Inicio Actualidad El profesor que combinaba «la risa con el rigor docente»: CTO rinde...

El profesor que combinaba «la risa con el rigor docente»: CTO rinde homenaje al Dr. Alberto Tejedor, fallecido por Covid-19

Homenaje de CTO al Dr. Alberto Tejedor, nefrólogo fallecido por Covid-19

..Gema Maldonado.
«Excepcional, inspirador, carismático, sabio, ingenioso, fuera de serie, maestro, ocurrente, un padre para sus alumnos»
. Son solo algunos de los adjetivos con los que médicos, alumnos todos ellos, de distintas generaciones, recuerdan al Dr. Alberto Tejedor, nefrólogo, docente e investigador fallecido a causa del Covid-19, que desde este martes da nombre al salón de actos de CTO, la academia de formación sanitaria especializada que «fue una segunda familia para él». Son palabras de su hija, la también doctora Marta Tejedor, durante el homenaje que el centro de formación rindió al catedrático fallecido después de sus años como docente en los cursos de preparación MIR.

Desde este martes, el salón de actos de CTO lleva el nombre del Dr. Alberto Tejedor, nefrólogo, docente e investigador

En un acto íntimo, su familia, sus compañeros de trabajo y sus discípulos han recordado la trayectoria y el legado de este nefrólogo, jefe de sección de Interconsultas del Servicio de Nefrología y director del Laboratorio de Nefrología Experimental del Hospital Gregorio Marañón, además de catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

«Imparable investigador y figura modélica, fueron muchos los años que Alberto dedicó a coordinar la asignatura de Nefrología en este centro. CTO no va a olvidar que gracias a su docto magisterio nuestros alumnos conocieron a un gigante de la enseñanza«, recordaba Pilar Díaz, presidenta de Grupo CTO.

Pilar Díaz: «CTO no va a olvidar que gracias a su docto magisterio nuestros alumnos conocieron a un gigante de la enseñanza»

Junto a la placa con el nombre del Dr. Tejedor, que da entrada al salón de actos, Pilar Díaz ha presentado un retrato del docente e investigador, realizado por el pintor Manuel Parrado. «Ningún cuadro puede sustituir el vacío que ha dejado Alberto en todos nosotros, pero de alguna forma, tener un retrato de él ayuda a inmortalizar el gran cariño que le teníamos todos», añadió Díaz.

Según el Dr. Javier Arias, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, el Dr. Tejedor «tenía tres pasiones». La investigación, en la que obtuvo «merecidos galardones en el terreno de la nefroprotección» y donde «lograba crear escuela»; la docencia y la asistencia médica, «que le ha llevado a sucumbir al mal que tanto intentó combatir en sus pacientes», recordó.

«En esta sociedad estamos escasos de referentes y necesitamos honrar a los que tenemos para que nos guíen y nos ayuden a ser mejores», ha dicho el decano de la Facultad de Medicina de la UCM sobre el Dr. Alberto Tejedor

Tejedor se contagió de Covid-19 al principio de la pandemia, en los momentos más duros y de mayor carga asistencial. Tuvo que ingresar en la unidad de cuidados intensivos hasta que finalmente falleció en mayo. «En esta sociedad estamos escasos de referentes y necesitamos honrar a los que tenemos para que nos guíen y nos ayuden a ser mejores», ha dicho el decano.

En torno a una de sus grandes pasiones, la docencia, le recordaba la Dra. Inés Aragoncillo, coordinadora de Nefrología de CTO. «Hace 18 años que le conocí y mi vida cambió para siempre», aseguró al inicio de en su discurso. Acudía a una de sus clases en el centro de formación y cuenta que «a las pocas horas de conocerlo, pensé que podía ser una nefróloga excepcional y vi que se podía combinar la risa con el rigor docente». Hoy, ella misma es docente y recuerda su capacidad de «despertar vocaciones» y «esa fascinación que era capaz de transmitir a los estudiantes y a los pacientes».

Dra. Tejedor: «Disfrutaba como un niño viendo aprender a los demás y se le iluminaba la cara al ver que sus alumnos comprendían un concepto complejo»

En el acto también ha participado el Dr. Fernando Prado, director general de Hospitales e Infraestructuras Sanitaras de la Comunidad de Madrid, que ha repasado la trayectoria profesional de Alberto Tejedor en sus facetas de docente, de médico y de investigador, asegurando que «dejó una profunda huella en sus alumnos, que hoy le recuerdan como su mejor profesor». Como investigador, el Dr. Tejedor y su equipo había descubierto y patentado la capacidad del compuesto cilastatina para prevenir y tratar el fracaso renal agudo.

Sin poder evitar la emoción y también la risa al recordar su ocurrente forma de explicar la nefrología, su hija, Marta Tejedor, ha contado cómo «disfrutaba como un niño viendo aprender a los demás y se le iluminaba la cara al ver que sus alumnos comprendían un concepto complejo». Ha relatado las numerosas muestras de cariño que toda la familia ha recibido en este año y medio, especialmente de sus alumnos, que lo recuerdan por su forma de enseñar y su sentido del humor «Me doy cuenta de que mi padre será eterno porque vivirá dentro de cada uno de los que hemos recibido su legado», ha concluido.

Noticias complementarias: