empleo del torniquete, que muchas veces tiene muy mala fama. Pero hacerlo cuando hay una amputación o cuando no tenemos otro modo de cohibir la hemorragia les va a permitir tener las manos libres para poder tratar el resto de patologías que pueda tener el paciente. Si tiene una obstrucción o si tiene un neumotórax, si está inconsciente y tenemos que abrir la vía aérea, ese tipo de cosas las podemos hacer si tenemos las manos libres.

«En parte, los médicos tenemos que olvidar en estos casos que lo somos. Muchas veces, de tanto que sabemos, en según qué situaciones si no tenemos claras cuatro ideas nos podemos perder»

En parte, los médicos tenemos que olvidar en estos casos que lo somos. ¿En qué sentido? Siendo médicos tenemos mucha información y, muchas veces, de tanto que sabemos, en según qué situaciones si no tenemos claras cuatro ideas nos podemos perder. Si conseguimos trasmitir en este taller esas cuatro ideas, ya nos vamos satisfechos.

¿Cómo hay que actuar en situaciones en las que hay riesgo de vida, como en un atentado, por ejemplo?
Si hay riesgo de vida lo fundamental es protegernos nosotros. Hay que escapar de lo que se llama la zona x y buscar un sitio seguro para poder tratar a la persona herida. En la zona caliente, como la llamamos, podemos hacer muy pocas cosas: poner a la persona en situación de seguridad, hacer un torniquete para que la persona no muera y poco más. Cuando la amenaza esté neutralizada, ya podemos trabajar más tranquilamente y sobre más cosas. La idea que teníamos en el taller con los médicos es que sepan identificar esa situación, que no siempre es fácil, y sepan qué hacer en ese momento.

«En la zona caliente ponemos a la persona en situación de seguridad, hacemos un torniquete y, cuando la amenaza esté neutralizda, podemos trabajar sobre más cosas»

Cuando se encuentren en un sitio más tranquilo o con la amenaza neutralizada, ya pueden hacer el control de vía aérea, identificar si tienen algún orificio de bala y taparlo y, sobre todo, evitar la triada letal: coagulopatía, hipotermia y acidosis. También abordamos el momento de poner una vía e introducir líquidos. Lo adecuado aquí es hacer una resucitación hipotensiva, es decir, llegar a un punto de tensión máxima de 90-60 y no subir más de ahí. De esa manera protegemos más el coágulo que se haya podido formar por la hemorragia.

¿Qué periodo de tiempo pasa entre salvar la vida de una persona con una hemorragia o que muera?
Si en tres minutos no hemos cohibido una hemorragia grave, posiblemente esa persona ya fallezca. Después, si tenemos que controlar vía aérea, tenemos seis minutos para hacerlo. Ante un neumotórax tenemos hasta ocho minutos para poder actuar sobre él. Es una regla: tres, seis, ocho.

La regla de tres seis ocho. Tres minutos para controlar una hemorragia grave.Seis minutos para controlar la vía aérea. Ante un neumotórax tenemos hasta ocho minutos

taller-control-hemorragia-grave-torniquete-2¿Los centros de primaria están preparados para una situación así?
Me comentaban que en varios centros en los que trabajaban no disponían de dispositivos para hacer torniquetes, ni hemostáticos y parche torácico. Quizá son materiales más enfocados al personal militar o de otros cuerpos de seguridad, Pero podría venir muy bien contar en un centro de salud con una pequeña mochila de control de hemorragias para este tipo de casos que son tan graves. A lo mejor con ese dispositivo podemos salvar la vida de una persona.

¿Por qué está denostado el torniquete como práctica para parar hemorragias?
No hay estudios que certifiquen esos problemas que pueden causar los torniquetes. Sí los hay sobre personas que han estado hasta 16 horas con el torniquete puesto y no han tenido ningún problema posterior.  No digo que haya que ponerlo tanto tiempo, pero sí es cierto que en muchas operaciones se utiliza un torniquete neumático para bloquear algún tipo de patología vascular, están muchas horas, y no pasa nada.

«Podría venir muy bien contar en un centro de salud con una pequeña mochila de control de hemorragias para este tipo de casos que son tan graves»

Si se coloca en buenas condiciones, tienes un tiempo suficientemente amplio para que no se produzca ningún tipo de secuela en la extremidad. Además es un método muy fácil de utilizar y ayuda a que esa persona no fallezca por la hemorragia. Habría que intentar leer más sobre este aspecto y ver que quizá no hay que poner el torniquete en todo momento, pero en una hemorragia con la que una persona está perdiendo bastante sangre, podemos utilizarlo para tener dos manos libres y poder atender más cosas.

Si existe este taller para médicos, supongo que la población general sí que no está preparada para una situación así.
En Estados Unidos a veces hay un armario junto al desfibrilador con material para el control de hemorragias. Por desgracia, en los institutos y colegios tienen muchas veces tiradores activos y tienen ya una formación para cohibir hemorragias. Se pudo ver muy bien en el atentado durante la maratón de Boston; con la primera persona que llegó al hospital, tardaron siete minutos en controlarle la hemorragia y enviarle al hospital. Si tú sabes cómo trabajar, con cuatro ideas básicas, puedes hacerlo.

«Por desgracia, en los institutos y colegios de Estados Unidos tienen muchas veces tiradores activos y tienen ya una formación para cohibir una hemorragia grave»

En España, por suerte, no tenemos la situación que en Estados Unidos con los tiradores, nos enfocamos más al soporte vital básico que al control de hemorragias. Pero estaría bien que se diera cierta formación en colegios o a la población en general para saber qué hacer si, por ejemplo, un vecino se corta con un cuchillo y tiene una hemorragia grande.

¿Se ha visto en situaciones en las que ha tenido que hacer frente a una hemorragia masiva en un contexto hostil?
Por suerte, no mucho. Siendo médico militar y estando en Afganistán, sí que algunas veces he tenido que actuar en la zona de Herat. En una ocasión recibimos disparos en una columna de varios vehículos blindados y tuvimos que tratar alguna hemorragia. Por suerte no fue algo muy grave.

Noticias complementarias: