De nuevo otro escenario cargado de incertidumbres. Dr. Fernando Mugarza

Dr.-Fernando-Mugarza

..Dr. Fernando Mugarza, director de desarrollo corporativo y comunicación (Fundación IDIS).
Todavía no hemos salido de una crisis motivada por la pandemia de la Covid-19 cuando ya tenemos otra encima debido a la reciente invasión rusa de Ucrania, un conflicto que puede tener imprevisibles consecuencias.

Recuerdo cuando en los primeros pasos de la pandemia se aireaban eslóganes como «sin salud no hay economía, pero sin economía no hay salud» y se subrayaba este hecho en artículos de opinión y tribunas en los diferentes medios de comunicación; y sin duda es cierto, la salud es lo que más nos preocupa a todos y la vitalidad de nuestro sistema sanitario también.

En este momento, que debería ser de recuperación de los estragos causados por el SARS-CoV-2 (Covid-19), volvemos a dar varios pasos atrás en lo que podríamos denominar la situación de las finanzas en el mundo y sin duda los países más dependientes del exterior en materia energética, de materia primas o de tecnología vamos a pasar por una situación más complicada y difícil que otros.

La salud es lo que más nos preocupa a todos y la vitalidad de nuestro sistema sanitario también

Si, como se presume, al final la tasa de inflación continúa subiendo, los precios de nuestra cesta de la compra ascienden y la deuda de nuestro país se incrementa, la resultante puede ser una contracción del consumo interno y una pérdida de empleo, lo que se traduce en menor aportación a las arcas del Estado y por lo tanto un debilitamiento de nuestra economía y previsiblemente un incremento de nuestra deuda pública.

En el mes de febrero la tasa general del IPC se ha situado en un 7,4%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y la inflación interanual ha alcanzado su mayor nivel en 33 años, pero esta, que es una muy mala noticia, se completa con el hecho de la tendencia al alza; la situación bélica en Ucrania provoca en el corto y medio plazo al menos un escenario difícil tal y como apuntan los expertos.

En este caldo de cultivo poco halagüeño asoma el riesgo de lo que los analistas denominan «estanflación» o, lo que es lo mismo, una situación en la que coinciden los precios elevados con un no crecimiento o estancamiento del Producto Interior Bruto (PIB), algo que al parecer puede ocurrir en la eurozona y que sería un muy mal síntoma.

La pregunta, llegados a esta breve reflexión, es ¿cómo puede o va a afectar esta situación a la sanidad en su conjunto desde todos los puntos de vista? La medicina es un sector que vive de la innovación y esta se produce de una forma constante tanto en el ámbito de la tecnología, como en el de la farmacia, la biofarmacia o la biotecnología entre otros; por no hablar de la imprescindible necesidad de modernización y adecuación de las estructuras, infraestructuras y recursos a todos los niveles.

Es evidente que deberá haber planes estratégicos de compra innovadora y de estímulo a su implantación a todos los niveles que sorteen el escollo inflacionista

Es evidente que deberá haber planes estratégicos de compra innovadora y de estímulo a su implantación a todos los niveles que sorteen el escollo inflacionista, de tal forma que la situación actual de complejidad e incertidumbre financiera no ahonde el ya de por sí grave problema del gap tecnológico, el retraso en el acceso a medicamentos o los acuerdos de cooperación entre la sanidad de titularidad pública y el entorno de emprendimiento privado en sanidad.

Por otro lado, esta situación no nos puede hacer perder el tren de la transformación digital de nuestro sistema sanitario, una vez que de ella dependen no solo la mejora de los resultados de salud, sino de los resultados sanitarios en términos de eficiencia, calidad y seguridad, acceso, resolución asistencial, equidad y experiencia de paciente entre otros.

Es más necesario que nunca buscar sinergias, establecer prioridades de forma conjunta, sumar esfuerzos y multiplicar voluntades 

El camino se hace al caminar y el movimiento se demuestra andando; y en este momento es más necesario que nunca buscar sinergias, establecer prioridades de forma conjunta, sumar esfuerzos y multiplicar voluntades porque la situación es compleja y se puede transformar en más difícil todavía.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en